Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. La entrevista de Carmen Porras

"Actualmente existe más tecnología de la que necesitamos"

Pablo Soto, director de Innovación para el sector turístico en Vodafone Business, no cree que "el modelo turístico tenga que reconvertirse o hacer una catarsis, pero sí adaptarse" 18 julio, 2021 Premium
  • "Subirse a la economía del dato es fundamental para generar experiencias personalizadas"
  • "Ya no existe el trabajo presencial ni el teletrabajo. Las empresas y las personas hemos descubierto formas de trabajar más flexibles"
  • "El móvil y otro tipo de gadgets que vamos a llevar encima dan un montón de posibilidades a la hora de ofrecer servicios  diferenciales"

"La tecnología no es un limitante" para cualquier proyecto que se quiera llevar a cabo, porque "actualmente existe más tecnología de la que necesitamos y lo que hace falta es encontrar todos los casos de usos necesarios", asegura Pablo Soto, director de Innovación para el sector turístico en Vodafone Business. Y en la industria del ocio ha encontrado numerosos espacios en los que se ha convertido en imprescindible. "Tiene un papel clave a la hora de ayudar al turismo a ser más sostenible", añade, pero también es fundamental para generar experiencias personalizadas y contribuir a adaptar el modelo turístico a las nuevas exigencias.

Teniendo en cuenta los cambios que ha introducido la digitalización del sector y las nuevas prioridades del turista, ¿cómo deben prepararse las empresas para atender sus necesidades?

La clave es subirse a la economía del dato. Todos llevamos un teléfono en el bolsillo y cada vez que planificamos un viaje o hacemos cualquier cosa, buscamos información en este dispositivo, entonces es muy importante que las empresas del sector sean capaces de encontrar esas pistas que vamos dejando. Subirse a la economía del dato es fundamental para generar experiencias personalizadas, hay que conocer al cliente y con los medios digitales es más fácil porque vamos dejando mucha información. En lo que se refiere a temas estructurales relacionados con la COVID, la seguridad sanitaria ha venido para quedarse. A lo mejor se van relajando algunas cosas, como las mamparas de protección o la distancia de seguridad, pero el autocheckin y llaves inteligentes, o en el móvil, pueden tener sentido.

¿En qué medida la digitalización influirá en la transformación del modelo turístico en España?

El modelo turístico de España de sol y playa es muy sólido. Tenemos un gran patrimonio cultural, además de un clima y unas playas espectaculares que suponen una ventaja respecto a otros destinos. No creo que el modelo tenga que reconvertirse o hacer una catarsis, pero sí adaptarse e intentar atraer a otro tipo de turista, aprovechando el sol y la playa. El segundo Estudio del Instituto de la Digitalización del Turismo Vodafone Business-CETT concluye que, en la decisión del destino, destacan criterios como conocer ciudades, la cultura o la gastronomía. Desde los destinos se está haciendo muy buen trabajo para aumentar la estancia media, el ticket medio, que se consuman productos de proximidad, que la gente no se quede solo en las costas… Ahí la tecnología tiene que ayudarnos, por un lado, a ser más sostenibles, y también a conocer el target al que nos queremos dirigir.

El papel de la tecnología en este cambio de modelo es ayudar a que no solo se nos escoja como sol y playa, que eso es algo que seguirá pasando y que es fantástico, pero que también se unan opciones como la cultura, la gastronomía, las ciudades…

En el último año se ha producido una revolución en el puesto de trabajo. ¿Cómo evolucionará el teletrabajo? ¿Va a suponer un antes y un después para muchas empresas?

Ya no existe el trabajo presencial ni el teletrabajo. Ahora estamos en una fase en la que las empresas y las personas hemos descubierto nuevas formas de trabajar, mucho más flexibles y eficaces, que permiten tener una mejor conciliación y mejoran la calidad de vida. Esto viene para quedarse en todo el mundo.

Todo está apalancado en tecnologías como el 5G, el trabajo en la nube o las herramientas de colaboración y, por tanto, con una mesa y una silla, todo el mundo puede tener una oficina en su casa

Se va a producir un fenómeno que se conoce como talento deslocalizado. Es decir, personas que viven en Madrid, en Barcelona o en Paris, por ejemplo, que son ciudades relativamente caras, preferirán trabajar en pueblos costeros de Baleares, Canarias o Andalucía, donde los costes de vida son más contenidos, donde la calidad de vida es mejor, donde hay sol, playa… Esto ha venido para quedarse y es una buena oportunidad para el sector, en especial para los hoteles, ya que genera estancias más largas. Una persona igual trabaja seis meses en Fuerteventura, otros seis en Ibiza, cuatro en Cádiz y después dos semanas a Madrid.

Pablo Soto es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de La Coruña, Executive MBA por la Escuela de Negocios de Vigo (IESIE), ha trabajado como ejecutivo de grandes cuentas en empresas tecnológicas y hace más de siete años se incorporó a Vodafone Business.

¿Cómo puede contribuir la tecnología a la mejora de la sostenibilidad, uno de los grandes retos de la industria turística?

La tecnología tiene un papel clave a la hora de ayudar al turismo a ser más sostenible. Todo lo que tiene que ver con internet de las cosas está pensado en la sensorización de los espacios, que, a su vez, permiten controlar los consumos de un establecimiento. Supongamos un hotel que tiene orientación sureste, el sol va girando por el edificio, automáticamente los sensores que tiene desplegados se van adaptando a la temperatura de la climatización, a la incidencia que tiene el sol y no será necesario poner todo el establecimiento a 22 grados. También va a ayudar en la gestión de grandes espacios verdes o zonas comunes. Todo el mundo trabaja con riegos de goteo y utiliza incluso agua de segundo o tercer reciclado para el riego, pero con sensorización se puede saber exactamente la cantidad de agua necesaria. La tecnología, internet de las cosas en este caso, va ayudar a automatizar esos procesos, a hacer más eficientes los costes y a que seamos más sostenibles porque lo hace con mucha precisión.

¿El despliegue del 5G obligará a una adaptación de las infraestructuras en hoteles y demás establecimientos?

El despliegue del 5G va a ser como el de las versiones anteriores, el 3G y del 4G, el gran esfuerzo lo tenemos que hacer los operadores, llevando la infraestructura. El 5G es un habilitador de otras tecnologías, como la realidad aumentada o la realidad mixta, y el hotelero no va a tener que invertir en el mismo, solo en las tecnologías. Imaginemos una experiencia como en el supermercado de Amazon Go, entras en el hotel y directamente por biometría facial te asignan la pensión completa, media pensión, alojamiento-desayuno, la llave del hotel llega directamente al wallet y te puedas mover libremente sin tener que firmar ni presentarte para pedir una Coca Cola, simplemente se necesita tu biometría, y todo se va metiendo en la minuta final del establecimiento. El hotel no tiene que invertir en 5G, pero tendrá que hacerlo en biometría.

Por tanto, la planta hotelera no debería de tener que hacer una inversión potente en 5G, salvo que quiera trabajar en temas muy de red suya. Ahí, si quiere trabajar con todas sus comunicaciones corporativas basadas en 5G, sí tendrá que hacer inversión como hace actualmente en fibra.

El teléfono móvil es una herramienta de ocio y de trabajo esencial hoy en nuestra sociedad. Contiene documentos, la agenda, la tarjeta de embarque del avión, se puede utilizar como llave para entrar en la habitación del hotel, ahora el certificado verde digital… ¿Qué más podría incorporar en el futuro?

Es un ejemplo muy manido, pero el móvil que llevamos en el bolsillo tiene más tecnología que los ordenadores que mandaron las primeras naves a la luna. De cara a próximas incorporaciones, me imagino cualquier cosa, como podría ser llegar a un destino extranjero, con un idioma desconocido, y que el móvil vaya haciendo la traducción de los carteles que voy encontrando desde que me bajo del avión, la traducción con el taxista para que me lleve al hotel, tener en él la llave, incluso un avatar ultrarrealista que funcionase como butler [mayordomo] del hotel y que yo me comunicase con la recepción a través de él en lugar de la terminal que hay en la mesa de noche. El móvil y otro tipo de gadgets que vamos a llevar encima dan un montón de posibilidades a la hora de ofrecer servicios completamente diferentes y diferenciales. El corazón del hotel pasará del PMS al móvil del usuario.

Con frecuencia hablamos del futuro de la digitalización, pero el futuro ya está aquí. Hace unos días vimos el primer vuelo comercial al espacio, la misión del dueño de Virgin Group, Richard Branson, que puede ser el inicio de los viajes turísticos espaciales.

De hecho, cada vez que viene la gente a Vodafone, a colaborar con nuestro Ecosistema de Innovación abierto, siempre les comento que actualmente existe más tecnología de la que necesitamos y lo que hace falta es encontrar todos los casos de usos necesarios.

La tecnología no es un limitante, no conozco ningún proyecto, ningún nuevo servicio, ningún tipo de automatización de procesos, que no hayamos podido realizar porque no exista la tecnología

Las cosas que parecían impensables hace dos años están ocurriendo hoy. Todo va muy rápido, las necesidades de nuestros usuarios son muy cambiantes, cada vez son más exigentes, entonces tenemos que estar atentos a ellos, a sus peticiones, y trabajar en hacer lo que ellos nos piden porque la tecnología no va a ser un limitante. Está disponible y hay que encontrar cómo utilizarla de manera adecuada.

Avatar redactor Carmen Porras Núñez Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.