Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Según el Barómetro de Rentabilidad de Exceltur

Los ingresos de los hoteles cayeron un 85% en 2020 en los meses de pandemia

24 febrero, 2021
  • Las ciudades pudieron abrir más establecimientos que las zonas de costa, pero con ocupaciones muy bajas y profundas caídas en precios
  • Los destinos dependientes de la demanda extranjera apenas recibieron turistas en verano, con lo que no pudieron abrir el 60% de sus hoteles
  • La media de ingresos por habitación disponible fue de 31 euros en todas las categorías hoteleras, la mitad que en 2019

El pasado ejercicio se cerró con una caída del 77,2%, respecto a 2019, en los ingresos hoteleros de los 97 destinos más relevantes del territorio español analizados en el ‘Barómetro de Rentabilidad’ de Exceltur. Un desplome que alcanza el 85% si se descartan los dos primeros meses del pasado año, que registraron un buen comportamiento, según destaca dicho informe, que utiliza para su elaboración los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las 46 ciudades y los 51 enclaves vacacionales recogidos en dicho informe presentan características dispares, según su ubicación y su posicionamiento en los mercados.

En el caso de los destinos urbanos, las ciudades de mayor tamaño y con mayor peso de la demanda internacional y de negocios se vieron muy afectadas por los límites a la movilidad, los cierres perimetrales dentro de España y la expansión del teletrabajo, que limitaron reuniones y viajes.

Como resultado, la facturación en sus hoteles se hundió un 77% el pasado año. Las ciudades mantuvieron una mayor parte de su planta abierta -un 50% de media respecto a las plazas disponibles en 2019- que en los destinos del litoral, aunque con ocupaciones muy bajas, del 40,8%, cubiertas en gran parte por demanda local.

Además, registraron grandes caídas en precios por cada habitación disponible, hasta los 31 euros frente a los 73 euros de 2019, al tiempo que desaparecieron las ventas por alquiler de salas, reuniones y congresos.

Los condicionantes de la pandemia perjudicaron especialmente a las grandes ciudades. La más afectada fue Barcelona, seguida de Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga, Alicante, Palma de Mallorca o Granada. Mientras que en las del norte, sobre todo en Santander, Oviedo y Gijón, las caídas no fueron tan acusadas

En lo que se refiere a los destinos vacacionales, la caída de los ingresos fue del 77,2%. La temporada estival se caracterizó por la ausencia de visitantes en los destinos más dependientes de la demanda extranjera, con lo que no pudieron abrir el 60% de su oferta alojativa, muy concentrada en Baleares, Canarias, el litoral catalán, la Costa del Sol y la Costa Blanca.

Sin embargo, en los lugares de mayor demanda española, tanto de la costa de Cádiz y Huelva, el Levante y el norte de España, consiguieron cerrar con menos caídas en sus ingresos, por el buen comportamiento de agosto y septiembre, cuando pudieron mantener los precios a los niveles de 2019.

Los destinos de Baleares son los que más sufrieron por su gran dependencia de la demanda extranjera. También los de Canarias, aunque cerró el año con una leve ventaja por el mejor comportamiento de enero y febrero de 2020, en plena tempora alta. Los destinos peninsulares cerraron con balances muy distintos en función de su posicionamiento por mercados

Los costes operativos se disparan

El cierre de establecimientos por las restricciones a la movilidad situaron la demanda turística en niveles mínimos. Circunstancia que unida a las inversiones y sobrecostes para adaptarse a los protocolos de seguridad, dispararon los costes operativos, haciendo que el balance de resultados empresariales sea aún más negativo.

A lo largo de 2020, el 54,7% de la planta hotelera de los destinos contemplados en el ‘Barómetro de Rentabilidad’ de Exceltur no pudieron abrir (725.000 plazas de media al mes).

Una situación especialmente dramática en los destinos vacacionales de sol y playa del litoral mediterráneo y Baleares, donde el 60% de los hoteles no abrieron y llevan 17 meses sin generar ingresos, desde que concluyó la temporada de verano de 2019.

En los escasos meses que permanecieron abiertos, aquellos hoteles que pudieron hacerlo, registraron muy bajos niveles de ocupación, un 38,8% de media, en medio de una situación de incertidumbre, con aperturas provisionales seguidas de cierres continuos de muchos establecimientos ante las distintas olas de la pandemia en España y extranjero.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.