Diario 5353 19.08.2018 | 00:14
Hosteltur: Noticias de turismo
Un análisis de Esther Mascaró

Las fortalezas de la economía española

España puede recuperar una tasa de crecimiento superior al 2% 21 mayo, 2013

Análisis/ Leo un interesante artículo de Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, sobre las fortalezas de la economía española a pesar de la situación: ¿Cuáles son los puntos fuertes de España? Está bien que de vez en cuando recordemos que, en efecto, no todo está perdido aunque la situación esté lejos de parecer buena.

Porque haberlas, haylas, y eso que el Sr. Sicilia se olvida, en su listado de lo que sí funciona en nuestra economía, del turismo.

Así enumera Sicilia esos "puntos fuertes":

  • El grueso de la economía española, el 70% del Producto Interior Bruto (PIB) -menos la construcción, el sector público y los servicios financieros, inmersos en las reformas-, creció a tasas superiores al 2% en 2010 y 2011, aunque decreció un poco el año pasado, “pero menos que el PIB”, asegura
  • Las exportaciones han subido un 15% desde el momento previo a la crisis, dándole la vuelta a la balanza de pagos (las exportaciones crecieron un 0,3% en 2010, un 2,3% en 2011 y un 2,6% el año pasado). Las empresas españolas están aprovechando el empuje y la demanda de las economías emergentes, que compran nuestros productos. Es cierto, también, que las importaciones han decrecido, pero Sicilia apunta algunos datos de interés: a pesar de la entrada de China en el mercado internacional, España solo ha perdido un 9% de su cuota de exportación, mientras que Francia ha perdido el 40% (!!) y Alemania el 12%. En cambio, nuestro país ha aumentado su cuota de mercado en servicios legales, ingeniería, arquitectura y marketing, de un 2,5 a un 3,2%. Las empresas que lideran este crecimiento son pocas: “menos del 4% de las empresas exportadoras explican casi el 90% del valor de las exportaciones totales”, matiza Sicilia.

Las fortalezas de la economía españolaLas fortalezas de la economía española

  • Recorte de los costes laborales unitarios del 5%, mientras que en Francia o Alemania estos costes han subido un 10%. “Esto se explica –dice Jorge Sicilia- por un fuerte aumento de la productividad: un 12%, que en algunos sectores como el de la industria y las manufacturas ha superado el 20%”.
  • Los ajustes necesarios en sectores de la economía, como el sector público, la construcción o el sistema financero, pueden hacerse sin que comprometan el crecimiento, ambos supuestos no son incompatibles. Lo que sí es muy importante es terminar la reforma del sistema financiero para “consolidar el crecimiento a través de la provisión de crédito a las empresas” y “hacer esto compatible con la reducción de la deuda en la parte del sector privado que está sobreendeudada, como el inmobiliario”.
  • La reforma laboral: para el economista jefe del BBVA la reforma laboral acometida en 2012 puede solucionar algunos de los problemas endémicos del mercado laboral español, como la “falta de flexibilidad en las negociaciones salariales de acuerdo a las condiciones de la empresa, y los altos costes de despido para una parte privilegiada de los trabajadores, que dificulta la entrada de nuevos trabajadores al mercado laboral con contratos fijos”. Según Jorge Sicilia, la tasa de empleo “en el medio plazo” será un 10% mayor de lo que sería sin haberse hecho la reforma, y la moderación salarial acometida también en 2012 habrá evitado la pérdida de 60.000 empleos a corto plazo. De haberse aplicado en 2008, la moderación salarial habría podido salvar un millón de empleos, asegura.

Para Jorge Sicilia, éstos cinco puntos demuestran que una parte de la economía española está funcionando bien y puede funcionar mejor si se toman decisiones acertadas. En el listado de las cosas que restan pendientes de hacer, el economista incluye la necesidad de generar políticas de empleo activas, aumentar los incentivos a la contratación de trabajadores fijos y a la formación en las empresas, facilitar la creación de nuevas empresas y aumentar la competencia en “los sectores más cerrados”.

Ayudar a las empresas a “no ser una empresa pequeña” es importante porque el tamaño les permite “cruzar un umbral de productividad, aprovechar economías de escala, tener inversiones tecnológicas apropiadas y exportar”. Para Sicilia, “en España las empresas pequeñas son demasiado pequeñas y las medianas y grandes, relativamente escasas”. Por eso considera vital no poner impedimentos al nacimiento de empresas y darles incentivos para que crezcan, no para que se queden como están.

Jorge Sicilia se muestra convencido de que España puede recuperar unas tasas de crecimiento por encima del 2%, aunque era descabellado pensar, antes, que “España podía crecer al 3% para siempre”.

Lo que me sorprende es que en este artículo, Sicilia no se refiera para nada al turismo, ni siquiera cuando habla de exportaciones. Será que sigue la doctrina del Gobierno español, para quien las cifras de gasto de los turistas extranjeros en España no son exportaciones, a pesar de que así lo considera la Organización Mundial del Turismo.

Tabla de exportaciones españolas en 2012, con los ingresos por turismo extranjero.Tabla de exportaciones españolas en 2012, con los ingresos por turismo extranjero.

Si los ingresos por turismo extranjero fueran vistos como exportaciones, éste sería el segundo sector mejor ubicado de toda la tabla, con 43.306 millones de euros de ingresos en 2012 y un crecimiento del 0,7% sobre el año anterior, precedido solamente por los bienes de equipo, con ingresos por 43.732 millones de euros y un crecimiento del 1,6% por encima de 2011. La tabla muestra que siguen a los bienes de quipo y al turismo extranjero: alimentación (con un crecimiento del 11,7%), productos químicos (+6,4%) automóvil (con una caída del -7,6%), semimanufacturas no químicas (-2,1%), manufacturas de consumo (6,8%), productos energéticos (3,5%), “otras mercancías” (35,7%), materias primas (0,6%) y por último los bienes de consumo duradero (-1,9%). Pueden ver la tabla elaborada por mi compañero Xavier Canalis introduciendo como exportación los ingresos por turismo extranjero.

Sea como sea, la marcha del turismo confirmaría la teoría de Sicilia de que, a pesar de la sensación, de las noticias, del desánimo y de las críticas de Bruselas, no está todo perdido y la economía española tiene fortalezas importantes para agarrarnos a ellas en medio del naufragio, potenciarlas y cuidarlas con políticas que las consoliden.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.