Diario 5969 11.08.2020 | 00:26
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Junta General de Accionistas en formato virtual

Meliá mantuvo ingresos en 2019 con 1.800 M €

Obtuvo un Ebitda de 470,9 millones, un 2,3% por debajo del año anterior 10 julio, 2020
  • Escarrer Juliá explicó la mejora del ingreso medio por habitación disponible (RevPAR) en propiedad y alquiler (+0,6%)
  • Consiguió en 2019 un récord de ventas a través del canal directo del Grupo, Melia.com (+3,1% frente a 2018)
  • El resultado neto consolidado se situó un 19,8% por debajo del obtenido en 2018, influenciado por las menores plusvalías

Meliá Hotels International ha celebrado este viernes su Junta General de Accionistas, presidida por Gabriel Escarrer Juliá. En cuanto a los resultados operativos del ejercicio anterior, Escarrer Juliá explicó la mejora del ingreso medio por habitación disponible (RevPAR) en propiedad y alquiler (+0,6%) y el récord de ventas del canal directo del Grupo, Melia.com (+3,1% frente a 2018). A pesar de los importantes retos -como las contingencias acaecidas en varios de los destinos del Caribe en que la compañía tiene una notable presencia-, Meliá consiguió mantener los ingresos en el nivel de 2018 (1,789,5 millones), y obtuvo un Ebitda de 470,9 millones, tan solo un 2,3% por debajo del año anterior. El resultado neto consolidado se situó un 19,8% por debajo del obtenido en 2018, influenciado por las menores plusvalías.

El Presidente no Ejecutivo y fundador de la cadena explicó cómo en 2019, segundo ejercicio con mejor resultado de su historia, Meliá consiguió reducir su deuda neta en 15 millones, manteniendo un ratio de deuda neta sobre Ebitda ligeramente por encima de las dos veces, influenciada por el programa de recompra de acciones lanzado en octubre de 2019.

El Presidente del Grupo calificó los resultados de 2019 como “moderadamente positivos”, y destacó que los éxitos más importantes del año fueron la designación de Meliá como la compañía hotelera más sostenible del mundo (según la agencia de inversión sostenible SAM en el Corporate Sustainability Assessment) y la resiliencia acreditada por el Grupo, que, según sus palabras, “ha resultado fundamental para resistir a la presente crisis en 2020”.

Código de Buen Gobierno

En cumplimiento del Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas, el Presidente no Ejecutivo del Consejo de Administración procedió a informar a los accionistas de los siguientes avances: incremento del número y porcentaje de mujeres en el Consejo de Administración, que pasaron de un 18% a un 27%, (en línea con el objetivo del 40% fijado para el año 2022), incremento del número de consejeros independientes, (hasta el 54,5%), reducción del tiempo de permanencia media en el Consejo, y refuerzo de las garantías de los accionistas frente a la dilución.

Para Escarrer Julia, la COVID-19 es el mayor reto al que se ha enfrentado su Compañía en los 65 años que se cumplirán en 2020 desde su fundación, asegurando que nunca hubiera imaginado una situación como la actual, y afirmando que “nunca en estas más de seis décadas en la industria hemos tenido que enfrentarnos a una crisis de dimensiones tan catastróficas”

Meliá celebró su primera Asamblea de Accionistas virtual.

Gestión para “el día después”

En su discurso ante la Junta General de Accionistas, el Vicepresidente Ejecutivo y CEO, Gabriel Escarrer Jaume, se centró en la gestión realizada durante la COVID-19 ,y las claves de la estrategia desarrollada por el Grupo para “el día después”, aprovechando que la flexibilidad de su Plan Estratégico les permite combinar la orientación al cortísimo plazo durante y después de la pandemia, con la estrategia y la visión clara de hacia dónde quiere dirigirse la compañía en el medio y largo plazo.

Tras relatar cómo el Grupo pudo anticiparse en su reacción a la crisis COVID gracias a su presencia en China y otros países como Italia, preparando tempranamente sus protocolos de seguridad y salud y reforzando su posición financiera ya antes de finalizar el mes de febrero, el ejecutivo expuso los cinco “ejes” en torno a los que el equipo directivo del Grupo desarrolló su plan de contingencia: la seguridad de clientes y empleados mediante el programa “Stay Safe With Meliá”, la preservación del empleo y el talento, la continuidad del negocio, la digitalización, y la liquidez del Grupo, clave para la supervivencia de cualquier compañía ante un contexto de incertidumbre e “ingresos prácticamente cero”.

En esta línea, el ejecutivo destacó los esfuerzos desarrollados durante el primer trimestre del año para incrementar la liquidez (que se situó en torno a los 600 millones al finalizar el mes de junio, sin ningún tipo de garantías hipotecarias ni covenants financieros) y para alargar los vencimientos y dotar de un mayor confort a la compañía, durante el segundo trimestre. Escarrer explicó también el fuerte ajuste de gastos e inversiones no prioritarias realizado, y la colaboración y sinergias desarrolladas con proveedores y partners, fórmulas a través de las cuales el Grupo consiguió un ahorro superior a los 62 millones de euros.

El CEO de Meliá se mostró especialmente orgulloso de la experiencia de Medicalización de algunos de los mejores hoteles de la Compañía para contribuir a la lucha contra la pandemia, en cuyo marco el Grupo puso unas 2.500 habitaciones dentro y fuera de España a disposición de los enfermos del COVID y de los colectivos esenciales que cuidaron de ellos y del resto de ciudadanos, tales como sanitarios, fuerzas de seguridad y de emergencias, responsables del transporte y la logística etc.

Escarrer destacó también la campaña solidaria por la que la compañía regaló 30.000 noches de hotel a algunos de los colectivos de “héroes” frente a la pandemia, como los Sanitarios y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

Reflexión y reset

Tras exponer esta gestión “responsable” de la crisis, Escarrer Jaume explicó que en Meliá decidieron aprovechar el tiempo de parón obligatorio del negocio para reflexionar y resetearse y construir una empresa más sólida y competitiva para el complejo entorno post COVID, agrupando estas iniciativas y la adecuación del Plan Estratégico del Grupo para los años 20, 21 y 22, en el Programa que han denominado “El Dia Después”.

Así, segregaron el Plan Estratégico en dos partes, un Plan Táctico de Negocio para el año 2020 que les permitiera gobernar la salida de la crisis y las posibles contingencias, maximizando la seguridad de clientes empleados y optimizando las ventas en la desescalada y recuperación, y una actualización y revisión del Plan Estratégico para los años 2021-2022, que permita al Grupo volver a crear valor para sus accionistas. El máximo ejecutivo de Meliá destacó que su programa de transformación digital “BeDigital360” cobra aun mayor importancia ante a nueva etapa, tanto para seguir liderando el sector en un entorno post-COVID que será mucho más digital, como para hacerse mejores y más eficientes en el duro contexto competitivo que, aseguró, seguirá a la crisis sanitaria.

Gabriel Escarrer desveló también que en el marco de "El Día Después", la Compañía trabaja en la implantación de un nuevo modelo operativo, que, aprovechando las capacidades y la tecnología digital del Grupo, les permitirá ser mejores, al incrementar la agilidad y calidad de sus procesos, y la satisfacción de sus clientes.

Lo que cambiará la pandemia

Realizando una analogía con la salida de la crisis anterior en 2008, Escarrer aventuró que la superación de esta pandemia traerá una profunda transformación del sector turístico en términos de reconversión de hoteles y destinos obsoletos, digitalización, así como un revulsivo en el segmento de la distribución, y que, como resultado de todo ello, se producirá con toda seguridad una cierta concentración empresarial.

Ante estas perspectivas, el Vicepresidente Ejecutivo de Meliá se congratuló de la visión que tuvieron al apostar hace una década por un potente sistema de distribución propia, con la potenciación de los canales melia.com y meliaPro.com, actualmente primera fuente de negocio de la compañía, y de haber acometido también proyectos tan ambiciosos como la reconversión y reposicionamiento de su oferta en Magaluf, Ibiza o Torremolinos entre otros, aprovechando los años de bonanza posteriores a la crisis de 2008, procesos que según él no podrían abordarse en los años de recuperación que aguardan al sector, y que se han mostrado imprescindibles para garantizar la competitividad y supervivencia de algunos destinos.

Meliá consiguió en 2019 un récord de ventas del canal directo, Melia.com, con un +3,1% frente a 2018.

Resistir y reforzarse

A pesar de la dificultad del ejercicio, tanto el Presidente como el Vicepresidente y CEO de Meliá afirmaron su plena confianza en que el Grupo no solo resistirá esta crisis, sino que saldrá fortalecido, convencimiento que fundamentaron en los siguientes factores:

En primer lugar, las fortalezas acumuladas por Meliá en el momento de declararse la pandemia, fundamentalmente la consistencia financiera, (manteniendo la compañía un ratio de deuda neta sobre Ebitda de dos veces), el alto grado de Transformación Digital, un factor competitivo esencial en el que el Grupo invirtió más de 170 millones de euros durante los últimos años, y la renovación prácticamente total del portfolio hotelero del Grupo, con más de 750 millones invertidos en los activos desde el año 2015.

En segundo lugar, ambos destacaron la ventaja que ha representado el talento y el compromiso del equipo humano que forma la compañía, y agradecieron además su actitud solidaria y responsable, su apertura ante los cambios laborales y en especial el teletrabajo, y su apuesta por la formación online, con más de 30.000 horas de formación cursadas en el periodo.

En tercer lugar la capacidad de anticipación y de reinvención del Grupo, que les permitió adoptar con antelación las medidas de seguridad y salud, así como las destinadas a salvaguardar la liquidez, y por otra parte, les llevó a aprovechar la situación como una gran oportunidad para resetearse y adaptar su estrategia al complejo entorno post-COVID-19.

Por último, la estrategia desarrollada por Meliá en los últimos años, apostando por un modelo basado en la gestión hotelera a partir de unas marcas fuertes y reconocidas, un sistema de gestión y distribución propia, una base de clientes fidelizados, y orientado a reforzar su liderazgo en el segmento vacacional, le permitirá una mayor resiliencia, así como el aprovechamiento de las oportunidades de crecimiento que el mercado post-COVID-19 sin duda ofrecerá.

La visión del sector turístico

Gabriel Escarrer agradeció el compromiso y lealtad de sus accionistas, “especialmente en estos momentos”, recordando que, “ al igual que la práctica totalidad de empresas turísticas a nivel mundial, con el objetivo de fortalecer la solvencia y liquidez de la Compañía, el Consejo de Administración del Grupo decidió cancelar la propuesta de distribución de dividendos el pasado 18 de mayo”.

Igualmente mencionó cómo, en esa misma sesión, el Consejo acordó la suspensión definitiva del programa de recompra de acciones que la compañía había aprobado en Octubre de 2019, ratificando en ese acto la suspensión provisional ya acordada el 23 de abril.

Consciente de la falta de visibilidad, el ejecutivo recordó que, aunque prácticamente la mitad de los analistas que siguen a Meliá no han reflejado el impacto del COVID en sus previsiones, el 47,8% de los mismos recomiendan comprar, el 39% mantener, y tan sólo 3 analistas recomiendan vender.

Los deberes de la Administración

Por otra parte, como líder del primer Grupo hotelero español y actual presidente de Exceltur, Gabriel Escarrer Jaume no quiso concluir su intervención en la Junta General sin recordar la importancia de una actuación urgente y decidida en favor del sector turístico por parte de las administraciones públicas.

Recordó que, en línea con las estimaciones del BBVA sobre la prevista pérdida de un 20% del PIB en España, el segundo trimestre será el peor jamás registrado por el turismo mundial, y volvió a reclamar un plan urgente de medidas transversales de apoyo y eventual rescate del sector, financiado con fondos propios y de Bruselas, para asegurar la mayor supervivencia del tejido turístico empresarial y del mejor empleo cuando finalice el año.

El vicepresidente de Meliá abogó más que nunca por la colaboración público-privada para impulsar una recuperación basada en la transformación del modelo turístico, y recordó la escasa financiación destinada por el Gobierno español a la industria turística (poco más de 4.000 millones, casi en su práctica totalidad en forma de préstamos avalados por el ICO), si se compara con la prioridad que otros gobiernos europeos han dado al sector, y con la que la propia Comisión Europea le atribuye, al recomendar que se destinen al turismo el 25% de los fondos de reconstrucción post-COVID-19.

Escarrer expresó su agradecimiento por la voluntad manifestada por la Administración, pero explicó que “necesitamos algo más si queremos que nuestras empresas sobrevivan y que nuestro país siga siendo líder en competitividad turística, y para ello, desde Meliá y desde Exceltur, ofrecemos una vez más nuestra total colaboración al gobierno de España”

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.