España: El consejero de Turismo de Baleares admite que el descenso en la llegada de turistas es el más grave desde 1983

El conseller de Turismo del Govern balear, Celestí Alomar, rechazó ayer que Baleares esté atravesando la peor crisis turística de su historia. De los datos que aportó al Parlament sí se desprende, en todo caso, que el descenso registrado en la afluencia de visitantes durante el último ejercicio ha sido el más acusado desde 1983.

El conseller de Turismo del Govern balear, Celestí Alomar, rechazó ayer que Baleares esté atravesando la peor crisis turística de su historia. De los datos que aportó al Parlament sí se desprende, en todo caso, que el descenso registrado en la afluencia de visitantes durante el último ejercicio ha sido el más acusado desde 1983. Alomar afirmó que el número de turistas llegó a caer un 9,2% en 1976, un 7,3% en 1980 y un 7,1% en 1983. El año pasado se cerró, según sus datos, con un 6,7% menos. Hacía 19 años que no se registraba una caída porcentual por encima de los seis puntos. Pese a la contundencia de estas cifras, el conseller fue capaz de hilvanar un discurso en clave optimista de la situación del sector turístico tras la primera legislatura de gobierno progresista. Frente al «catastrofismo» de la oposición, él destacó que Baleares continúa siendo el destino líder en ocupación de España, el preferido por los alemanes y con mejor comportamiento ante el mercado británico que Canarias. El conseller recordó que hace dos años, pese al descenso de turistas registrado, los ingresos del sector evolucionaron en positivo. Aunque no pudo decir lo mismo de 2002, se consoló en el hecho de que el gasto medio por turista creció un 0,6% frente a un descenso medio del 7,8% en España. Ese leve repunte, en cualquier caso, no ha sido capaz de compensar el desplome en el número de visitantes. Según la UIB, el descenso del negocio turístico en las Islas durante el último año se sitúa en el 7,1%. El Govern no ha hecho público sus datos a este respecto. Alomar defendió su modelo después de años de «desgobierno del PP» en materia turística. En su opinión, los populares se limitaron a echarse en brazos de los turoperadores. También criticó el «modelo turístico de Aznar» que, según dijo, consiste en incentivar la llegada de turistas a cualquier precio y racaneando las inversiones. En nombre de la oposición, Joan Flaquer protagonizó una intervención demoledora para denunciar el «fracaso» en la política turística del Pacte al comparar los resultados de 2002 con los objetivos que se marcaron en 1999. Así, recordó que la izquierda se había propuesto reducir el número de turistas entre dos y tres millones, incrementar el poder adquisitivo de los visitantes, reducir la estacionalidad y mantener una línea de diálogo con el sector. Ahora que la legislatura toca a su fin lo único que, según el PP, se ha conseguido es frenar la llegada de visitantes. Sólo en 2002 el descenso se cifró en 800.000 visitantes, lo que ha significado la pérdida de 48.000 millones de pesetas. En cuanto a la calidad, Flaquer recordó que cada vez se hacen más las ofertas para poder llenar los hoteles, incluso en temporada alta. Al tiempo, criticó los obstáculos al desarrollo de la oferta complementaria que atrae a este segmento de mercado, como los campos de golf. Sobre la estacionalidad, denunció que cada vez son menos los establecimientos que abren más allá de los meses de verano y, aún así, su ocupación no hace sino bajar. Si en el mes de enero de 1998 estaba abierta el 33% de la planta hotelera con un 62,3% de sus habitaciones vendidas, en enero de este año sólo abrió el 16% y el índice de ocupación se quedó en un 41,4%. (M.F., diario El Mundo-El Día de Baleares, 19/02/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.