Entre viajeros y empresas del sector

El viaje tiende a ser más “colaborativo”, según Amadeus

El estudio «Del caos a la colaboración», realizado por Amadeus y la consultora The Futures Company, concluye que el sector de los viajes evoluciona hacia una mayor colaboración entre viajeros y actores del sector.

Esta mayor implicación tiene como objetivo”ofrecer experiencias mucho más enriquecedoras, profundas y personales, que también contribuirán a eliminar el estrés, la incertidumbre y la sensación de caos a menudo asociadas al viaje”.

Según el estudio,  durante la próxima década y en adelante, el viaje se volverá más colaborativo, tanto en la forma en que la gente viajará como en la manera en que los diferentes actores del sector interactuarán con los viajeros y cooperarán entre sí. La aplicación de tecnologías actuales y futuras tendrá un papel determinante en la interacción de las personas y en la transmisión (mayor y más fluida) de los datos disponibles.

En el viaje colaborativo, la experiencia de viaje se enriquecerá en cada fase del trayecto a través de una relación mayor y más ágil con otros viajeros. El sector evoluciona hacia un escenario tecnológico en el que el viajero podrá compartir más información desde multitud de fuentes y así aprovecharse de las experiencias de sus amigos y familia, de grupos afines en comunidades virtuales o de otros viajeros de una forma más intuitiva e inteligente. El viajero observará su propia experiencia “a través de los ojos de otras personas”, tanto de las que están allí de forma simultánea como de las que estuvieron en otro momento.

Pero la relación de colaboración no solo se dará entre los propios viajeros, sino entre estos y los diferentes actores del sector del viaje. Esto significa, para las empresas que operan en el sector, nuevas oportunidades. Significará entender más al viajero como un socio en lugar de simplemente como un cliente y el contexto cobrará tanta importancia como la transacción o la compra.

De este modo, se pasará de un modelo centrado en la provisión de servicios y ventas a otro basado en la consolidación de la información y el fomento de relaciones más estrechas y rentables con los viajeros, y proveedores e intermediarios cambiarán el mero enfoque de satisfacer las necesidades y deseos de cada viajero y evolucionarán hacia la creación de un entorno para que las redes y flujos de viajeros se muevan y se desarrollen como grupo.

En la práctica, esto se traduce en que las empresas del sector de los viajes tendrán que:
Familiarizarse con la gestión de ingentes cantidades de datos de clientes provenientes de muy diferentes fuentes y tener la capacidad de interpretarlos, no para venderles más productos, sino para ganar su confianza logrando que dichos clientes perciban que la información que facilitan se traduce en una mayor calidad de servicio.

Adoptar un enfoque más participativo a la hora de trabajar con otras empresas —incluidos los competidores directos—  y compartir proyectos e información, para ofrecer al viajero la mejor experiencia posible.

Aprender a facilitar la interacción y el intercambio de información entre las personas, ayudándoles a navegar a través de los nuevos flujos de información y poniendo a disposición de otras personas sus conocimientos sobre experiencias de viajeros.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.