Edición España. Estimaciones de Raúl González, CEO de Barceló Hotel Group para EMEA

Crisis energética y de suministros e inflación, tormenta perfecta para 2022

El temor a la nueva variante Ómicron ya ralentiza la recuperación 16 diciembre, 2021
  • Los presupuestos de Barceló para 2022 contemplan "un incremento del 20% en el gasto energético, pero es que ahora mismo ya se ha duplicado"
  • Ligar la subida salarial al alza del IPC puede convertir un problema en principio coyuntural en uno sostenido en el tiempo, según González
  • Se han producido pocas transacciones porque no ha habido ajustes de precios, además de rápidas recuperaciones al levantar restricciones

La elevada inflación, en principio coyuntural, se suma a la crisis energética y de suministros que ya presionan los costes de los hoteles, que siguen sin vivir su mejor momento. Así lo ha constatado Raúl González, CEO de Barceló Hotel Group para EMEA (Europa, Oriente Medio y África), quien ha explicado que los presupuestos de la cadena para 2022 contemplan “un incremento del 20% en el gasto energético, pero es que ahora mismo ya se ha duplicado. De este modo el coste de suministros, que ya supone en torno a un 10% de los costes de un hotel, va a ser sustancialmente superior; y a él se suman unos costes de materias primas disparados, que ya de por sí suponen el 30%, y encima con problemas de suministro”. Por ello propone desligar las subidas salariales del alza del IPC.

Raúl González no quiere que “la plantilla pierda poder adquisitivo, pero aplicar la subida del IPC puede convertir un problema en principio coyuntural en uno sostenido en el tiempo. Porque si suben los salarios en la misma proporción -no olvidemos que el coste de personal representa en torno al 50% de los costes de un hotel-, ese alza habrá que trasladarla al precio, entrando así en un círculo vicioso al traducirse en más inflación y, de nuevo, más subidas salariales”.

"Canarias no está notando tanto la ralentización de la recuperación porque tiene menos incidencia del virus que en sus mercados de origen", como ha explicado Raúl González.

En palabras de González, “subir los salarios de acuerdo al alza del IPC supondría convertir una situación en principio coyuntural en una estructural. Ya llegará el momento para ordenarlo, pero evitando entrar en una espiral que no se sabe a dónde nos puede llevar. Tenemos que valorar pros y contras de posibles medidas al respecto en conversaciones con todas las partes”.

Características de esta crisis que no se habían visto en otras

El CEO de Barceló para EMEA ha subrayado tres características de esta crisis que le han sorprendido a él mismo porque no se habían producido en otras anteriores. Así, en primer lugar, “en las transacciones hoteleras de 2021 no ha habido ajustes en precio, cuando si existe incertidumbre en el mercado el inversor suele ser más exigente”.

Ese mantenimiento de precios preCOVID, que ha dificultado las operaciones, se ha debido a “los bajos tipos de interés, que han consolidado a los hoteles como alternativa de inversión al ofrecer un retorno superior al interés que están dando los bancos. Porque no hay duda de que el dinero necesita ser invertido, presiona al alza, y además existe un convencimiento generalizado de que el sector va a salir fortalecido de esta crisis: el turismo vacacional ya lo ha demostrado con su demanda creciente, aunque haya más dudas acerca de la recuperación del urbano y el corporativo”.

Además, según ha añadido, “los préstamos ICO han servido de sostén para mucha gente, porque mientras tiran de ellos no venden gracias a esa asistencia financiera. A ver qué pasa cuando haya que devolverlos. Algunos ya dicen que no habrá que hacerlo, pero entonces haberlo llamado subvención desde el principio. En cualquier caso, mientras estén vigentes habrá poca actividad de compra-venta a no ser que sea a precios muy altos”.

La segunda característica propia de esta crisis es la rápida recuperación que se produce cada vez que levantan las restricciones a la movilidad: “En cuanto se puede volver a viajar, los aviones se colocan corriendo por la necesidad de las propias empresas turísticas”.

A ello se suma, como tercer elemento característico, el mantenimiento de los precios, “e incluso en algunos destinos han subido, lo que no suele ocurrir”. Por ello prevé que “cuando se recupere totalmente la actividad se producirá una subida de precios porque hay mucha demanda deseosa de viajar. De hecho nunca ha habido tanto afán”.

Ómicron ralentiza la recuperación, aunque la alegría (y las penas) van por barrios

Mientras la actividad turística en el Caribe continúa siendo mejor que en 2019, al igual que en Oriente Medio, no así en Asia, muy condicionada aún por las limitaciones en un emisor como China, en Europa ya se ha producido “una paralización de las reservas, principalmente en los mercados centroeuropeos por el temor a la nueva variante Ómicron”.

En España, como ha reconocido González, “esta tendencia nos llega de una manera más tardía, porque además estaba yendo francamente bien: a 24 de noviembre las reservas para diciembre ya se situaban 20 puntos por encima de la misma fecha de 2019, pero ahora sólo cinco puntos. Llevábamos una tendencia de crecimiento de entre tres o cuatro puntos mejor por semana y ahora a cada semana que pasa baja el mismo número de puntos. Todo ello con datos no comparables porque ahora tenemos más hoteles”.

Sin embargo Canarias, según ha destacado el directivo de Barceló, “no lo nota tanto porque tiene menos incidencia del virus que en sus mercados de origen, por lo que si no hay restricciones el turista se anima a viajar porque considera que tiene menos posibilidades de contagiarse mientras disfruta del buen tiempo”.

“Más del 50% de reservas se realiza con menos de siete días de antelación y sin saber qué va a pasar es muy complicado gestionar”

En suma, González percibe “una tendencia positiva a pesar de los vaivenes, aunque los datos sean peores que hace un mes. Pero esperamos que las cosas vuelvan poco a poco a su cauce, porque los índices en Europa ya están bajando”. Siempre siguen la misma tónica: “Se produce un acelerón de contagios, suben mucho y luego tienden a remitir. Ahora España está al alza y confiamos en que en un par de semanas se alivie. Certezas no hay, pero sí previsiones”.

Más noticias sobre Barceló Hotel Group en:

- HIP y Barceló reabren el Fuerteventura Mar tras una inversión de 12 millones de euros

- Barceló incorpora la gestión de un hotel boutique en Silicon Valley

- Barceló abre su quinto hotel en Barcelona

- Barceló tras la crisis: cancelar deuda y crecer con recursos propios

Y ha finalizado asegurando que “a 15 de diciembre la previsión de recuperación que manejamos -el turismo vacacional en 2023 y el urbano un año después- no se ha visto alterada, aunque todo depende de si se producen más olas, en cuyo casotendríamos que corregir esa estimación. Obviamente la recuperación que preveíamos para los meses de diciembre a febrero se ha ralentizado”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.