Con una inversión prevista de 74.500 millones de euros

Asia-Pacífico albergará 350 nuevos aeropuertos en los próximos 10 años

El objetivo es conseguir que el creciente tráfico aéreo siga siendo fluido

La creciente demanda aérea ha hecho que la industria de la aviación asiática se plantee cómo responder a las necesidades de los pasajeros con un servicio de calidad. Con el fin de dar respuesta a este reto se están construyendo 350 nuevos aeropuertos, que entrarán en servicio en los próximos diez años, para conseguir que el creciente tráfico aéreo siga siendo fluido para beneficio de aerolíneas y pasajeros.

La industria turística asiática se encuentra en plena expansión, encabezada por países como China, India, Filipinas e Indonesia, que muestran un gran potencial como mercados emisores dada su elevada población y su pujante clase media, cada día más interesada en viajar fuera de sus fronteras, ya sea por vacaciones o en viaje de negocios.

A ello se suma un creciente número de aerolíneas de bajo coste que buscan responder a esa nueva demanda, lo que está forzando a los gobiernos a ampliar los aeropuertos existentes o construir nuevas instalaciones.

En la próxima década se construirán al menos 350 aeropuertos en Asia-Pacífico con una inversión de más de 100.000 millones de dólares (74.500 millones de euros), según prevé Chris De Lavigne, vicepresidente de la consultora Frost & Sullivan Asia Pacific.

De ellos, un centenar se construirá en China y más de 60 en la India, mientras que otros países asiáticos también mejorarán sus infraestructuras para competir bajo la presión de la industria aérea.

El aeropuerto Changi de Singapur, uno de los mejores del mundo, también está ampliando sus instalaciones para acoger 82 millones de pasajeros en 2017.El aeropuerto Changi de Singapur, uno de los mejores del mundo, también está ampliando sus instalaciones para acoger 82 millones de pasajeros en 2017.

En Yakarta la mejora aeroportuaria supondrá una inversión de 25.000 millones de dólares (18.600 millones de euros), de manera que aumente su capacidad para acoger hasta tres veces más los 60 millones de pasajeros que pasaron por sus instalaciones en 2013.

No en vano Asia-Pacífico registró el pasado año un incremento del 6% en el número de llegadas internacionales hasta alcanzar los 248 millones, protagonizando así el mayor crecimiento entre las regiones de todo el mundo, según constató la OMT (Organización Mundial del Turismo); por lo que, según el citado consultor, a Asia no le queda más remedio que construir más aeropuertos para dar respuesta a esta creciente demanda.

Destinos

Indonesia ha planificado construir 62 aeropuertos en los próximos cinco años, que se sumarán así a los 237 ya existentes, como ha confirmado el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI).

Por su parte Beijing, que ya puede atender a 80 millones de pasajeros en sus actuales instalaciones, añadirá un segundo aeródromo en el que invertirá 11.000 millones de dólares (8.190 millones de euros) y que acogerá a 40 millones de viajeros cuando abra en 2018.

Filipinas reemplazará completamente el aeropuerto internacional Ninoy Aquino de Manila, famoso por su masificación (en 2013 pasaron por él 30 millones de pasajeros), gracias a la reforma total de su Terminal 1 y la apertura de dos nuevas terminales.

El Changi de Singapur, considerado uno de los mejores del mundo, se encuentra en plena expansión con un presupuesto de 1.000 millones de dólares (744.520 euros). La apertura de su Terminal 4 en 2017 aumentará su capacidad de los actuales 54 millones de usuarios a 82 millones; y ya se ha planificado la Terminal 5.

Ciudades secundarias

Los expertos creen que los gobiernos deberían prestar más atención a construir nuevas terminales y pistas, o los aeropuertos se verán descuidados y masificados. Asimismo piensan que las ciudades secundarias también deberían desarrollar nuevas infraestructuras para responder a la creciente presión de la demanda.

Ejemplo de ello es el aeródromo internacional The Kualanamu en Medan (Indonesia), que comenzó a operar el pasado julio y podría convertirse en hub para vuelos a Malasia, Tailandia, Myanmar, India y China. El aeropuerto fue diseñado para dar servicio a ocho millones de pasajeros y ya ha alcanzado su capacidad máxima. Las previsiones para 2025 indican que la demanda se elevará a 24 millones, se triplicará en sólo diez años, con un aumento del 14% o 15% sólo en Indonesia.

Y es que incluso los destinos menos conocidos están sufriendo la creciente presión de la demanda turística. Así, Myanmar está mejorando 39 de sus aeropuertos ante las estimaciones de que el número de pasajeros, tanto internacionales como domésticos, alcance los 30 millones para 2030, frente a los 4,2 millones de 2013. El nuevo aeródromo internacional de Hanthawaddy se está construyendo en Yangon, el segundo de la ciudad, con una inversión de 1.500 millones de dólares (1.117 millones de euros).

Bangladesh también está construyendo un nuevo aeropuerto a 60 kilómetros de Dhaka, con un presupuesto de 7.200 millones de dólares (5.360 millones de euros).

Se están registrando así grandes inversiones públicas y privadas en la construcción de nuevos aeropuertos, que no sólo se ven como hubs para canalizar los flujos de pasajeros, sino como lugares donde aeroparques y ciudades aeroportuarias tienen la oportunidad de dar respuesta a las necesidades de una demanda que busca entretenerse en los restaurantes, tiendas y otras actividades en el entorno de sus instalaciones. Es una tendencia que ya se ha producido en Occidente y a la que ahora Asia se suma creando su propia tendencia.

La información de referencia se encuentra disponible en Travel and Tour World.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.