Un análisis de Xavier Canalis

Aena seguirá siendo soviética gracias al PP

Análisis/ Me resulta muy chocante que un gobierno del PP insista en perpetuar el modelo soviético de gestión aeroportuaria que es Aena. El proceso de privatización del ente gestor puesto en marcha implicará la transformación de un monopolio público a uno privado, tal como está planteado ahora mismo. Y en esencia Aena Aeropuertos seguirá manteniendo el sistema de caja única, eufemísticamente llamado “modelo en red”.

En realidad, no debería sorprenderme. Al fin y al cabo, la decisión del gobierno de Mariano Rajoy de privatizar Aena Aeropuertos en bloque (46 aeropuertos y 2 helipuertos) obedece a una razón muy simple: evitar el coste político que supondría tener que cerrar numerosos aeropuertos.

Y es que de todos los aeropuertos gestionados por Aena, sólo 15 son rentables. Gracias al sistema de caja única, los beneficios de esos 15 sostienen las pérdidas de los otros 33.

Curiosamente, el gobierno dice que Aena-Aeropuertos no se puede trocear porque es “un modelo en red”. Para aclararnos: son las aerolíneas –y no todas- las que operan en red, estableciendo servicios de conexiones entre aviones en determinados aeropuertos.

Aena-Aeropuertos no es un modelo en red. Es un modelo soviético que se caracteriza por la caja de ingresos-pérdidas única, gestión centralizada y pública de 48 aeropuertos. Esto no ocurre en ningún otro país de la Unión Europea.

“Sólo hay modelos similares en Rumanía, Finlandia, Portugal y Noruega. Pero Finlandia (que tiene el mismo tráfico que el aeropuerto de Málaga) concentra casi toda su actividad aeroportuaria en Helsinki. Algo parecido ocurre en Noruega. Y Portugal tiene menos tráfico que el aeropuerto de Palma de Mallorca. Rumania es un mercado minúsculo”, explicaba Germà Bel, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona y autor del libro “España, capital París”. Ver la entrevista publicada en HOSTELTUR "Los aeropuertos turísticos han financiado las ampliaciones exuberantes de otros aeropuertos".

Por el contrario, los procesos de privatización de aeropuertos llevados a cabo en Francia, Alemania, Italia y Reino Unido “trocearon previamente sus respectivos sistemas nacionales aeroportuarios, elemento importantísimo para fomentar la eficiencia y la competencia, como mejor opción para los intereses de los usuarios”, recuerda Chiqui Castellano Suarez, gerente del Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico de las Canarias. Ver su post La privatización de Aena.

AENA seguirá siendo soviética gracias al PP. #shu#AENA seguirá siendo soviética gracias al PP. Imagen Shutterstock

Es justo reconocer que durante décadas el sistema de caja única permitió que los costes de tener aeropuertos deficitarios no corrieran a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, se ahorraron muchos millones en impuestos a los españoles.

Sin embargo, la cosa se torció cuando Aena, empujada por los poderes políticos de turno, comenzó a construir aeropuertos sobredimensionados en sitios donde no había tanta demanda.

Por ejemplo, la expansión del aeropuerto de León costó 80 millones de euros y se diseñó para un millón de pasajeros al año. Pero en su año récord tuvo 127.000. Encontramos más ejemplos en Albacete, Badajoz, Burgos, Córdoba, Huesca… Ver el tema de portada publicado por HOSTELTUR ¿Y ahora qué hacemos con esto?

Sin olvidar las inversiones faraónicas en la T4 de Barajas y la T1 de Barcelona. El aeropuerto de Barajas terminó costando algo más de 7.000 millones de euros, con una desviación del más del 35% respecto a su coste presupuestado.

Es lo que tiene el sistema de caja única: no hace falta un plan de negocios individual y creíble para cada aeropuerto. Da igual el coste de las megainversiones. Otros serán los paganos.

De hecho, para financiar toda aquella locura Aena tuvo que endeudarse más y más (actualmente, la deuda sube a 11.000 millones de euros). Y sí, la empresa tuvo beneficios en 2013 (597 millones de euros), pero a costa de aumentar las tasas en 2012 y 2013, lo que provocó un gran enfado a las aerolíneas, encareció los billetes aéreos y restó competitividad a muchos de nuestros destinos turísticos.

De monopolio público a monopolio privado

Hace dos semanas, el Consejo de Ministros aprobó la privatización parcial de Aena Aeropuertos, una operación que aportará al Estado unos 2.500 M €, según analistas.

Pero la privatización del 49% de Aena Aeropuertos que el Gobierno pretende llevar a cabo plantea muchas dudas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMC).

Este organismo ha advertido que mantener el monopolio de la red de aeropuertos no beneficiará al mercado ni a los usuarios, sólo a la empresa y a los posibles inversores. De ahí que la CNMC abogue por la segregación de Aena en lotes. Ver también Competencia cuestiona el modelo de privatización de Aena Aeropuertos que se aprueba hoy.

Por favor seamos serios: si hay que privatizar, hagámoslo por aeropuertos o lotes de aeropuertos, porque de otro modo restringiremos la competencia.

Los aeropuertos de islas que sean deficitarios naturalmente deben mantenerse porque prestan un servicio público que garantiza una movilidad moderna, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y/o algún fondo específico sufragado por los aeropuertos privatizados.

Y los aeropuertos fantasma que son un pozo sin fondo ubicados en ciudades que ya tienen AVE y autovías, reconozcamos que no se trata de territorios aislados ni muchos menos. Así que cerrémoslos para evitar una mayor sangría y/o que se vendan al mejor postor. Porque de lo contrario, todos acabaremos pagando de algún modo u otro por esas excentricidades.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.