Lufthansa dice que a pesar de tener planes de contingencia, un conflicto en Irak puede dañar su negocio

El presidente de la aerolínea alemana Lufthansa, Jurgen Weber, asegura que es complicado hacer previsiones sólidas para 2003 por la incertidumbre generada por el posible conflicto en Irak y de la crisis económica alemana y reconoció que a pesar de que la aerolínea cuenta con planes de contingencia, "una crisis como ésta siempre daña nuestro negocio".

El presidente de la aerolínea alemana Lufthansa, Jurgen Weber, asegura que es complicado hacer previsiones sólidas para 2003 por la incertidumbre generada por el posible conflicto en Irak y de la crisis económica alemana y reconoció que a pesar de que la aerolínea cuenta con planes de contingencia, "una crisis como ésta siempre daña nuestro negocio". Weber que estuvo presente ayer en la ceremonia de la incorporación oficial de la aerolínea surcoreana Asiana Airlines a la alianza aérea Star Alliance, de la que Lufthansa es principal exponente, aseguró en declaraciones a Europa Press en relación a un posible conflicto en Irak, tener como referencia la guerra del Golfo de 1991, en la que el tráfico de la compañía se redujo en torno a un 20 por ciento. "En caso de guerra la situación es impredecible porque no sabemos cuanto tiempo se prolongará el conflicto ni en que medida se extenderán las acciones bélicas", añadió Por otro lado, el presidente de la aerolínea indicó que Lufthansa prevé anunciar a finales del próximo mes de marzo un beneficio operativo de entre 700 y 750 millones de euros para el conjunto de 2002,confirmando, de este modo, las previsiones adelantadas el pasado mes de noviembre por la aerolínea alemana. "Operamos muy bien en 2002, anunciaremos nuestros resultados de 2002 a finales de marzo y somos muy optimistas en poder mantener las previsiones de un resultado operativo comprendido entre los 700 y los 750 millones de euros, que anunciamos el mes de noviembre", explicó. Según Weber, la compañía se recuperó parcialmente el pasado año del impacto sufrido a raíz de los atentados del 11 de septiembre, registrando, en concreto, una recuperación en las rutas asiáticas de la compañía, aunque no ocurrió lo mismo en las rutas europeas, domésticas y del Atlántico Norte. Para 2003, Weber destacó las dificultades de realizar unas "previsiones solidas", como consecuencia de la incertidumbre generada por el posible conflicto en Irak y de la crisis económica alemana. El presidente de Lufthansa, que estuvo presente en la ceremonia de la incorporación oficial de la aerolínea surcoreana Asiana Airlines a la alianza aérea Star Alliance, de la que Lufthansa es principal exponente, aseguró, en relación a un posible conflicto en Irak, tener como referencia la guerra del Golfo de 1991, en la que el tráfico de la compañía se redujo en torno a un 20 por ciento. "En caso de guerra la situacion es impredecible porque no sabemos cuanto tiempo se prolongará el conflicto ni en que medida se extenderán las acciones belicas, y a pesar de que tenemos en marcha nuestos planes de contingencia, una crisis como esta siempre daña nuestro negocio", concluyó. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.