Un análisis de Esther Mascaró

Pololikashvili quiere dar de baja a Rusia como miembro de la OMT

Pide por Twitter a los Estados Miembros que "consideren suspender la membresía de la Federación Rusa". Ni el secretario general ni los Estados Miembros pueden hacerlo en realidad, si no es constituidos en Asamblea General, que no ha sido convocada 28 febrero, 2022

Este domingo el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, lanzaba un tuit inusual en un cargo de una agencia de Naciones Unidas. Pedía, a través de Twitter, a los Estados Miembros de la OMT, que "consideraran la suspensión de la membresía de la Federación Rusa". El tuit, con grafismo y diseño, dejaba descolocados a los conocedores de los mecanismos de funcionamiento de la OMT, ya que ni el secretario general puede dar de baja a un miembro, ni pueden hacerlo los Estados Miembros, a no ser que sea convocada una Asamblea General que, en este caso, debería ser extraordinaria, y que tampoco ha sido convocada. El tuit de Pololikashvili fue emitido desde su cuenta personal, con diseño y grafismo, y sin logo de la OMT.

El tuit de Pololikashvili sorprendía, primero, por su formato tan poco habitual, con diseño, grafismo y sin el logotipo de la OMT.

Pololikashvili ponía en copia, además, a las cuentas del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski (@ZelenskyyUa) y la cuenta oficial de Ucrania (@Ukraine), que es un Estado Miembro de la OMT, pero no ponía en copia al presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin (@KremlinRussia_E), ni a la cuenta de la embajada de Rusia en España (@EmbajadaRusaES), cuyo embajador es el representante del país ante la OMT.

Unas horas antes, el sábado, el secretario general de la OMT había lanzado otro tuit alusivo a la guerra de Rusia contra Ucrania, en el que hacía un llamamiento "a ser todos ucranianos" y que, en este caso sí, seguía el formato habitual de los tuits de Pololikashvili como secretario general de la OMT, a pesar de haber sido lanzado también desde su cuenta personal, pero sin diseño y grafismo, como suele hacerlo: contenido del tuit y una fotografía más o menos institucional.

Lo curioso del tuit que pide a los Estados Miembros que consideren dar de baja a la Federación Rusa como miembro de la OMT son varias cosas, según las fuentes consultadas por HOSTELTUR entre personas y altos cargos cercanos y conocedores de la OMT:

- Si bien una declaración política contra la guerra es habitual y aconsejable desde un organismo como la OMT, cualquier otra consideración más allá estaría fuera de lugar, según las fuentes, puesto que no es el cometido de esta agencia de Naciones Unidas que sirve, precisamente, para tender puentes.

- Ni siquiera Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, ha pedido que se dé de baja a la Federación Rusa de la ONU, a pesar de que ha condenado las acciones de Rusia.

- El secretario general no puede dar de baja a un miembro de la OMT, y es totalmente inusual que aliente a los Estados Miembros a hacerlo.

- Los Estados Miembros podrían decidir dar de baja a la Federación Rusa si fuera convocada una Asamblea General, en esta caso extraordinaria, porque se reúne cada dos años y la última tuvo lugar en noviembre en Madrid. La Asamblea General Extraordinaria no ha sido convocada.

- La Asamblea General Extraordinaria puede ser convocada por decisión del Consejo Ejecutivo o a petición de la mayoría de los Estados Miembros de la organización, pero no por el secretario general, quien solo sería el responsable de, dado uno u otro caso, convocarla formalmente.

- Si los Estados Miembros se reunieran en Asamblea General Extraordinaria y vieran la propuesta de baja de la Federación Rusa, deberían aprobarla por una mayoría de dos tercios de los votos.

- Finalmente, las fuentes consultadas coinciden en que quizás no sea lo más inteligente, en este momento, romper todos los puentes con Rusia.

A partir de todos estos puntos, la pregunta que se plantea es esta:¿cómo pretende Pololikashvili que su propuesta lanzada a través de Twitter a los Estados Miembros se haga realidad, si es que lo pretende?

Frangialli, extrañado y alarmado

El ex secretario general de la OMT Francesco Frangialli es uno de los sorprendidos ante el tuit de Pololikashvili. "Dejar constancia de que la agresión de Rusia va en contra de los intereses del turismo es una cosa, y es bienvenida; pero atribuirse el derecho de suspender a un miembro, es algo distinto" ha dicho en declaraciones a HOSTELTUR.

Frangialli coincide con otras fuentes consultadas en que "legalmente hablando es solo un anuncio sin efecto práctico, ya que se trata de una decisión que no tiene capacidad para tomar". Sería impensable, explica Frangialli, que la suspensión o no de un Estado Miembro fuese decisión del secretario general y que pudiera tomarla a su discreción, sin control de los demás miembros.

"Pienses lo que pienses de la actitud de Rusia, no tienes derecho, como secretario general de la OMT, a tomar este tipo de decisiones en solitario", reflexiona Frangialli. La membresía de un Estado es competencia "estrictamente" de la Asamblea General, recuerda, no del secretario general, "sin siquiera referirse al Consejo Ejecutivo, que es quien tiene la responsabilidad de tomar algunas decisiones urgentes entre dos sesiones de la Asamblea".

"Sería interesante saber qué piensa de ello el Ministerio de Asuntos Exteriores de España --dice el ex secretario general--, puesto que España es la depositaria de los estatutos de la OMT"

Cortar todos los puentes

Un peligro que ve Francesco Frangialli, y otras fuentes consultadas, en el tuit de Pololikashvili llamando a la suspensión de Rusia, es que finalmente "sin ningún motivo real", Rusia pueda desligarse de la OMT por decisión propia. La llamada de Pololikashvili "podría irritar también a un país como China", que también es miembro de la OMT.

Frangialli compara la actitud de Pololikashvili con la de Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, de la que es una agencia la OMT. "Guterres condenó valientemente la agresión de Rusia a Ucrania --asegura Frangialli--, a pesar del hecho de que Rusia es un miembro permanente del Consejo de Seguridad [de la ONU]".

Según Frangialli, Guterres "dejó claro que la actitud de Rusia estaba en contra de los principios en que se basa Naciones Unidas", pero se paró ahí, añade, y "no actuó en contra de los estatutos de la organización de la que es responsable".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.