Diario 5381 21.09.2018 | 07:49
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Ester Mascaró

¿Un Ministerio de Turismo o un lobby empresarial?

Campaña #ministeriodeturismoya 23 septiembre, 2011
  • Las palabras importan: hay diferencias de concepto entre un Ministerio de Economía y Hacienda como el que tenemos en España, y un Ministerio de Desarrollo Económico
  • Las palabras y los conceptos importan, desde luego. Por lo tanto es importante el nombre que le demos a lo que queremos para el sector turístico

El debate en torno a la creación de un Ministerio de Turismo está arrojandoreflexiones e ideas muy interesantes sobre cómo debería ser, o como NO debería ser, la relación futura entre turismo y Gobierno central. Está claro que el objetivo de todos -- partidarios y no partidarios del nuevo ministerio-- es el mismo: mejorar la actual representación del turismo en el Ejecutivo, darle más visibilidad y poder de influencia.

Hemos sabido que en Nueva Zelanda decidieron en agosto de 2010 suprimir el Ministerio de Turismo y sustituirlo por un organismo llamado Tourism Strategy Group (TSG), dentro del Ministerio de Desarrollo Económico. Véase, de entrada, la diferencia de concepto entre un Ministerio de Economía y Hacienda como el que tenemos en España, y un Ministerio de Desarrollo Económico. Bien, este Grupo de Estrategia en Turismo de Nueva Zelanda, por lo que puede leerse en su web, se encarga de recoger datos estadísticos sobre la industria turística y ponerlos a disposición tanto del Gobierno como de la iniciativa privada, y básicamente de asesorar y proponer políticas turísticas para el desarrollo de la industria. El TSG está formado por nueve miembros, entre los cuales se encuentran representantes de los gobiernos central y local, de la población maorí y también de la industria turística.

¿Sería posible en España la creación de un organismo similar? Teniendo en cuenta que incluso en los órganos promocionales de los diferentes destinos, es difícil no ya la convivencia entre sector privado y público, sino la integración del primero en la toma de decisiones y la aportación económica a la promoción..., no es fácil imaginar que sí. Y me parece que podría ser una gran idea.

Un empresariado fuerte e influyente

Otra reflexión intersante al hilo del debate sobre el Ministerio de Turismo, y que se relaciona con lo anterior, ha sido la de Miguel Ángel Campo Seoane. Dice este veterano del sector que España no necesita en realidad un Ministerio de Turismo, sino que las principales asociaciones empresariales "se dejen de protagonismos" inútiles y exista una "unión de las fuerzas económicas vinculadas al mundo del turismo, representada por profesionales de reconocido prestigio, puede convertirse en un “lobby” con mucho mayor poder de influencia sobre las decisiones que en materia de turismo se tomen por las Comunidades Autónomas, que el que pudieran tener sobre un Ministerio del ramo, lo único que necesitarían es tener objetivos claros, sobre los objetivos a cubrir". Así pues, la apuesta sería por reforzar el papel de la industria, del sector privado, mediante la creación de un lobby realmente influyente, incluso por encima de las CCAA y del propio Gobierno central.

Concluye Campo Seoane que España no necesita un Ministerio de Turismo, sino"un empresariado que sepa lo que quiere, y si es incapaz de saber lo que quiere, que al menos tenga la capacidad de saber lo que necesita".

Pero... ¿y las pymes?

Y es evidente que es así. Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme si ese lobby realmente velaría por los intereses de la industria en su conjunto, y se me plantean serias dudas sobre el lugar que las pequeñas y medianas empresas --que son la gran mayoría-- desempeñarían en él. Pienso que un Ministerio de Turismo, o incluso una Secretaría de Estado dentro del Ministerio de Economía o de Presidencia (como propone Manuel Figuerola Palomo en el post: Ministerio de Turismo en España, ¿sí o no?), sin duda defenderían mucho mejor los intereses de TODO el sector que un lobby empresarial. Es muy habitual que cuando se habla de "el sector" en muchas ocasiones en realidad se haga referencia a los hoteleros, pero se olvide que desde las empresas de alquiler de coches a los restaurantes o los comercios --por no hablar de aerolíneas y turoperadores--, son también parte del sector turístico.

¿Qué papel jugarían las pymes dentro de un lobby poderoso?Al hilo de esta reflexión, me pregunto: ¿Por qué no un Ministerio de Turismo que tenga una Secretaría de Estado de Comercio, por ejemplo, entre otras? Quizá deberíamos empezar a verlo desde una nueva perspectiva: no al turismo como una parte más del tejido económico, sino como eje alrededor del cual se mueve buena parte de la actividad económica del país. Turismo puede tener sentido como Secretaría de Estado dentro de un Ministerio de Desarrollo Económico, un macro ministerio con los principales sectores productivos altamente representados, pero no como Secretaría General dentro de un Ministerio "de Economía y Hacienda" (¡¡!!) ni tampoco como una Secretaría de Estado más entre otras muchas de sector productivos mucho menos determinantes...

En interés de todos

Las palabras y los conceptos importan, desde luego. Por lo tanto es importante el nombre que le demos a lo que queremos para el sector turístico. Las palabras clasifican, ordenan. Y si el objetivo es conseguir una mayor presencia del sector turístico en las decisiones del Gobierno, una mayor representatividad a nivel político, un necesario papel de coordinación y liderazgo por encima de los intereses territoriales --y a veces partidistas-- que gobiernan las Comunidades Autónomas, está claro que el sector tiene un importante trabajo que hacer mano a mano con la Administración. Pero también está claro que los intereses del sector no pueden dejarse en manos de unos pocos, por grandes y ejemplares que sean.

El Ministerio de Turismo debería estar por encima de esos intereses territoriales y partidistas, debería trabajar estrechamente con las asociaciones empresariales grandes y pequeñas, debería arbitrar en los conflictos con las CCAA y racionalizar el espectro normativo del país... Debería defender los intereses de grandes y pequeños y dejar claro en el Consejo de Ministros que turismo... es todo!!

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Es bueno recordar la noticia de HOSTELTUR del 26/05/2005 que anunciaba la creación del Consejo Español de Turismo (CONESTUR, BOE 175 Real Decreto 23/07/2005), que, en teoría, aglutina a las instituciones y organizaciones públicas y privadas del país cuya composición reproduzco: El presidente del Consejo Español de Turismo será el ministro de Industria, Turismo y Comercio; el cargo de vicepresidente recaerá en el secretario de Estado de Turismo y Comercio; el de secretario lo asumirá el secretario General de Turismo y tendrá voz y voto en las decisiones del Consejo. Existirá la figura de la vocalía nata; en este caso los vocales natos serán el director de Turespaña y los 19 representantes de las comunidades autónomas y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con categoría de consejero o asimilado, según reza en el BOE. Existirán, también, vocales electivos. En este caso serán cuatro representantes de la administración local, que serán nombrados a propuesta de la Federación Española de Municipios y Provincias; ocho representantes del sector turístico empresarial, que serán nombrados a propuesta de las dos organizaciones empresariales que tengan la máxima representación en el nivel estatal; seis representantes de las Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España, nombrados a propuesta del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España; cuatro representantes de las dos organizaciones sindicales que tengan la condición de más representativas en el nivel estatal; nueve representantes nombrados por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, entre empresarios, técnicos y profesionales. COMISIÓN EJECUTIVA En cuanto a la Comisión Ejecutiva del Consejo Español de Turismo, ésta estará integrada por los siguientes miembros: un presidente, que será el secretario General de Turismo; los vocales electivos: que serán dos cargos responsables en materia de turismo, con rango mínimo de director general, que designen las comunidades autónomas previo acuerdo en la Conferencia Sectorial de Turismo; un representante de la Administración local, que será nombrado a propuesta de la Federación Española de Municipios y Provincias; un representante del sector turístico empresarial, que será nombrado conjuntamente a propuesta de las organizaciones empresariales que tengan la máxima representación en el nivel estatal y del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España; un representante de las organizaciones sindicales, que será nombrado conjuntamente a propuesta de las dos organizaciones sindicales que tengan la condición de más representativas en el nivel estatal; dos representantes de los empresarios, técnicos y profesionales, nombrados por el ministro de Industria, Turismo y Comercio; y un secretario, con voz pero sin voto, que será el subdirector General de Cooperación y Coordinación Turística. Sobre la frecuencia de los encuentros del Consejo Español de Turismo, éste tiene por ley que reunirse, al menos, una vez al año en pleno y, dos veces, en Comisión Ejecutiva. Con la puesta en funcionamiento del Consejo Superior de Turismo, se suprimirán el Consejo Promotor de Turismo y el Observatorio de Turismo. Entre sus actividades está el Plan del Turismo Español Horizonte 2020, en abril se reunió para impulsar el Plan Turismo Litoral, etc. CONSETUR ,¿es un órgano consultivo o simplemente es una pantalla más que solo sirve para dar el visto bueno a determinados proyectos?. Respecto a los Lobby, todos conocemos que el único que puede recibir este nombre es EXCELTUR que pienso que hace una buena labor. Las preguntas que nos estamos haciendo es qué queremos o qué necesitamos. Luego, como muy bien plantea Ester Mascaró , la cuestión es si todas las PYMES del sector están bien representadas. Restaurantes, cafeterías, bares, intermediarios turísticos, hoteles independientes y pequeños, otra oferta complementaria, etc. En cuanto a lo del Ministerio de Turismo es saber si lo necesitamos por imagen o para desarrollar e implantar las políticas y estrategias del turismo español con sus Autonomías. El otro día, en el periódico El Mundo el académico y escritor felicitaba de manera efusiva al Sr. Mesquida por su gestión dado el crecimiento del turismo en nuestro país y las cifras de agosto, como si los turistas hubieran venido este año gracias a su ingente labor. A mí me parece que, a quien hay que felicitar, es a los empresarios que están aguantando la crisis (una cosa son los números y otra los euros que entran en caja) y a los trabajadores que saben como está la situación. En un momento que se habla de reducir el peso de la Administración Pública a todos los niveles hay que preguntarse, analizar y evaluar si un Ministerio de Turismo va a responder a las necesidades reales del sector y al mismo tiempo hacer una relación de las instituciones, organizaciones públicas o semipúblicas para ver si se solapan en sus cometidos y solo son un cargo más para el erario del Estado, en definitiva, una carga más para los impuestos de los españoles.