Diario 5379 19.09.2018 | 03:00
Hosteltur: Noticias de turismo
Resultados del informe HotStats de marzo

Más ocupación y rentabilidad en los hoteles de Madrid y Barcelona, donde bajan precios

La última hora será el enemigo que tendrán que saber gestionar los hoteleros 8 mayo, 2014

Los hoteles de 4 y 5 estrellas de Madrid y Barcelona han registrado buenas cifras durante el mes de marzo, según los resultados del informe HotStats distribuido por la consultora hotelera Magma Hospitality Consulting. Así, la ocupación ha aumentado más de 10 puntos con respecto al mismo periodo del año anterior hasta alcanzar un 71% en la Ciudad Condal (+12 puntos porcentuales) y un 65% en la capital (+10 puntos). Tras este aumento se encuentra el efecto positivo que ha provocado el calendario de este año, con una Semana Santa más tardía y por tanto con mejores pronósticos de buen tiempo. Barcelona y Madrid ya aumentaron su ocupación en febrero, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo.

La única nota negativa que registra el informe HotStats es la bajada del precio medio (ARR) en Barcelona. Para Magma HC no es un dato significativo, al tratarse únicamente de un descenso del 3% en el acumulado del año. La causa de este descenso es el efecto última hora del turista nacional, unido al hecho de que se ha trabajado más con el segmento ocio, que suele trabajar con más intermediarios que el segmento corporativo y por ende un precio medio más bajo.

En cambio, en Madrid el precio medio ha subido por primera vez en todo el año un 1,4%. “No creemos que Barcelona haya llegado a su techo en precio medio, pero Madrid tiene mucho recorrido que recuperar en este punto”, explica Albert Grau, socio-director de Magma Hospitality Consulting.

Comparativa de los hoteles de Madrid y Barcelona en marzo, según HotStats.Comparativa de los hoteles de Madrid y Barcelona en marzo, según HotStats.

Sin embargo, al observar la evolución trimestral del GOPPAR (beneficio bruto por habitación disponible) identificamos datos positivos. “Estamos creciendo en ambas ciudades”, asegura Bruno Hallé, socio-director de Magma Hospitality Consulting. “En lo que llevamos de año, hemos mejorado casi un 30% en Madrid y un 14% en Barcelona en GOPPAR”. Eso quiere decir que “los ingresos son mayores, y que estamos controlando mejor los costes”, matiza Bruno Hallé.

El retorno de la última hora

La buena noticia, y la sorpresa de este trimestre ha sido la recuperación del turismo nacional. “Si bien en el último año la demanda de turismo nacional no se lograba mejorar ni con precios bajos, este año sí”, apunta Grau. “Los españoles vuelven a aprovechar las tarifas bajas que los hoteleros se ven forzados a hacer ante la imposibilidad de hacer previsiones de reservas y la incertidumbre generada por la última hora”.

Temporada estival

Estos nuevos datos, concluye Hallé, “nos hacen pensar que estamos en el inicio de una nueva senda positiva, que seguirá generando buenas cifras. Aunque puede que descienda el precio medio, cosecharemos mayores rentabilidades en el beneficio bruto por habitación. La reaparición del turismo nacional deberá refrendar su consistencia frente a las buenas perspectivas económicas”.

De confirmarse, añade, “la última hora será el enemigo que tendrán que saber gestionar los hoteleros. Por otro lado, Barcelona debería seguir innovando para buscar nuevos atractivos a la ciudad, al igual que Madrid, que este año tiene la misión de recuperar el camino perdido, a tenor de las cifras, parece que está en ello”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
La noticia de que los hoteles de 4 y 5 estrellas de Madrid y Barcelona han registrado buenas cifras durante el mes de marzo, y que ese aumento se deba el efecto positivo que ha provocado el calendario este año, con una Semana Santa tardía, si lo unimos al título del artículo “Más ocupación y rentabilidad en los hoteles de Madrid y Barcelona, donde bajan los precios”. Puede hacer difícil conciliar las ideas de efecto positivo en el mes de marzo, por una Semana Santa que se desarrolla en el mes de abril, o que el aumento de ocupación, llegue a compensar las bajadas de precios, lo suficiente para aumentar la rentabilidad, porque esos datos no se compadecen con la constante bajada de rentabilidad de nuestros hoteles.