NH quiere elevar el precio de la acción para evitar otra opa hostil

Las cosas han comenzado a cambiar en NH Hoteles. La compañía hotelera que durante los meses de julio y agosto tuvo que luchar contra la opa hostil lanzada por su competidora Hesperia ha puesto en marcha un ambicioso programa de reestructuración que persigue básicamente blindar la compañía ante futuros intentos de toma de control hostiles, mediante un significativo crecimiento del precio de la acción.

Las cosas han comenzado a cambiar en NH Hoteles. La compañía hotelera que durante los meses de julio y agosto tuvo que luchar contra la opa hostil lanzada por su competidora Hesperia ha puesto en marcha un ambicioso programa de reestructuración que persigue básicamente blindar la compañía ante futuros intentos de toma de control hostiles, mediante un significativo crecimiento del precio de la acción. En su primera declaración pública desde la liquidación de la opa con la que Hesperia alcanzó únicamente el 4,5% de NH, Gabriele Burgio, presidente ejecutivo de NH Hoteles aseguró ayer que la empresa se ha autoimpuesto un programa de actuación a 12 meses con la finalidad de alcanzar antes de finales de año una cotización de entre 13 y 16 euros. 'La opa de Hesperia no fracasó por un tema de precio; una oferta de nueve euros por acción frente a los 7,22 euros a los que estábamos no es un mal precio. Fracasó porque los accionistas entendieron que las medidas puestas ya en marcha para recortar costes, vender activos no estratégicos y concentrarnos en los mercados en los que ya estamos implantados, era más beneficioso para la empresa que afrontar la aventura de una opa parcial que luego iba a proponer una fusión entre Hesperia y NH sin ningún plan industrial detrás', argumenta Burgio. Aun así, el presidente de NH Hoteles explica que la carta de confianza firmada por los accionistas de la empresa con su decisión de no acudir a la oferta no es eterna. 'Tenemos un plazo de 12 meses para demostrar que las cosas que hemos propuesto se consiguen. Si no lo logramos sufriremos una enorme pérdida de credibilidad y entonces sí es posible que podamos volver a ver una nueva opa hostil sobre NH'. La empresa pretende lograr en este mismo año 182 millones mediante la venta de activos no estratégicos, de los que ya ha conseguido buena parte -en torno a 160 millones-. En 2004 obtendrá por esta vía otros 100 millones adicionales. Además, aplicará un plan de recorte de costes con el que este año se pretende ahorrar ocho millones de euros y 22 millones en 2004. Entre los activos a punto de venderse se encuentra un hotel de playa en Cancún (México), el hotel Crown Plaza de Bruselas y un establecimiento de la enseña Hilton en Guadalajara (México). Según el ejecutivo de NH las tres desinversiones aportarán a las arcas de la compañía alrededor de 100 millones de euros. Pero Burgio insiste que la compañía detectó la necesidad de ponerse a trabajar en serio antes de que Hesperia lanzase su opa. 'La señal nos la dio la caída de la cotización que arrastrábamos y no la oferta. Eso nos hizo darnos cuenta de que muchas de las cosas que habíamos decidido hacer no las comunicamos claramente al mercado', explica. Las medidas puestas en marcha permitirán este año una recuperación significativa de la rentabilidad de NH, que los accionistas notaran de inmediato, ya que el consejo ha decidido abonar a cuenta antes de final de año su primer dividendo a cuenta. 'Estará en línea con la rentabilidad que hoy ofrece el mercado', asegura Burgio, 'en torno al 2,5% sobre cotización'. La agresiva política de venta de activos no estratégicos permitirá a la empresa situarse en las ratios de endeudamiento más bajas del sector. Una vez pagado el dividendo previsto, la cadena hotelera disfrutará a finales de 2003 de una relación deuda/recursos propios del 0,7%. La situación se consolidará, ya que la empresa no espera hacer adquisiciones de hoteles al menos durante los próximos 12 meses. La compañía espera ahora entrar en un periodo de relativa calma. El mercado se ha dado cuenta de que sólo tendría éxito una opa sobre el 100% y a mejor precio, por lo que Burgio estima que el equipo directivo contará ahora con al menos 12 meses de relativa calma para atender el cumplimiento del plan estratégico. 'La trayectoria personal y profesional de nuestros consejeros no permite que las cosas se hagan de otra forma', asegura. Los ejecutivos de NH saben que es crucial para su futuro reconducir la situación de Astron, su filial alemana propietaria de 52 hoteles. Después del cambio de gestores su filosofía de trabajo se comienza a adecuar más al concepto NH. Algo que, según Burgio, 'no habíamos conseguido hasta ahora'. Como resultado, la compañía (que perdió en el primer semestre un 13% de ventas) se sitúa ya a finales del tercer trimestre en una caída de ingresos del 3%. La compañía hotelera no ve la necesidad de blindar más el capital -actualmente sólo tiene limitados los derechos de voto al 10%-. 'El mejor blindaje es conseguir que el mercado vuelva a confiar en nosotros'. Burgio asegura que en virtud únicamente de la mejora del clima económico general en Europa, 'las acciones tendrán que subir hasta situarse en el entorno de los 15 euros y ése es un precio mucho más disuasorio'. NH no tiene la más mínima intención de permitir que Hesperia se siente en su consejo de administración. 'Es un competidor directo y no estamos dispuesto a facilitarle información de nuestra empresa', indica Burgio. 'Es el accionista número 10 de NH y tienen todo el derecho del mundo a opinar sobre la gestión de la empresa y decir lo que quieran para defender su inversión, pero no podemos permitir que vayan más allá'. (F.S., diario Cinco Días, 03/09/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.