Diario 6060 24.11.2020 | 16:22
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Ser conservadores, evitando el gasto innecesario, puede significar la diferencia en 2021

Evitar la descapitalización como objetivo para sobrevivir al duro invierno

26 octubre, 2020
  • Mantener la liquidez lograda tras las anteriores buenas temporadas evitando descapitalizarse con gastos innecesarios es clave para aguantar
  • Las oportunidades para los fondos serán reducidas y malvender activos, salvo casos puntuales, no es aconsejable, según el experto de Monlex
  • El sector necesitar un apoyo más eficaz de las administraciones en estos momentos, con un mayor enfoque a la empresa que sostiene el empleo

Para la mayoría de los destinos españoles los próximos meses van a ser muy complicados, con un parón de actividad inevitable, lo que en algunos casos se está aprovechando para emprender reformas y mejoras en los establecimientos. No obstante, es arriesgado que los hoteles y otros establecimientos turísticos realicen inversiones que no estuviesen programadas anteriormente y contasen con un presupuesto que no se vaya a necesitar. "Hay que evitar descapitalizarse" porque, "habrá que pertrecharse para aguantar más meses de los inicialmente previstos", señala a HOSTELTUR José Antonio Fernández de Alarcón, socio fundador del gabinete Monlex.

"Vienen meses muy duros, pero los que consigan mantenerse, a mediados del año que viene podrán ir resucitando". Recuerda cómo en junio, con la prueba piloto en Baleares "hubo un movimiento de optimismo pero luego la realidad sanitaria se ha impuesto en todos los países del mundo" y mientras no se establezcan medidas eficaces, como los corredores y los test, seguirá así.

"Pienso que este puente se puede sostener por parte de muchas cadenas hoteleras o de grupos hoteleros pequeños si saben no descapitalizarse en los próximos meses".

Sin muchas noticias de los fondos

Aunque se llegó a hablar de que en este momento los fondos de inviersión sería muy activos aprovechando activos de ocasión, lo cierto es que, por el momento, no se están realizando muchas operaciones. "Se están estudiando los mercados pero tampoco hay muchos objetos en venta en las cadenas hoteleras oficialmente. Si tienen algo en venta no lo difunden a los cuatro vientos, y tampoco si los precios o las propuestas de compra no son a precios que ellos consideren razonables se van a producir por ahora".

"Pienso que el sector hotelero con activos y en su mayor parte bien ordenados financieramente -gracias a las ventas de las buenas temporadas de los últimos años- en su mayor parte puede aguantar, no eternamente, pero sí unos meses, y ver sobre todo qué pasa a mediados de 2021".

También antes que la venta "hay muchas otras fórmulas que yo alentaría al sector, buscar soluciones antes que malvender. Puedes vender un activo si lo precisas, por supuesto, o si te interesa estratégicamente venderlo, pero evitar malvenderlo, salvo que estés en una situación muy límite, porque hay otras opciones que a lo mejor pueden plantearse, o por lo menos explorarlas antes de tomar esa decisión" (Ver: Alternativas para no malvender hoteles a los fondos en un otoño difícil).

Las compañías de inversión están pendientes de que quizá se bajen los precios aún más para encontrar alguna ocasión pero "su ventana a la oportunidad va a ser también relativamente reducida, va a ser cuestión de meses donde ellos van a pescar oportunidades. Algunas operaciones de fondos vendrán, por supuesto, pero no será un tsunami"

Resiliencia del turismo

Fernández de Alarcón recuerda que "el turismo se resiente muy rápido pero también se olvida muy rápido", como se ha probado con los huracanes en el Caribe o alguna cuestión internacional. Pero habrá que organizar una buena estrategia a nivel europeo, sobre todo el aspecto sanitario, de modo que cuando que la temporada próxima sea mejor que este porque, controlada la situación, se recuperará también el deseo de viajar.

Mientras tanto, las empresas deberían tratar de ser lo más conservadoras posibles. Así, en cuanto a lanzarse a hacer reformas "únicamente los más solventes o que tuvieran prevista una financiación para esas obras pueden realizarlas. Hay evitar invertir en cuestiones innecesarias y calcular lo que necesitas para mantener viva tu empresa los próximos meses".

Pero no sola. "Creo que la Administración debería buscar la fórmula para que un sector tan importante como el turístico, sabiendo que todos los datos confirma que se trata de una situación transitoria, aunque se alargue unos meses más de lo previsto, pueda retornar casi en condiciones, que no se hayan perdido muchas empresas por el camino. La atención a este problema sigue sin estar bien considerada por parte de la Administración".

"Hay que pensar en los trabajadores, pero sin empresas no hay trabajadores. Por tanto, habría que pensar primero en las empresas y luego en los trabajadores. Al revés es una ecuación que no termina por salir nunca, porque en algún momento dejarán las empresas de existir y, por lo tanto, los trabajadores ya no serán trabajadores sino pensionistas o desempleados"

Y en este aspecto, añade, "me preocupan más dentro del sector turístico agencias, restauración, transportistas, todo el ocio, más que aquellos que tienen activos. Los que tienen activos inmobiliarios todavía pueden buscar fórmulas de tránsito, pero los demás van a sufrir más a no ser que la administración busque una solución para esas empresas fundamentales que forman parte de la cadena de valor".

El experto jurídico considera esencial un giro en cuanto a la inversión de los fondos precedentes de la Unión Europea para la recuperación, que, a su juicio deberían ir a sostener a las empresas de sectores fundamentales. "Yo enviaría los préstamos al sector de sostenibilidad, ecología, tecnología, etc. Y la liquidez a sostener el tejido productivo de lo que realmente era rentable en el año 2019". Pero se está planteando al contrario. Si se invierte en electrolineras y no en las empresas afectadas ¿luego quien ira a repostar en ellas? "Los funcionarios del país y los dueños de la electrolinera".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 2
Personalmemte creo que no nadie sabe qué se va a financiar. Ni lo sabe la empresa ni lo sabe el estado. Si capitalizamos el modelo actual estamos financiando debilidad. El verdadero problema es que no existe un modelo turísrico equilibrado, desde la oferta de alojamiento (playa y más playa), hasta la oferta de restauración (exceso de oferta gastronómica de baja calidad, desde tortillas y croquetas congeladas pasandonoor la vitrina expositora de latas variadas), y terminando por una formación a trabajadores que no quieren trabajar en hostelería. Si queremos salir adelante, debemos hacer un importante trabajo introspectivo y no auto engañarnos con predicciones y tendencias. Tanto la empresa como el estado deben pensar en un objetivo sostenible común, de forma que el esfuerzo realizado por todos sea recompensa para todos. La noticia buena, para quien quiera verla, es que todos empezamos de cero y todo es posible.
Abran los ojos, la estructura del estado ha dado orden de cortar la financiación al sector turístico, no falta viabilidad económica tras la pandemia pero el presupuesto avanza una caída de la recaudación en un sector que va a compensar perdidas durante varios ejercicios. El objetivo es forzar la quiebra generalizada y facilitar la entrada de nuevos inversores a precio de subasta que facilite la obtención de márgenes, la tributación por impuesto de sociedades o IRPF y transmisiones patrimoniales del intercambio.