La industria defiende la seguridad de los cruceros y habla de un caso aislado

Costa Concordia, caso aislado en una industria "muy segura"

Destaca la "sólida formación" de los capitanes

La industria internacional de cruceros ha defendido los "altos estándares de seguridad" de esta forma de transporte de ocio y calificó el incidente del Costa Concordia como una caso "realmente aislado".

La presidenta de la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA, por sus siglas en inglés), Christine Duffy, ha aseguirado que “esta industria está altamente regulada de acuerdo con los estrictos niveles de las leyes internacionales”.

Duffy, que explicó que no quería especular sobre el naufragio del Costa Concordia mientras haya una investigación en marcha, insistió en que se trata de caso "muy aislado" en una de las industrias de transporte de ocio más seguras.

El crucero Costa Concordia encalló el pasado viernes frente a las costas de la isla del Giglio, en la Toscana italiana con más de 3.000 pasajeros a bordo, dejando hasta ahora un saldo de 11 personas muertas y más de 20 desasparecidas.

La presidente de la CLIA, que habó en nombre de toda la industria de cruceros, pidió a la Organización Marítima Internacional (OMI)que ponga en marcha una exhaustiva evaluación del suceso que ayude a mejorar la seguridad.

Los representantes de líneas de cruceros de todo el mundo, agrupadas en la CLIA, han aprovechado una conferencia sobre la seguridad de los pasajeros de embarcaciones marítimas que se celebraba ayer en Londres para expresar su "más profundo pésame" a las víctimas del accidente del Costa Concordia y transmitir a la prensa los altos niveles de regulación de esta industria.

Formación sólida de los capitanes

 Uno de los participantes, el capitán Bill Wright, ha defendido la solida preparación de los capitanes de cruceros, que deben llevar a cabo "una larga y difícil formación" equivalente a la de los pilotos de aviones comerciales.

Wright calificó de mito la idea de que el capitán tenga que permanecer en el barco hasta que toda la tripulación haya sido evacuada en caso de naufragio o accidente y aseguró que no hay ninguna regulación sobre ello.

En este sentido, señaló que en algunos casos el capitán puede ser más útil fuera de la embarcación, organizando las labores de evacuación aunque insistió en que en el caso del Costa Concordia es muy pronto para sacar conclusiones sobre la conducta de su responsable.

El capital del Costa Concordia, Francesco Schettino, es investigado por la fiscalía italiana y ha sido muy criticado por abandonar la nave mientras se realizaban las operaciones de evacuación

Tom Allan, consultor independiente de la industria marítima, ha negado, por su parte, el gran tamaño de algunos cruceros puedan suponer un problema de seguridad y explicó que "aunque las naves más pequeñas son más flexibles, las grandes ofrecen otras oportunidades de evacuación que pueden ser beneficiosas".

Allan, capitán con 40 años de experiencia, negó asimismo que el personal contratado en este tipo de cruceros carezca de la formación necesaria para llevar a cabo operaciones complejas de evacuación y explicó que, a diferencia del personal de un hotel, están perfectamente entrenados para hacer frente a situaciones de emergencia.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.