Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Temas de portada HOSTELTUR

El turismo se prepara para la travesía del desierto, ¿cómo resistir?

La OMT estima que la recuperación podría comenzar hacia el verano de 2021 9 diciembre, 2020
  • Los anuncios de vacunas hicieron subir las acciones de empresas turísticas, pero no repercutieron en un aumento de búsquedas de vuelos
  • Mientras algunas cadenas hoteleras se plantean incluso cerrar todo el 2021, otras apuestan por aperturas tácticas en momentos puntuales
  • Los hoteles que prolonguen el cierre hasta el verano de 2021 para contener costes se arriesgan a ser olvidados por clientes y turoperadores

Aunque las nuevas vacunas contra el coronavirus han generado grandes esperanzas en el sector turístico, es poco probable que una recuperación firme pueda llegar en el corto plazo. Muchos intuyen que aún quedan varios meses de travesía del desierto y hacen acopio de fuerzas (venta de activos, cierres temporales, reorganización interna...) para afrontar esta difícil etapa, tal como recoge el reportaje central de la revista HOSTELTUR del mes de diciembre.

La industria turística extrajo una dura lección en el verano de 2020. Y es que, pese a una tímida reapertura inicial de las fronteras internacionales a finales de junio, la recuperación era demasiado frágil y duró poco.

Pronto volvieron las recomendaciones de no viajar a determinados países, las cuarentenas y las restricciones a la libre movilidad, en medio del aumento de los contagios de coronavirus. Los resultados de la campaña de verano fueron descorazonadores.

En España, y según datos recogidos por Exceltur, ciudades como Barcelona y Madrid, las islas de Mallorca, Tenerife y Lanzarote sufrieron caídas de más del 80% interanual de su facturación hotelera entre julio y agosto.

Las siguientes infografías son interactivas. Para visualizarlas a pantalla completa, desplaza el ratón hacia la esquina superior derecha, haz click en el menú de tres puntos y selecciona el icono de pantalla.

OMT: "La demanda de viajes sigue en gran medida reprimida por la constante incertidumbre sobre la pandemia y la falta de confianza”

En el conjunto de Europa, las llegadas de turistas extranjeros cayeron un 70% en julio y agosto.

Y en todo el mundo, en lo que llevamos de 2020, las pérdidas económicas sufridas por el sector turístico multiplican por ocho las registradas durante la crisis económica de 2009, según la OMT.

Solo el turismo doméstico contribuyó a salvar algo el verano en algunos destinos. Pero según advertía la OMT en su barómetro de octubre, “la demanda de viajes sigue en gran medida reprimida por la constante incertidumbre sobre la pandemia y la falta de confianza”.

Confianza y vacunas

Si hablamos de coronavirus y de turismo, la palabra “confianza” parece ir ligada a otra: “vacunas”.

El pasado 9 de noviembre, Pfizer anunció que su vacuna contra el coronavirus tiene una eficacia del 90%. La noticia tuvo una gran repercusión mundial y siguieron anuncios parecidos de otras farmacéuticas en los días sucesivos.

El primer efecto se notó en la bolsa: las acciones de las empresas turísticas cotizadas registraron importantes subidas, después de la severa caída que sufrieron en marzo de la cual no se han recuperado del todo aún.

Sin embargo, la promesa de la vacuna apenas repercutió en las búsquedas de vuelos en los días siguientes, según muestran los datos recopilados por Mabrian Technologies.

Tal como podemos ver en la infografía, después del 9 de noviembre apenas aumentó el volumen de búsquedas de vuelos con destino a España para la Semana Santa de 2021.

“La inexistencia de un claro repunte de las búsquedas de vuelos, tras el anuncio de Pfizer, sugiere que la gente no tiene en cuenta este tipo de noticias a la hora de planificar sus viajes, porque desconoce exactamente cómo le afectará la vacuna, si se la pondrán, cuándo, etc”, explica Anna Borduzha, analista de Mabrian Technologies.

Recuperación a 2 ó 4 años vista

Según apunta el director ejecutivo de la OMT, Manuel Butler, “los niveles de turismo internacional de 2019 se recuperarán entre dos años y medio y cuatro años, dependiendo de diferentes escenarios”.

En este sentido, indica, “debe darse una respuesta global y si no se produce una estrecha cooperación internacional, iremos hacia un escenario de recuperación tardío del turismo, en cuatro años”.

De hecho, añade, la coordinación entre gobiernos durante los meses de verano (a la hora de emitir recomendaciones de viajes, imponer restricciones a la libre movilidad, etc), “no fue la deseable y no se cumplieron las expectativas de recuperación”.

Manuel Butler: "Si no se produce una estrecha cooperación internacional, iremos hacia un escenario de recuperación tardío"

¿En qué momento podría las cifras de turismo internacional volver a crecer? La opinión mayoritaria del llamado Grupo de Expertos de la OMT es que el repunte del turismo internacional se produciría en el tercer trimestre de 2021.

No obstante, en torno al 20% de estos expertos sugieren que el repunte no llegaría hasta 2022.

Por tanto, la industria turística tiene por delante una dura travesía del desierto que podría durar como mínimo hasta el verano del año que viene.

¿Qué hacer hasta entonces? ¿Cómo sobrevivir con una demanda bajo mínimos o inexistente en muchos casos?

Hoteles en venta

Si posamos nuestra mirada en los hoteles vacacionales, comenzamos a observar tendencias reveladoras.

Una de ellas es el aumento de hoteles que se ponen a la venta. Según datos proporcionados por el portal Idealista, “a fecha 30 de octubre, en nuestra base de datos hay 1.500 edificios con licencia de uso hotelero que están a la venta en España. Esto significa un crecimiento del 9% respecto al 1 de marzo”.

Las comunidades con mayor número de hoteles a la venta son Andalucía (300 edificios), Cataluña (214) y Castilla y León (172).

“Los hoteles que están a la venta en nuestra web no son grandes complejos, sino hoteles familiares o bien de socios o grupos que han decidido ponerlos a la venta”, indican las mismas fuentes.

Idealista tiene en su base de datos 1.500 edificios con licencia de uso hotelero a la venta en España, un 9% más respecto al marzo pasado

Según apunta Juan Gallardo, responsable de hoteles de 3 Capital Real Estate, entre los motivos que explican por qué numerosas empresas han decidido poner a la venta o traspasar edificios hoteleros en 2020 hay un denominador común: “las tensiones de tesorería que están sufriendo este año tantas empresas hoteleras".

"La caída de la demanda les ha mermado drásticamente los ingresos y llega un momento en que no pueden cubrir los costes fijos del negocio”, explica.

Esta pauta ha podido ser observada tanto en ciudades como en localidades de sol y playa, indica Gallardo. “No obstante, al finalizar el verano hemos observado que hay más disponibilidad de activos a la venta en el segmento vacacional que en el urbano”.

Los que compran: fondos y hoteleros patrimonialistas

¿Y quiénes serían los compradores de hoteles en el momento actual, marcado por la crisis del coronavirus?

“Hay diferentes actores”, explica Juan Gallardo. “Muchos de ellos son fondos inversores nacionales e internacionales, que tienen mucha liquidez porque el pasado mes de abril no repartieron dividendos y disponen de suficiente caja”.

En todo caso, este tipo de potenciales compradores van a decantarse sobre todo por aquellos hoteles donde se haya hecho una inversión de reposicionamiento reciente, apunta Juan Gallardo.

“Entre dos hoteles similares, en el momento actual los fondos escogerán el que se haya renovado hace poco. Aunque tengan que pagar más por ese activo, será más rentable al día siguiente de que se reactive la demanda turística, sin necesidad de hacer más mejoras. Los fondos preferirán que el retorno de su inversión sea en el plazo de tiempo más corto posible”.

Juan Gallardo: “Habrá grupos hoteleros que saldrán de esta crisis con más habitaciones en su portafolio”

Además de los fondos, entre los potenciales compradores también encontramos otros hoteleros de perfil patrimonialista, que ven la coyuntura actual como un buen momento para llevar a cabo una ampliación de plazas en determinados destinos.

“Habrá grupos hoteleros que saldrán de esta crisis con más habitaciones en su portafolio”, dice Juan Gallardo.

Cierres temporales

Mientras algunas empresas están vendiendo hoteles para hacer acopio de líquido, otras optan por mantener muchos de sus establecimientos cerrados para reducir los costes mientras dure la crisis.

Algunas incluso se plantean medidas mucho más radicales, como cerrar todos sus hoteles durante el 2021.

En este sentido, Casual Hoteles, formada por 18 establecimientos, contempla la posibilidad de cerrar toda la compañía hasta marzo de 2022, según explicó su consejero delegado, Juan Carlos Sanjuan. “Mantenemos solo dos hoteles abiertos, pero las reservas de octubre son las que son y la situación es dantesca para el sector. En nuestro caso, tras encargar un informe a una consultora, creemos que lo más sensato es intentar llegar a 2022 con el mínimo riesgo posible”, apuntaba este directivo.

“No somos capaces de prever si en 2021 vamos a tener abiertos todos los hoteles, o ninguno, o si vamos a poder abrir en verano”, decía.

En su opinión, “muchas cadenas van a verse abocadas a cerrar porque no hay ingresos. Si tenemos hoteles con tan solo un 15% de ocupación con eso no pagas ni el personal. No caerán las grandes compañías, pero las empresas medianas y pequeñas lo estamos pasando tremendamente mal, porque vemos que el dinero se acaba, que no paramos de pagar cosas, y la santa realidad es que no llegamos”.

Aperturas tácticas

Según reconoce Bruno Hallé, socio de Cusham & Wakefield Hospitality en España, “estamos en un momento en que todos circulamos con las luces cortas y en mitad de la niebla, con lo cual la visibilidad es cero”. Así las cosas ¿qué hacer: vender activos, cerrar hoteles, mantenerlos abiertos contra viento y marea...?

“De media, un hotel cerrado de 100 habitaciones puede estar costando 100.000 euros al mes. Es necesario analizar por tanto a partir de qué cifra de negocio te compensa abrir o no ese establecimiento”, indica.

“Los hoteles urbanos tienen una mayor multisegmentación: viajeros de negocio, convenciones, ocio etc. En cambio, la hotelería vacacional tiene una segmentación más limitada y si además dependes mucho de la tour operación el planteamiento de si abres o cierras en teoría tendría que ser más fácil de decidir”, añade.

En cualquier caso, Hallé considera que “el punto de inflexión serán las vacunas y las pruebas de coronavirus rápidas. Esto es lo que permitirá hacer unas mínimas previsiones a medio y largo plazo”.

Bruno Hallé: "Recomendamos que las empresas hoteleras cuenten en estos momentos con un grupo de trabajo o Task Force, teniendo una estructura preparada para ir abriendo según surja la oportunidad"

Por otra parte, explica Bruno Hallé, “en estos momentos algunos hoteles están realizando aperturas de tipo táctico”, donde el establecimiento abre y cierra sus puertas al público en función de las restricciones a la movilidad de cada momento, fechas determinadas...

“Para estos casos, nosotros recomendamos que las empresas hoteleras cuenten con un grupo de trabajo o Task Force, con el catalejo en la mano, que vaya observando la evolución de la demanda y, al mismo tiempo, tener una estructura preparada para poder abrir en el mínimo tiempo posible cuando surja la oportunidad. Por ejemplo, para abrir habitaciones en determinadas fechas o incluso abrir solo la parte de restaurantes y terrazas para clientes locales”.

Ahora bien, “también debemos tener en cuenta que la demanda exigirá seguridad sanitaria no sólo al hotel sino al entorno. El cliente va a pedir una buena habitación, una buena localización, etc, pero también habrá que ofrecerle test rápidos en el hotel o seguros médicos. Esto es lo que ayudará a diferenciarte de otros destinos tanto de Europa como del norte de África o el Mediterráneo”.

En todo caso, ¿qué personas deberían formar ese equipo de guardia o “task force” en los hoteles, encargado de llevar a cabo las aperturas y cierres intermitentes?

“Ahí podrías integrar (aunque estén con un ERTE al 50%) personal de tres departamentos básicos: revenue/marketing; recursos humanos y Dirección General. Su objetivo sería el de otear el horizonte, analizar estadísticas, movimientos de demanda, incluso sensaciones de consumo de la demanda local, y a partir de esa información tomar decisiones. Por ejemplo: abriremos solo el restaurante para esas fechas, con lo cual tienes que quitar a gente del ERTE y tener el establecimiento en perfecto estado de revista para llevar a cabo una apertura inmediata”.

Y es que, en opinión de Bruno Hallé, “el COVID nos ha llevado a la flexibilidad en todo. Antes, a algunos temas le dabas 1.000 vueltas antes de tomar una decisión. Ahora se analizan y se toman decisiones de manera mucho más rápida”.

Cierres más prolongados en hoteles de costas e islas

Otra situación a tener en cuenta es la de hoteles de temporada en costas de islas.

“Normalmente en estos casos muchos hoteles se cerraban en octubre y ya no volvían a abrir hasta Semana Santa. Debido a la situación actual, si te planteas un cierre de temporada más prolongado, digamos, para abrir en junio de 2021, habrás tomado esa decisión para contener costes y ya harás la limpieza a fondo cuando vuelvas a abrir en junio", dice Bruno Hallé".

"Puede pasar que mientras tu hotel ha estado cerrado durante tantos meses, el hotel de al lado haya rehecho los contactos con los turoperadores"

"Pero ojo, un cierre que se haya prolongado durante tanto tiempo conlleva unos riesgos inherentes porque la reapertura exigirá un nuevo planteamiento de productos, estrategias de marketing, etcétera”, advierte Bruno Hallé.

“Para esos casos de cierre prolongado, nuestra recomendación es que se mantenga una actividad mínima para tener la llama encendida, como algunas acciones de marketing online. Esto hay que trabajarlo, para no caer en el olvido en los canales de comercialización, por ejemplo".

"Porque puede pasar que mientras tú has estado cerrado durante tantos meses, tu vecino haya rehecho los contactos con los turoperadores. La competencia no es solo a nivel internacional sino también a nivel local”, concluye. Y es que incluso en una travesía del desierto, algunos van a correr más que otros.

----

Este artículo es la introducción del reportaje central de la revista HOSTELTUR de noviembre-diciembre de 2020. La publicación completa puede descargarse como documento PDF haciendo click en este enlace.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.