Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Según Mario Picazo, meteorólogo, investigador y profesor en la Universidad de los Ángeles (UCLA)

La España mediterránea: temperaturas un 20% más altas que la media global

El 70% de España tiene probabilidad de sufrir algún proceso de desertización 2 mayo, 2021 Premium

2020 ha sido el año más cálido en Europa y a nivel mundial uno de los tres más cálidos. A estas alturas negar el cambio climático, llamado crisis climática por muchos, ya no tiene mucho sentido. España, por su geografía y por su actividad económica, basada en la agricultura y el turismo, es uno de los países que más notará -y está notando ya- los efectos de ese cambio climático. Según Mario Picazo, meteorólogo, investigador y profesor de la Universidad de Los Ángeles, vemos en España "una tendencia a la desertización", con un clima más seco. "España es muy vulnerable, sobre todo el área del Mediterráneo donde las temperaturas han subido un 20% más que la media global", asegura en una entrevista publicada en El Mundo.

Picazo asegura que "las observaciones son contundentes y muestran una tendencia al alza de las temperaturas desde mediados del siglo pasado. Negar el cambio climático es como decir que no existe la ley de la gravedad".

Explica que los 10 años más cálidos han ocurrido desde 2005; los cinco más cálidos en los últimos cinco, "no necesariamente en orden". 2020 ha sido uno de los más cálidos y 2016 fue el más cálido a nivel global.

"Los modelos de predicción apuntan a que entre 2020 y 2050 vamos a tener un aumento casi igual al de los últimos cien años así que realmente no hay discusión alguna", explica Mario Picazo, preguntado sobre su postura de si existe o no un cambio climático

Lo que le espera a España

España es uno de los países que más afectado será por el calentamiento global, debido a su ubicación geográfica y a sus dos grandes sectores económicos ligados al clima: la agricultura y el turismo.

El panorama que pinta Mario Picazo para los próximos años no es muy optimista, aunque también dice que "podemos solucionarlo parcialmente para que no sea tan grave", y espera que a eso ayude la primera Ley de Cambio Climático cuya aprobación se está ultimando en el país.

Mario Picazo, meteorólogo, investigador y profesor en UCLA.

"Vemos una tendencia a la desertización. España es muy vulnerable, sobre todo el área del Mediterráneo donde las temperaturas han subido un 20% más que la media global. El 70% de España tiene probabilidad de sufrir algún proceso de desertización. No quiere decir que Asturias vaya a quedar desierta, pero podría ser más seca, Canarias ya lo es y, desde luego el sur peninsular podría sufrir mucha más desertización en el futuro", explica en la entrevista.

Según las predicciones de los modelos también se ha visto que para 2050 los recursos hídricos de España se van a reducir entre un 3 y un 7%. "Tendremos menos agua, y todo eso suma para que en general haya un proceso de degradación del suelo, que es un grave problema porque España es un país agrícola y los incendios podrían ser más devastadores, dependerá de la gestión que se haga de los bosques", expone el meteorólogo

El problema añadido, dice, es que sufrirá extremos meteorológicos: olas de calor muy intensas que podrán ocurrir también en mayo, junio o septiembre. Las DANAS que estaban muy localizadas en el Mediterráneo en otoño pueden darse en cualquier mes año. "Así que además de sequía y desertización tendremos más lluvias torrenciales que contribuyen más a esa desertización. Sé que suena dramático, pero todo está en el panorama de España para el futuro y es el momento de prepararse. Hay que actuar para que los efectos no sean tan contundentes tanto en la agricultura y ganadería como en la población", alerta.

España no ha sido un país de climas extremos, "pero empezamos a serlo", advierte el investigador, dado que los climas extremos cada vez están más extendidos por el planeta y ya no se circunscriben a zonas puntuales.

A pesar de las predicciones, Picazo considera que se puede hacer algo para que los efectos no sean tan "contundentes". La Ley de Cambio Climático, la primera en España, que se está ultimando, puede ayudar a ello. "La valoro mucho y habrá gente que diga que hemos llegado tarde o nos hemos quedado cortos, pero cuando has tenido durante muchos años una política de ahora sí y ahora no, ahora pongo renovables y ahora las quito, tienes un punto de partida bajo. Pienso que lo acertado no es pensar en el corto plazo, sino en cuál es el camino a seguir de aquí a 2070. Finlandia, Francia o Reino Unido están haciendo apuestas a largo plazo y ese es el camino a seguir, aunque haya que ir haciendo algunas modificaciones".

Ola de calor en Europa en 2019.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.