Edición España. Reglas de propiedad y control extranjeras detrás de la decisión de la aerolínea de cotizar solo en Dublín

Ryanair abandona la Bolsa de Londres por el Brexit

23 noviembre, 2021

Ryanair abandonará definitivamente la Bolsa de Valores de Londres debido a las reglas de control y propiedad extranjera que aplica el Reino Unido después del Brexit, tal y como anunció a principios de este mes, al presentar los resultados de su segundo trimestre y primer semestre de su año fiscal que terminó el pasado 30 de septiembre. El pasado año 2020, la low cost irlandesa anunció el bloqueo a partir de enero de 2021 de la venta de acciones ordinarias a los ciudadanos de terceros países, lo que incluía al Reino Unido. Con ello garantizaba que la propiedad continuara mayoritariamente en manos de accionistas de la Unión Europea, conservando así los derechos de licencia y vuelo dentro de la UE, pero ha provocado una caída en los volúmenes de negociación.

La low cost irlandesa, que ahora solo cotizará en Dublín, ha informado de que su última jornada en el parqué británico más importante será el 17 de diciembre próximo.

"Como se indica en nuestros resultados provisionales, y tras la posterior participación de los accionistas, Ryanair ha decidido solicitar la cancelación de la cotización en Londres", dijo la compañía en un comunicado, agregando que “el volumen de negociación de las acciones en la Bolsa de Valores de Londres no justifica los costes relacionados con dicha cotización y admisión a negociación, y para consolidar la liquidez comercial en un mercado regulado en beneficio de todos los accionistas".

Ryanair informó de que ya ha hecho la notificación formal a la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido y que se eliminaría oficialmente de la lista a las 8 a.m. del 20 de diciembre. A principios de este año, Ryanair afirmó que el alejamiento de cotizar en Londres era "consistente con una tendencia general de negociación de acciones de empresas de la Unión Europea después del Brexit".

La aerolínea afirmó que, por otra parte, también tiene que ver era un problema "potencialmente más grave" porque las normas de la UE exigen que las aerolíneas sean propiedad mayoritaria de ciudadanos de la UE. Ryanair tiene su cotización principal en Dublín, Irlanda , y anteriormente hizo que algunos inversores del Reino Unido vendieran acciones este año para cumplir con las reglas.

“Tras la cancelación de la cotización en Londres, la empresa seguirá cotizando en el mercado regulado de Euronext Dublin, que ofrece a los accionistas el más alto estándar de protección, incluido el cumplimiento del código de gobierno corporativo del Reino Unido”, agregó la aerolínea.

Michael O'Leary, el consejero delegado del Grupo Ryanair, ha afirmado que la medida era, lamentablemente, “una consecuencia inevitable del Brexit". Explicó que, si bien la UE y el Reino Unido llegaron a acuerdos que aseguraron que los vuelos pudieran continuar ininterrumpidamente, el Reino Unido no pudo asegurar enmiendas a las reglas de propiedad extranjera.

En tal sentido, las aerolíneas que no retuvieran pertenecen a la UE no pueden operar vuelos entre otros países europeos, y aunque Ryanair tiene su sede en la UE, el 45% de sus acciones están en los Estados Unidos, lo que obligó a tener que disuadir a otros inversores, según The Guardian.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.