El presidente de Iberia Sánchez-Prieto fijó posición sobre lo que significa la unión con Air Europa

Madrid, rezagado en el acceso al que será el mayor mercado emisor del mundo

El máximo ejecutivo planteó el riesgo de truncar el desarrollo del Aeropuerto de Madrid-Barajas como hub 18 enero, 2022

El principal mercado emisor de turistas y viajeros se está situando en el sudeste asiático. De aquí al año 2030, unos 2.400 millones de personas se van a incorporar al nivel de clase media o por encima. Pensemos cómo de grande es el tamaño de ese pastel: con España, incluyendo Madrid y Barcelona, el porcentaje de asientos que están destinados a esa región es ahora mismo el 5% mientras que, en otros hubs europeos como Ámsterdam, París, Frankfurt, ese porcentaje está por encima del 25%. Es decir que, en esa partida global, el hub de Barajas se está rezagando y se quedará atrás si no somos capaces de desarrollar un operador fuerte que sea capaz, a su vez, de desarrollar ese hub”.

El presidente de Iberia, Javier Sánchez Prieto, ha puesto en números lo que significará que no se desarrolle el potencial total como hub que tiene el Aeropuerto de Madrid-Barajas, durante el debate sobre transporte aéreo en el VIII Foro Hotusa, en el que intervino junto a sus homólogos de Ryanair, Eddie Willson; de Easyjet, Johan Lundgren; y de Aena, Maurici Lucena; moderado por el economista Josep Piqué, quien formuló al máximo ejecutivo de la aerolínea española una pregunta adicional sobre la posición de la compañía ante las noticias recientes del Gobierno español de que considera convertir deuda en capital y quedarse con una cuota de Air Europa (vea: El Gobierno estudia quedarse con una participación del 40% en Air Europa).

En tal sentido, Sánchez Prieto ha señalado que se reafirma en que “para el hub de Madrid y para su desarrollo como hub, no podría haber mejores noticias que el hecho de que esta operación se produjera. Hemos de pensar que jugamos en un tablero global y que Europa se está convirtiendo hoy en día en el museo del mundo, con una capacidad de producción y una capacidad de explotación de materias primas limitada”.

En cuanto a la evolución de la operación de compra, Sánchez Prieto situó su respuesta en dos perspectivas, admitiendo que, desde la perspectiva del propio proceso, "estamos jugando el partido muy justo en estos momentos y todavía no tenemos claro cuál va a ser el desenlace". No obstante, desde la perspectiva de la consolidación de la industria, reiteró que para su matriz, International Airlines Group (IAG), y para Iberia, la operación es muy positiva.

"Es público que la vicepresidenta primera del Gobierno decía el otro día que el Estado puede estar en disposición, e incluso en necesidad, de dar un apoyo a la compañía. No nos olvidemos que a día de hoy es el principal acreedor de Air Europa". Sin embargo, puso entonces en cifras lo que significa el mercado asiático -un objetivo claro de Iberia- y el riesgo que corre el país de quedar fuera de esa carrera, tanto como destino del que será el mayor emisor del mundo y con un alto poder adquisitivo como dar acceso al mercado español y al resto de europeos a través de Madrid.

"Siempre hay un miedo de que una fusión sea negativa para los consumidores, pero es al revés, se ha demostrado que nuestro sector es super competitivo en materia de precios, y compañías como Ryanair y EasyJet aquí presentes nos lo han demostrado. Somos un sector muy competitivo por el mercado y creo que, desde la perspectiva de la oferta, el hecho de que una operación como esta no se realice lo único que haría es reducir las posibilidades de desarrollo del hub y también del acceso de los consumidores a muchos otros mercados”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.