Los problemas se han detectado en los Sistemas Globales de Navegación por Satélite (GNSS)

EASA advierte sobre interferencias en la navegación alrededor de Ucrania

La agencia destaca que, en este momento, el problema detectado no se considera una condición que justifique la acción de la Directiva de Seguridad (SD), si bien lanza la advertencia 23 marzo, 2022

La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) ha publicado un Boletín de Información de Seguridad (SIB, por sus siglas en inglés), advirtiendo de problemas con los Sistemas Globales de Navegación por Satélite (GNSS) en el contexto actual de la invasión rusa de Ucrania, en concreto, la interrupción del sistema global de navegación por satélite que conduce a la degradación de la navegación/vigilancia por interferencias.

El SIB propone acciones de mitigación a ser tomadas por las Autoridades Aeronáuticas Nacionales, Proveedores de Servicios de Navegación Aérea y operadores aéreos para atender problemas que han aumentado en áreas geográficas aledañas a la zona de conflicto -el spoofing (técnica de interferencia intencionada en la que un dispositivo transmite una señal análoga a la del satélite) y/o jamming (técnica de interferencia intencionada para suplantar la señal).

La información va dirigida a las Autoridades Nacionales de Aviación (NAA), Proveedores de Servicios de Navegación Aérea (ANSP) y operadores aéreos.

La EASA informa de que, en el contexto actual de la invasión rusa de Ucrania, el problema de las interferencias y/o posibles suplantaciones de los sistemas globales de navegación por satélite (GNSS) se ha intensificado en áreas geográficas que rodean la zona de conflicto y otras áreas.

Galileo, el satélite europeo

Eurocontrol, la Red de Analistas y los informes de datos de fuente abierta analizados por EASA indican que, desde el 24 de febrero de 2022, hay cuatro áreas geográficas clave donde se ha intensificado la suplantación y/o interferencia de GNSS, a saber:

Región de Kaliningrado, mar Báltico circundante y Estados vecinos;

Este de Finlandia;

El Mar Negro; y

El área del Mediterráneo Oriental cerca de Chipre, Turquía, Líbano, Siria e Israel, así como el norte de Irak.

Los efectos de la interferencia y/o posible suplantación del GNSS fueron observados por las aeronaves en varias fases de sus vuelos, lo que, en algunos casos, provocó cambios de ruta o incluso cambio de destino debido a la imposibilidad de realizar un procedimiento de aterrizaje seguro.

En las condiciones actuales, no es posible predecir las interrupciones del GNSS y sus efectos. La magnitud de los problemas generados por dicha interrupción dependería de la extensión del área afectada, de la duración y de la fase de vuelo de la aeronave afectada.

La EASA proporciona una lista que incluye algunos problemas potenciales que podría generar una degradación de la señal GNSS.

No obstante, la agencia destaca que, en este momento, el problema de seguridad descrito en este SIB no se considera una condición insegura que justifique la acción de la Directiva de Seguridad (SD), en virtud del Reglamento (UE) 965/2012 de la Comisión Europea.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.