Confusión

El falso accidente de avión en Gran Canaria

Las diferentes partes implicadas en la supuesta caída al mar de una aeronave defienden su actuación

Una vez aclarado que en las proximidades de Gran Canaria no cayó ningún avión al agua el pasado jueves, se trató tan sólo de un remolcador que arrastraba una embarcación, llega el momento de las responsabilidades.Tanto Aena como la Delegación del Gobierno en esta comunidad autónoma negaron que desapareciera ningún avión del control aéreo. Por su parte, la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo (Aprocta) defiende su actuación y asegura que "el personal de navegación aérea trabajó perfectamente, el RCC (SAR) de salvamento marítimo trabajó perfectamente y hoy todos volverían a actuar igual".

"Ha caído un Boeing 737 en el agua y está flotando, por favor movilicen todos los medios disponibles". Con este mensaje, un trabajador de la torre de control del aeropuerto de Gran Canaria alertaba al servicio de emergencias 112 de un supuesto accidente.

A su vez, dicho servicio ratificaba en un mensaje de Twitter "la caída de un avión a dos millas de la costa de Gran Canaria a la altura de Jinámar. Se desconoce número de pasajeros". La noticia fue rápidamente difundida por todos los medios de comunicación convencidos de la veracidad del accidente, ya que procedía de una fuente oficial (el 112).

El remolcador confundido con un avión. El remolcador confundido con un avión.

Poco después, el centro coordinador de dicho servicio de emergencias descartaba el supuesto accidente. Confirmbaba que no había ningún percance aéreo y aseguraba que se trataba de un remolcador tirando de una embarcación.

AENA confirmaba que no había desaparecido ningún avión. También la Delegación del Gobierno en el archipiélago confirmaba que "se trata de un barco con problemas de escoramiento que desde la costa fue confundido con un avión y no falta ningún avión en el radar del control aéreo".

Aclarado el suceso, llega el momento de las responsabilidades. La sala del centro de control de tránsito aéreo de Canarias aseguró al Centro de Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 tras revisar todos los sectores, que todos los aviones en tráfico "estaban en frecuencia y se veían en radar", y que desde el aeródromo privado del Berriel, que gestiona el Club de Gran Canaria, no se había solicitado tampoco contacto para ningún tráfico, según desvela una conversación a la que ha tenido acceso Europa Press.

Aprocta asegura que el mensaje emitido desde la torre de control ha sido erróneamente atribuida a un controlador aéreo. Afirma que la publicación del mensaje de alarma en Twitter por el 112 de Canarias fue "el único error" en el protocolo seguido ante la sospecha de un posible accidente.

Según Aprocta, la llamada realizada mediante una terminal TETRA se llevó a cabo, en realidad, desde el centro de coordinación de operaciones del aeropuerto, que "no tiene relación alguna con ninguna dependencia de control aéreo".

Señala, además, que se actuó siguiendo los protocolos ante una situación así. "No hubo error al creer que podía tratarse de un posible accidente. No se puede despreciar nunca un aviso de este tipo y, en consecuencia, se ha de actuar rápido".

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.