Diario 5431 18.11.2018 | 00:26
Hosteltur: Noticias de turismo
Dark tourism

Turismo del morbo: la "Ruta de los muertos de Hollywood" añade a Whitney Houston

La fascinación por visitar lugares asociados a la muerte es objeto de estudio turístico 15 febrero, 2012
  • En las sociedades laicas, los rituales de mirar cara a cara a la muerte se desvanecen

El turismo del morbo, también conocido como turismo de la muerte o "dark tourism" sigue mostrando una gran vitalidad. La famosa "Ruta de los muertos y el escándalo de Hollywood" acaba de añadir a su itinerario el hotel donde falleció la cantante Whitney Houston el pasado 11 de febrero.

Según informó el diario Los Angeles Times, los pasajeros que se suban a la furgoneta del empresario turístico Scott Michael escucharán, justo cuando pasen delante del Beverly Hilton Hotel, la llamada que se produjo al teléfono de emergencias 911 después de que se descubriera el cuerpo de la cantante en una bañera.

Este itinerario turístico de los fallecidos incluye además los lugares donde fallecieron otros artistas famosos como Michael Jackson o River Phoenix.

Según informa la página web de la empresa, cada tour tiene una duración de dos horas y media. El precio es de 40 dólares (comida y bebida no incluida).

Motivos

Los expertos definen el 'dark tourism' como la fascinación o curiosidad que pueden sentir las personas normales y corrientes por visitar lugares asociados a la muerte.

De hecho, millones de viajeros en todo el mundo, cuando están en determinados países o ciudades, simplemente pueden sentir el impulso de ir a visitar ciertos lugares: cementerios, un museo del horror, el punto exacto donde falleció un personaje famoso, el sitio donde se cometió un atentado, el escenario de una batalla sangrienta, etc.

Los profesores Philip Stone y Richard Sharpley, de la Universidad de Central Lancashire, Reino Unido, ahondaron sobre este asunto en un artículo publicado por la revista académica "Annals of Tourism Research".

Ambos autores sostienen que el "dark tourism" surge en las sociedades modernas y occidentalizadas debido a la necesidad que tienen las personas -en determinados momentos de su vida- de mirar cara a cara a la muerte.

Del ritual mágico a la visita turística

Al fin y al cabo, apuntan los profesores de la Universidad de Lancashire, los seres humanos -conscientes de su mortalidad- han realizado rituales relacionados con la muerte desde hace miles de años. Es decir, experiencias místicas necesarias para encontrar el sentido de la vida.

Sin embargo, en las sociedades modernas y laicas -donde el individuo tiende a apartarse de la religión- este tipo de rituales o mecanismos de confrontación con la muerte cada vez son más escasos, recuerdan Stone y Sharpley.

"En otras palabras, la muerte se ha vuelto invisible y de este modo, ausente del dominio público", explican ambos autores.

Pero como resultado de esa "ocultación" o "secuestro de la muerte" por parte de los gobiernos y las instituciones, según explican estos expertos, surgen nuevas formas de "consumo sustitutivo" dentro de la cultura popular.

Capacidad de atracción

Para los profesores Stone y Sharpley, aunque determinados sitios turísticos, atracciones o exposiciones relacionadas con la muerte se presenten y comercializen bajo una capa educativa, de entretenimiento o como un recuerdo histórico, en realidad atraen a la gente porque las personas estarían ávidas de "consumir la muerte".

En suma, hoy en día el consumo de 'dark tourism' o el turismo del morbo habría venido a substituir -de manera inconsciente- aquellos rituales mágicos milenarios donde los individuos de la tribu debían mirar cara a cara a la muerte para encontrar un sentido a sus cortas y azarosas vidas.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.