Edición España. Según un estudio de ACEVIN

El enoturismo, entre los productos que mejor se recuperan tras la COVID-19

16 octubre, 2021
  • El gasto del enoturista continúa en ascenso y se sitúa en 173,12 euros al día, lo que supone 424,14 euros por estancia
  • Cada vez son más quienes pernoctan en destino frente a los que realizan solamente una excursión
  • El tipo de alojamiento elegido presenta un cambio: los hoteles han sido superados por los establecimientos rurales

El enoturismo ha sido uno de los productos más solicitados y valorados por los viajeros coincidiendo con la reactivación del turismo tras el confinamiento provocado por la pandemia de la COVID-19. Entre los datos que evidencian la recuperación de este producto, se encuentra el gasto medio por persona, que se sitúa en 173,12 euros por persona y día, 11,07 euros más respecto al estudio anterior, según las conclusiones del 'Análisis de la demanda turística’, realizado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) a través del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España, que analiza el periodo comprendido entre el segundo semestre de 2020 y el primero de 2021.

El citado estudio, que analiza aspectos como los destinos elegidos, las motivaciones del viaje, el perfil sociodemográfico del visitante, la duración de la estancia en destino o el gasto, destaca que el gasto medio del enoturista sigue siendo superior al del turista general extranjero (147 euros al día, según la encuesta Egatur del INE) y al del nacional (43 euros al día, según datos de Familitur).

Dicho indicador, unido a otro de los parámetros analizados, como el tiempo de estancia en destino, permite conocer el gasto medio en estancia. Teniendo en cuenta que ésta es de 2,45 días (también ha crecido con respecto al periodo anterior), la cifra del desembolso medio total en estancia alcanza los 424,14 euros.

El estudio señala que continúa el aumento de las pernoctaciones, al pasar del 62,94% al 66,07%. Cada vez son más los ciudadanos que duermen en destino frente a quienes realizan solamente viajes de excursión.

El tipo de alojamiento elegido presenta un cambio: los hoteles han sido superados por los establecimientos rurales, algo que solo había ocurrido en el análisis de 2019. El 22,10% de los visitantes han elegido esta opción, frente al 18,60% que lo hizo en el periodo anterior.

También ha aumentado el porcentaje de quienes han optado por quedarse en casas de amigos o familiares (20%), que se sitúan como la segunda opción. Por detrás quedan ahora los hoteles de cuatro estrellas, elegidos por el 17,89% de los enoturistas, frente al 22,20% que lo hizo en el anterior periodo estudiado.

Respecto al perfil de este viajero, siguen predominando los desplazamientos en pareja (el 49,95%), seguidos por grupos de amigos y los grupos organizados. El tamaño medio del grupo durante estos meses ha sido de 3,35 personas.

Asimismo, el análisis percibe un incremento de las personas que viajan solas (llegan al 4,65%) y de las familias con niños (12,14%), lo que, de acuerdo con el estudio, indica que el enoturismo se contempla cada vez más como alternativa vacacional familiar.

Como ocurría en los estudios anteriores, este informe muestra un nuevo aumento del público femenino: el 57,71% son mujeres, mientras que los hombres representan el 42,29%. Los grupos de edad más presentes son los situados en las franjas de entre 36-45 años (32,99%) y entre 46-55 años (28,15%).

En cuanto a las motivaciones principales, la visita a bodegas ha pasado durante estos últimos meses al segundo lugar (elegido por el 37,85%), siendo el ocio y las vacaciones la primera de las razones, con el 39,04%. En este modelo de turismo priman los entornos rurales y menos masificados, espacios a los que los españoles han dado prioridad tras el confinamiento.

Todos los medidores del nivel de satisfacción han aumentado, con una puntuación media global de 8,92 puntos sobre 10, una de las más altas de entre todas las propuestas turísticas de nuestro país. De ahí también que el 99,49% de los enoturistas manifiesten que recomendarían el viaje a cualquiera de los destinos de las actuales 34 rutas que forman parte de la marca.

La digitalización

El informe pone de relieve la creciente importancia del entorno digital tanto a la hora de reservar el viaje como en la promoción del destino. La página web y el e-mail son los canales más utilizados para realizar una reserva (54,18%). Además, desciende el número de visitantes que acuden a las Rutas de Vino sin reserva previa, lo que indica que este viajero va adquiriendo un carácter más planificador.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.