Dirigentes del PSOE culpan al consejero de Turismo de la derrota en Baleares por su guerra con hoteleros

A dos días de la derrota electoral, los partidos del Pacto han empezado a buscar responsables del fracaso en las urnas frente al PP, ya sea culpando a otro, como es el caso del PSM, o con enfrentamientos dentro del propio partido, como es el caso del PSOE. De entrada, la política turística desarrollada por el Govern es la primera en colocarse en el centro de la diana, al considerar que el temor a la crisis es el mensaje del PP que más daño ha hecho al Pacto en las urnas. En el PSOE, si bien no se cuestiona a Francesc Antich como líder del partido, aumentan las críticas por la actitud de enfrentamiento con el sector por parte de Alomar. Como respuesta, los más próximos al responsable de Turismo del Govern del Pacto devuelven la pelota y culpan del fracaso al secretario de organización del PSOE, Damià Cànoves, y al titular de Presidencia, Antoni Garcias, al considerar que forman el núcleo duro del aparato del partido y por lo tanto son los responsables de la derrota.

A dos días de la derrota electoral, los partidos del Pacto han empezado a buscar responsables del fracaso en las urnas frente al PP, ya sea culpando a otro, como es el caso del PSM, o con enfrentamientos dentro del propio partido, como es el caso del PSOE. De entrada, la política turística desarrollada por el Govern es la primera en colocarse en el centro de la diana, al considerar que el temor a la crisis es el mensaje del PP que más daño ha hecho al Pacto en las urnas. En el PSOE, si bien no se cuestiona a Francesc Antich como líder del partido, aumentan las críticas por la actitud de enfrentamiento con el sector por parte de Alomar. Como respuesta, los más próximos al responsable de Turismo del Govern del Pacto devuelven la pelota y culpan del fracaso al secretario de organización del PSOE, Damià Cànoves, y al titular de Presidencia, Antoni Garcias, al considerar que forman el núcleo duro del aparato del partido y por lo tanto son los responsables de la derrota. Las llamas de estas tensiones fueron avivadas ayer por el líder del PSM, Pere Sampol, y el secretario general de este partido, Mateu Morro, quienes afirmaron que "la política de enfrentamiento con sectores económicos como el turístico que ha practicado Francesc Antich y Celestí Alomar ha sido negativa" perjudicando los resultados electorales del Pacto. Para el PSM, el partido del Pacto más castigado en las urnas, estos enfrentamientos "han dado armas a la derecha". Además, creen que la caída de los nacionalistas no es la culpable de la pérdida del poder ya que "el PSOE ha subido a costa del PSM" en vez de captar "voto conservador". La Ejecutiva de Els Verds también analizó la derrota del Pacto apuntando hacia el PSOE como responsable. Para los ecologistas, los ciudadanos han percibido que el Pacto no había funcionado y los culpables, en su opinión, son los socialistas. En concreto, responsabilizaron a Presidencia del Govern y a la dirección general de Comunicación al entender que ha trabajado al servicio del PSOE y no del Pacto. Desde el PSOE, algunos cargos reconocen que los enfrentamientos en el Pacto, las posturas extremistas en algunos casos como el de Els Verds y, también, la falta de sintonía con el sector hotelero han provocado que los votantes de centro no respaldaran la opción socialista. A este análisis se une la búsqueda de responsables de la debacle. Dado que el partido ha logrado más escaños y ha aumentado sus votos y que la pérdida del poder se debe al derrumbe del Pacte Progresista de Eivissa y Formentera, se descarta que se pidan responsabilidades a Antich. Sin embargo, comienzan a aflorar las tensiones que estaban soterradas en el último año de legislatura. En los últimos meses, Antich se rodeó de un núcleo formado por la secretaria general del PSOE de Mallorca, Francina Armengol; Alomar y la titular de Sanidad, Aina Salom, precisamente los dos consellers con la imagen más conflictiva por su gestión. La influencia de este sanedrín sobre Antich enturbió las relaciones con el aparato del partido, desde donde no gustó la agria respuesta que dio Alomar a las críticas del hotelero Escarrer en plena campaña electoral. Ahora, se culpan mutuamente de lo ocurrido. A ello se añade las reticencias a la ecotasa que tuvieron dos pesos pesados socialistas como Margarita Nájera y Joana Barceló. En el PSOE hay más nombres en el punto de mira. Algunos cargos han visto de inmediato que si el candidato a Cort, Antoni Roig, hubiera tenido los mismos votos que logró Antich en Palma para el Govern, el PP no hubiera logrado la mayoría absoluta. Si el Pacto hubiera salvado Cort, el escenario de derrota se hubiera mitigado algo, por lo que los resultados confirman para muchos socialistas que Roig no era el candidato idóneo. De todos modos, el código ético del PSOE impide volver a presentarse a unas elecciones si se sufren dos derrotas. Así, se da por hecho que en el congreso del partido a finales del próximo año Roig dejará la secretaría general de Palma para que la asuma el que será nuevo cartel electoral, aún sin decidir aunque Pablo Rivero tiene muchos puntos. El conseller de Turismo en funciones, Celestí Alomar, ha manifestado que la política turística desarrollada por el Govern " ha sido la única posible". Su gestión "ha sido ampliamente aceptada por sectores que antes no participaban en la toma de decisiones". El conseller ha citado varias de las iniciativas de su departamento que han tenido una gran repercusión, como el plan de marcas comerciales, la promoción y las páginas web, y espera que todas ellas sean mantenidas por el futuro Govern "así como las inversiones que se iban a realizar con la ecotasa". El candidato del PSOE, Francesc Antich, por su parte, afirmó ayer que el anuncio del próximo jefe del Ejecutivo, el popular Jaume Matas, de que eliminará la ecotasa como una de sus primeras medidas es la prueba de que el PP está apoyado por "una docena de poderosos" ante los que Matas "se ha puesto de rodillas". Junto a ello, Antich afirmó que el PP "ha logrado el voto del miedo ayudado por un montón de ministros" al saber "explotar muy bien todo lo relacionado con la situación económica". Antich realizó estas declaraciones en su primera comparecencia ante los medios de comunicación, tras la derrota electoral del pasado domingo, con el fin de informar sobre la reunión que celebró la Ejecutiva del PSOE el lunes, en la que se acordó "empezar los contactos con las distintas fuerzas para llegar a los máximos acuerdos en los ayuntamientos y otras instituciones". No obstante, en el caso del Consell de Mallorca, consideró que corresponde a UM dar el primer paso. Junto a ello, defendió la gestión realizada por su Govern en los últimos cuatro años, en especial la puesta en marcha de la ecotasa. "Que Matas no se equivoque, porque si con algo está de acuerdo la mayoría de la población es con la ecotasa", dijo el líder socialista. En este contexto, recordó a Matas que "el turismo en Balears es un tema de Estado, no sólo de los hoteleros sino de todos y eso lo debe tener claro cualquier Govern". En cuanto a los resultados electorales, reconoció que "nunca" se le "pasó por la cabeza" que el Pacto pudiera perder estos comicios. Añadió que el PSOE ha aumentado sus resultados en 23.000 votos y que la perdida del poder se debe al fracaso del Pacto en Eivissa y Formentera. "Con 2.400 votos más en las Pitiüses la situación sería diferente". Si bien eludió referirse al daño causado por Els Verds en Eivissa, reconoció que la presentación de "distintas listas progresistas ha tenido sus efectos" negativos. (V.E./M.M., Diario de Mallorca, 28/05/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.