Pagará menos impuestos

Burger King compra una empresa canadiense por 8.600 M €

La compañía trasladará su sede fiscal a Canadá

La compañía estadounidense Burger King, controlada por una firma de capital riesgo brasileña, ha confirmado la compra de la cadena de restauración canadiense Tim Hortons por cerca de 8.600 millones de euros, con lo que constituirán la tercera empresa mundial de comida rápida. Tras la absorción, Burger King fijará su sede fiscal en Canadá.

Los propietarios de Tim Hortons recibirán 65.50 dólares canadienses (59.73 dólares estadounidenses) en efectivo por cada acción y 0,8025 de las acciones resultantes de la fusión, indicaron las compañías en un comunicado.

La nueva compañía estará radicada en Canadá, y contará con cerca de 23.000 millones de dólares en ventas y más de 18.000 restaurantes en 100 países, aunque cada una de las marcas se gestionará de manera independiente.

La operación permitirá establecer el domicilio fiscal de la compañía en Canadá, lo que rebajará sustancialmente el pago de impuestos y es de prever que genere polémica en EEUU, donde se han criticado movimientos similares de otras grandes corporaciones para recibir un mejor trato fiscal.

En Estados Unidos, Burger King está sujeta a una tasa fiscal del 35% mientras que en Canadá esa cifra se reduce al 15%.

Desde 2009, Burger King está controlada por el fondo de inversión brasileño 3G Capital Management.

Un establecimiento de comida rápida de la cadena Burger King. #shu#Un establecimiento de comida rápida de la cadena Burger King. Imagen Shutterstock

La nueva empresa tendrá a Daniel Schwartz, actual consejero delegado de Burger King, como consejero delegado, mientras que Alex Behring, director ejecutivo de Burger King, será el presidente y director ejecutivo.

Marc Caira, consejero delegado de Tim Hortons, será el vicepresidente.

Bienvenida en Canadá

Por su parte, el ministro de Finanzas canadiense, John Oliver, ha dicho que el traslado de la sede central de Burger King a Canadá, anunciado junto con la compra de la cadena canadiense Tim Hortons, es prueba de que el país es un mercado atractivo para las empresas extranjeras.

Oliver también dijo hoy durante una rueda de prensa en Toronto que la transacción, de más de 11.400 millones de dólares, está sujeta a la aprobación del Gobierno canadiense, que, según el ministro, va a evaluar "si hay un beneficio neto para el país".

Los analistas financieros han señalado que la compra de Tim Hortons y el traslado de la sede de Burger King a la localidad canadiense de Oakville, en las cercanías de Toronto, permitirá al gigante de la comida rápida estadounidense pagar menos impuestos.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.