Diario 5384 25.09.2018 | 11:12
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Manuel Figuerola Palomo

Ministerio de Turismo en España, ¿sí o no?

Campaña #ministeriodeturismoya 12 septiembre, 2011

La campaña #ministeriodeturismoya nace con el objetivo de reivindicar la creación de un Ministerio de Turismo a partir de la constitución del gobierno que salga de las urnas el 20-N. La demanda de un ministerio es casi unánime en el sector, pero algunos expertos, como Manuel Figuerola Palomo, aportan al debate una perspectiva interesante apuntando una posible alternativa. En cualquier caso, queda claro que muy pocos son los satisfechos con la actual situación del turismo dentro del Gobierno español.

Aquellos que durante muchos años –ya más de cuarenta-venimos trabajando en el marco de la actividad turística, sin duda, nos hemos preguntado muchas veces tal proposición. La experiencia, los cambios administrativos, la necesidad de cambio de estrategias, etc. han ido aconsejando a lo largo del tiempo, la conveniencia o no de crear un ministerio específico de turismo en España. Decisión que nunca fue adoptada favorablemente. Por ello tampoco nos extraña, que periódicamente, surjan voces desde el sector, que reivindiquen la creación del Ministerio, muchas veces impulsados por el interés personal o institucional, más que por un análisis minucioso al respecto.

Una materia en busca de Ministerio

Hay que señalar que desde la creación del Ministerio de Información y Turismo, Decreto-Ley de 19 de julio de 1951, que asume las competencias sobre medios de comunicación y espectáculos -prensa, teatro, cinematografía y radiodifusión, atribuidas hasta entonces a la Subsecretaría de Educación Popular, y las de turismo dependientes de la Dirección General de Turismo, hasta el actual Ministerio de Industria, Turismo y Comercio han pasado más de sesenta años, durante los cuales las competencias del turismo, fueron siendo transmitidas de Ministerio en Ministerio, cuya relación conforma una larga lista. Podría decirse como la mala moneda

Por otra parte hay dos hechos incuestionables, que deben de ser meditados con especial atención técnica y social, para proceder a realizar una reflexión rigurosa sobre el tema. Pienso que solo a partir de aquella adoptar una postura formal sobre la preferencia de la decisión que conduzca: si a la creación del Ministerio de Turismo, o no a la existencia del Ministerio de Turismo.

La importancia del turismo en España

Desde el punto de vista técnico hay que reconocer, que social, económica y políticamente el turismo tiene gran significado en España. Como ejemplo véase su repercusión a la contribución a la formación del PIB algo más de´10 %. Y una nomina laboral (directa e indirectamente que alcanza 1.700.000 empleos completos/año).

Por otra parte, el Art. 148.1.18ª concede a las Comunidades Autónomas competencia exclusiva sobre la "promoción y ordenación del turismo en su ámbito territorial" siempre y cuando los correspondientes Estatutos de Autonomía recojan como exclusiva la citada competencia. Es un hecho cierto la asunción de tal competencia por todos los Estatutos de Autonomía de las Comunidades Autónomas por lo que la competencia, no es discutible.

Si bien es cierto lo señalado, es indudable que conforme a la Ley Fundamental la promoción del turismo fuera del territorio nacional compete al Estado. Aún así, hay casos de un cierto reconocimiento de influencia de Comunidades Autónomas en la promoción exterior del turismo.

Competencias duales

No obstante, como ejemplos de dualidad en los procesos de competencias, merece destacarse, por la influencia que tuvo el Real Decreto 1294/1984, de 27 de junio, sobre traspaso de funciones y servicios del Estado a la Comunidad Autónoma de Valencia en materia de turismo, establece en su Anexo que "la Comunidad Autónoma será informada en la elaboración de Convenios internacionales concernientes al turismo y adoptará las medidas necesarias para la ejecución de los mismos en los que afecten a las materias atribuidas a su competencia". También señala que compete al Estado "la promoción y comercialización del turismo en el extranjero y las normas y directrices a las cuales se habrá de sujetar la Comunidad Autónoma cuando lleve a cabo actividades de promoción turística en el extranjero". En la misma línea se sitúan otras Comunidades Autónomas, como la andaluza o la murciana, por citar dos ejemplos.

Como consecuencia hemos de convenir que, aparentemente no parece lógico en estos momentos, plantear un Ministerio de Turismo en España como solución para la mejora de los graves problemas que tiene el turismo español para el desarrollo de una estrategia de recuperación.

Ministerio de Turismo, ¿una solución?

Pondríamos como razones objetivas una serie de evidencias que deben ser consideradas como condicionantes de la decisión política de la creación del Ministerio.

a. En los momentos del pasado, de intenso crecimiento y desarrollo del turismo español, con fuertes alzas de la oferta y ritmos sostenido de expansión de la demanda, no existía Ministerio de Turismo, y la actividad turística funcionó correctamente

b. Lo señalado en cuanto el traspaso de las competencias de ordenación del turismo a las comunidades autónomas ha despojado de obligaciones técnicas y de funciones a los órganos de la administración turística del estado. Es absurdo ahora que hay menos o casi ninguna competencia engordar la administración turística central

c. El carácter transversal del turismo, debiéndose considerar como un sistema cruzado de funciones y organismos, genera numerosas dificultades de responsabilidad individualizadas. Por lo que puede entenderse, que la configuración de la acción política del turismo como ministerio, produciría graves colisiones y solapes con otros ministerios y secretarías de estado (transporte y fomento, medio ambiente, consumo, etc.).

d. La fuerte influencia en la formación del PIB no sería justificación por sí sola, para la creación del Ministerio de Turismo; actitud que si se llevara a cabo obligaría a estructurar la administración general del estado, en función de funciones contributivas al PIB. Por ejemplo Ministerio de la Salud, Ministerio del Ocio, Ministerio de los viajes, etc.

e. En momentos de fuerte necesidad de reducir el gasto público, solo aquellas actividades, sectores, programas o planes generadores de incremento de la economía, causantes por efecto de la institucionalización o ampliación del gasto en un incremento superior de la riqueza y de los ingresos fiscales, tendría sentido estimular el coste dirigido y justificado creador de nueva riqueza.

Papel fundamental del turismo, sí

Quiero señalar que esta nota, que podría presentar numerosos argumentos y hechos justificativos de la no necesidad de un nuevo ministerio de España, no explica, indica u orienta, una política en donde no re reconozca el papel fundamental del turismo en el marco de las administraciones general y autonómica. Lo que quiere defender, es que una adecuada política de institucionalización administrativa del turismo, debería situar, la cabeza gestora, en una secretaría de estado, perteneciente al Ministerio de la Presidencia. En donde sí tendría suficiente capacidad directora, rectora, y sobre todo la función que le corresponde al turismo en el estado, que no es otra que la de la coordinación o la regulación y ordenamiento de los mercados y normas de juego.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
El profesor Figuerola. buen conocedor de la Administración y de su legislación en materia turística, hace unas reflexiones ponderadas que, en definitiva, resaltan la importancia del turismo del que nadie duda pero la inclusión del mismo en los órganos del Estado es otro cantar. En la actualidad, y da la impresión de querer olvidarlo, el poder real de las Autonomías en materia turística es una realidad y solo le cabe a la Administración central coordinar las diferentes políticas si le dejan en aras a transmitir una imagen más unitaria y menos diversificada, que eso no quiere hacer olvidar los diferentes destinos turísticos que tenemos con todas las características que queramos aportarles (históricas, culturales, lingüisticas, gastronómicas, etc). La moda de las redes sociales y poder convertir en pequeños referéndums temas de todo tipo, puede convertirse en un actividad entretenida pero no provechosa, si tenemos en cuenta la situación en la que estamos. Recomendaría, por ejemplo las siguientes campañas: -creacióndeempleoya -aperturadelcreditoporpartedelobancosya -facilidadesparaabrirempresasya -reduccióndeleuriborya -contratodetrabajounicoya -supresióndesubvencionesaloschiringuitospartidistasimproductivosya -supresiondeinstitucionespseudopublicassubvencionadasya -supresiondetodaslasinstitucionesqueserepitenenenlos diferentesesnivelesdelestadoya -bajardeloscochesoficialesalsetentaycincoporcientodelosquelosusanya -hacerunaleyparaquelosdiputadosnorepitanmasdecuatr legislaturasya, etc. Hay tantas cosas que hacer en este país para dirigirle de otra manera hacia el siglo XXI que hablar ahora de si se crea o no un misterio de turismo da la impresión que nos nos enteramos de lo que está pasando ahí fuera.