Diario 6034 25.10.2020 | 18:31
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Exigen un marco realmente armonizado y viable en la restricción a los viajes

La aerolíneas critican que las medidas de la UE se queden en recomendación

El Consejo de Asuntos Generales de la UE cierra un acuerdo de mínimos que busca una mayor coordinación en las limitaciones a la libre circulación 14 octubre, 2020
  • El sector denuncia que no evitan el "desastroso mosaico de respuestas individuales entre los Estados miembros"
  • Señalan que la recomendación adoptada no logra el objetivo de "fomentar el reinicio de los viajes mediante una coordinación eficaz"
  • Según Reyes Maroto, el documento "recoge medidas proporcionadas y predecibles que permiten mejorar la confianza de los viajeros"

La Unión Europea (UE) acordó la semana pasada establecer una serie de criterios comunes en las restricciones que los Estados imponen a los viajes a causa de la pandemia de la COVID-19. El acuerdo, que se formalizó ayer en Luxemburgo, en el marco del Consejo de Asuntos Generales (CAG), supone una recomendación y los Estados se reservan la libertad de aplicar las restricciones a los viajes que deseen. Una decisión que el sector aéreo considera que es un “fracaso” por no haber establecido un código común para las limitaciones de los desplazamientos y alertan de potenciales consecuencias negativas.

"La recomendación del Consejo sobre un enfoque coordinado para la restricción de la libre circulación en respuesta a la pandemia de COVID-19 (...) establece algunas orientaciones para los Estados miembros" pero no evita el "desastroso mosaico de respuestas individuales entre los Estados miembros", ha señalado la plataforma Airlines for Europe (AFE), que representa a la mayoría de las compañías aéreas europeas.

En una nota que también suscriben el Consejo Internacional de Aeropuertos en Europa (ACI Europe) y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), señala que la recomendación adoptada este martes no logra el objetivo de "fomentar el reinicio de los viajes mediante una coordinación eficaz y medidas proporcionadas, predecibles y no discriminatorias".

El Consejo de Asuntos Generales (CAG) de la Unión Europea, formado por los ministros de Asuntos Europeos de los diferentes Estados, ha establecido que los Estados miembros aportarán una serie de datos al Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), que actualizará semanalmente un mapa europeo del coronavirus según la incidencia por regiones.

Dicha entidad recibirá información de la incidencia acumulada (IA) sobre 100.000 habitantes en 14 días, del número de pruebas de diagnóstico por 100.000 habitantes y del porcentaje de positivos por Sars-CoV-2 en función de los test realizados la semana anterior.

Con ello elaborará un mapa que dividirá las regiones europeas en cuatro colores:

  • En verde aparecerán las que tengan una incidencia acumulada menor a 25 y una tasa de positividad que no llegue al 4%
  • El naranja representará incidencias medias menores a 50 casos sobre 100.000 habitantes en 14 días y ratios de positivos por encima del 4% o aquellas donde la IA se sitúe entre 25 y 150 casos pero los positivos no llegue al 4%
  • El rojo será para las zonas donde la incidencia supere los 50 casos y la positividad se eleve por encima del 4% o donde la IA media sea superior a 150 contagios por cada 100.000 habitantes en 14 días
  • El gris para donde el ECDC no disponga de información suficiente o si el ratio de testeo es inferior a 300 pruebas por 100.000 personas

"Los Estados miembros no deberían restringir la libre circulación de personas que viajan hacia o desde las zonas verdes", indica el Consejo.

Recoge aspectos que España ha defendido

“Pese a tratarse de un texto fundamentalmente indicativo y de mínimos, persigue establecer unos criterios y datos estandarizados que garanticen una libre circulación segura y no discriminatoria en el ámbito de la Unión Europea, refuercen los mecanismos de coordinación y mejoren la información a los ciudadanos”, detalla el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de nuestro país a través de un comunicado.

Señala que hasta ahora, cada país establecía las restricciones según sus propios criterios y directrices, muchas veces diferentes, pero con la nueva recomendación se estandarizan los criterios de evaluación y se elimina el riesgo de discriminación entre ciudadanos europeos.

Para su titular, Reyes Maroto, “este acuerdo es un primer paso para reactivar la actividad turística internacional porque recoge medidas proporcionadas y predecibles que permiten mejorar la confianza de los viajeros.

Asimismo, considera de gran relevancia la preferencia por la realización de tests en origen y/o destino como medida preferente a las cuarentenas.

Una coordinación superficial

Sin embargo, el sector de la aviación, contrario a las cuarentenas en los traslados y muy crítico con la falta de coordinación a nivel europeo en los últimos meses, considera que el acuerdo de los países europeos "significa que las fronteras permanecen cerradas"

Entre otros puntos, las citadas agrupaciones, A4E, AECI EUROPE e IATA, señalan también que el acuerdo "ignora la opinión del ECDC de que las restricciones de viaje, y en particular las cuarentenas, tienen una 'eficacia cuestionable' cuando la transmisión en la comunidad está en curso, que es el caso actualmente en la mayor parte de Europa".

Las aerolíneas destacan que, a pesar de la citada recomendación, los Estadas tendrán la posibilidad de exigir cuarentenas a los viajeros, además de pruebas de diagnóstico.

La exigencia de advertir de las restricciones a los ciudadanos al menos 24 horas antes de aplicarlas dista mucho de los cinco días que quería la Comisión, agregan.

"Estas deficiencias son un fracaso político. La incapacidad del Consejo para ir más allá de una coordinación superficial y establecer un marco realmente armonizado y viable está ahora fuera de toda duda", agregan las tres organizaciones.

El sector de la aviación sí ve con buenos ojos el protocolo de pruebas para viajes en la UE que, a petición de la Comisión Europea, desarrollan la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) y el ECDC, pues "presenta una oportunidad para abordar el riesgo de importación de casos de áreas de alto riesgo a áreas de bajo riesgo de manera mucho más efectiva que la cuarentena".

Las aerolíneas confían en que ese sistema sirva para "revertir los continuos golpes económicos sufridos por Europa como resultado de la continua falta de una respuesta coordinada y de liderazgo por parte del Consejo", institución que representa a los países de la UE.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.