Por la modificación del Plan de Usos

Casi 400 edificios catalogados de Ciutat Vella podrán albergar un hotel

Ciutat Vella tiene 380 edificios catalogados con categoría B que podrán albergar un hotel, según la modificación del Plan de Usos --que regula la actividad económica y comercial-- de este distrito de Barcelona que este miércoles ha aprobado la Comisión del Gobierno municipal de CiU tras pactarla con el PP, ha dicho en rueda de prensa la concejal de Ciutat Vella, Mercè Homs.

En los próximos días se abrirá a exposición pública y podría entrar en vigor en verano, y la edil lo ha justificado para introducir ajustes necesarios para adaptarse a la crisis "sin romper el equilibrio" de la convivencia vecinal y turística, y ha defendido que se abren nuevas oportunidades económicas, como rehabilitar edificios tipo B, de singular valor pero que han sufrido cambios.

Para implantar un hotel en un edificio tipo B deben usarse sólo para este fin y con un número máximo de 100 plazas, que asciende a 200 en las zonas perimetrales de la Barceloneta, Pla de Palau, alrededor del Mercado del Born, Ciutadella, paseo Lluís Companys, Via Laietana, Portal de l'Àngel, La Rambla y el eje de La Rambla del Raval.

Para estos casos los proyectos deberían ser aprobados dos veces por el pleno, tramitándose primero una modificación del Plan General Metropolitano (MPGM) y después un plan especial urbanístico, ante lo que Homs ha asegurado: "No encontraremos ningún otro hotel en el distrito que no sea sometido a estas dos aprobaciones".

Casi 400 edificios catalogados de Ciutat Vella podrán albergar un hotel

También se permitirán hoteles en las zonas más perimetrales con un máximo de 200 plazas y sin la obligación vigente --hasta ahora debían cerrarse establecimientos para abrir nuevos--, lo que será posible en paseo Colom, Drassanes, Paral·lel, rondas de Sant Pau y Sant Antoni, plaza Universitat, Pelai, plaza Catalunya, Fontanella, Urquinaona y Trafalgar.

Homs ha asegurado que no ponen un número límite a abrir hoteles, pero ha lanzado un mensaje a los vecinos críticos con el aumento de la presión turística, a los que será presentada la modificación del Plan de Usos esta tarde: "Absoluta transparencia para cualquier nueva implantación hotelera, y democrática, porque será el pleno el que la otorgará".

Ha asegurado que no tienen proyectos de nuevos hoteles y, al insistírsele por la presión del sector hotelero, ha afirmado que no tienen cuantificados comentarios informales o en órganos de participación, pero le consta que hay interesados en cómo abrir nuevos hoteles, y que se han reunido "las veces que haga falta", al igual que con vecinos y comerciantes.

Sin densidad máxima para los hoteles

Los cambios también son sobre la densidad --si la saturación de un tipo de establecimiento impide abrir nuevos a su alrededor--: se mantiene la prohibición de abrir pisos turísticos, para los nuevos hoteles no existe --siempre que cumplan los supuestos citados-- y para ampliar los existentes se elimina, pero se dobla de 50 a 100 metros para actividades como los autoservicios.

Homs ha justificado, en el caso de los hoteles, que "no es que esté saturado el tema hoteles"; que con el plan vigente ya no existía para ellos la densidad --excepto en movimientos de plazas--, que no tiene nada que ver lo que genera en su entorno para los vecinos con los apartamentos turísticos, y que pretenden favorecer actividades concretas para buscar un equilibrio. 

Según publicó HOSTELTUR noticias de turismo en Hoteles en Barcelona, un sector en ebullición, el turismo ya representa el 14% del PIB de la economía barcelonesa. La ciudad habrá abierto 60 hoteles nuevos durante el período 2008-2014 a pesar de la crisis económica que afecta a España, según ha confirmado el Gremio de Hoteles de Barcelona.

Sobre pisos turísticos, se introduce la obligación en 6 años de agrupar las licencias --hay 613-- en edificios exclusivos para no molestar a los vecinos, lo que decayó en la tramitación del anterior Plan de Usos, y la última noticia de esta voluntad fue en 2010, cuando el gobierno de PSC e ICV-EUiA estaba pendiente de un decreto del Govern para fijarlo por ordenanza.

Además, se permitirán aperturas de restauración en algunas zonas, a veces con restricción horaria, y actividades musicales en el Port Olímpic, para lo que se han creado nueve áreas de tratamiento específico y se ha modificado una décima; quedan excluidos La Rambla, donde se prevé un plan especial, y otras zonas con elevadas densidades, como Joaquim Costa y Nou de la Rambla.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.