Recurso estratégico para el turismo español

Las playas, a por el valor añadido y la especialización

Nuevos productos y servicios transforman la experiencia clásica

El turismo de sol y playa de España está revisando su activo más estratégico. Y es que ofrecer playas con agua y arena limpias, diplomas de calidad ambiental, duchas, papeleras, pasarelas, socorristas, etc, ya no es suficiente. Así, cada vez más playas se especializan en segmentos (familias, mascotas, nudismo...) e incorporan nuevos productos o servicios de valor añadido, como zonas chill-out, gastronomía, wifi gratuito, reservas online de tumbonas, cargadores para móviles, desfibriladores...

Lo cierto es que el turismo de sol y playa sigue gozando de buena salud. Y es que a la hora de planificar las vacaciones ideales, el 46% de los europeos prefiere "la luz del sol y la vida en la playa" para escoger un destino, según reveló la encuesta Eurobarómetro encargada por la Comisión Europea el pasado enero.

De hecho, de acuerdo con la misma encuesta, los cinco principales destinos turísticos favoritos de los ciudadanos de la UE se han mantenido sin cambios durante los dos últimos años.

España no solo es el destino más demandado (15%), también es el país que más cuota de mercado ganó, con un aumento de cinco puntos en 2013.

Además, el 82% de los españoles y el 75% de los europeos asocian la felicidad a las vacaciones en la playa, superando a la media mundial situada en el 73%, según el estudio 'De playa en playa' realizado por la agencia de viajes online Expedia.

Pasear por la orilla del mar (70%), nadar (70%), tomar el sol (69%), escuchar música (60%), dormir la siesta (57%) o mirar a la gente (48%) es lo que más hacen los turistas en sus días de playa, indica el mismo informe.

Nuevas fórmulas

Pero aún teniendo a favor estas tendencias sociales, una parte de la industria turística explora nuevas fórmulas para hacer de la playa una experiencia más intensa y, a ser posible, rentable para los destinos.

De hecho, según advertía el año pasado un informe de ESADE y la Federación Española de Municipios y Provincias, el 61% de los municipios españoles de litoral no tenía planes de creación de nuevos productos turísticos vinculados a sus playas.

De acuerdo con dicho estudio, en general las playas españolas deben mejorar en aspectos como la gestión económica y la calidad ambiental, pero también en oferta, innovación turística y planificación estratégica "para lograr aprovechar todo su potencial y atraer turismo de calidad".

Según advertía el estudio de Esade, la mayoría de los municipios litorales encuestados parecen conformarse con su actual oferta y carecen de planes para cambiar su estrategia.

"La playa sigue siendo el principal atractivo de los municipios del litoral. Si por cualquier motivo las playas quedaran inútiles, se produciría una debacle en el 53% de los municipios, puesto que perderían más del 60% de los turistas", advertía el catedrático de Marketing y director de estudio de ESADE 'Gobernanza de las playas españolas', Josep Francesc Valls.

De hecho, casi el 70% de los municipios del litoral español afirma que sus playas pierden arena. Entre ellos, sólo un 46% ha llevado a cabo tareas de regeneración.


Una de las playas de Sitges, Barcelona. Una de las playas de Sitges, Barcelona.


Nuevas tecnologías

Cabe recordar que un total de 573 playas españolas han recibido el diploma Bandera Azul en 2014.

Y también un total de 196 playas también han contado con la bandera Q de Calidad Turística que concede el ICTE. Pero además de estos sellos, surgen nuevas tendencias de la mano de las tecnologías de la información.

Por ejemplo, la red wifi de la Playa de Palma se ha convertido en la más grande de Europa, con 38 puntos de acceso a lo largo de cinco kilómetros, y con una capacidad de gestión de 100.000 conexiones diarias. Este verano consiguió un récord de 11.124 usuarios conectados en un solo día.

Según apuntó el teniente de alcalde de Turismo del Ayuntamiento de Palma, Álvaro Gijón, el establecimiento de esta red, sin coste para las arcas municipales, "supone, considerando, el uso que se le da en redes sociales como Facebook e Instagram, un incremento exponencial de la viralidad del destino turístico".

Este servicio tiene además un valor añadido, puesto que el turista puede recibir otras informaciones como mensajes para visitar centros de interés turístico de la ciudad o actividades culturales y de ocio que se desarrollen en el destino.

Otra actuación que se está llevando a cabo en Playa de Palma, por fases, consiste en la tematización de sus diferentes áreas, a cargo de la empresa concesionaria, que invertirá tres millones de euros en este proyecto.

De este modo, las 15 zonas de baño se han dividido en cuatro grupos: deportivo; relax; franquicias (heladería, coctelería etc..); chill-out. Y es que según ha manifestado Álvaro Gijón, “Playa de Palma es una zona que debe usarse durante todo el año y por ello hay que dotarla de más actividades con el objetivo de atraer a clientes de mayor poder adquisitivo y ampliar la temporada”.

Por otra parte, este año las playas de Valencia han incorporado puntos de carga para telefónos móviles, tabletas y libros electrónicos, alimentados con energía solar, prestados por una de las empresas que alquila las sombrillas y hamacas. Los usuarios pueden disponer de media hora de carga, siempre y cuando hayan alquilado una sombrilla, hamaca o hayan consumido algún producto en los quioscos.

En la vecina provincia de Alicante, se ha puesto en marcha este año la web y aplicación Tuplayaonline.com, que permite al visitante realizar una reserva online de tumbona y sombrilla en la playa, pagando con Paypal o tarjeta de crédito, a partir de dos euros.

El cliente recibe un email con el código de confirmación de la reserva y una vez en la playa, se le asigna un lugar. De momento el servicio está disponible en la Playa de San Juan (Alicante), aunque se prevé expandir el negocio a otras playas de la zona como Gandía o Benidorm.

También en la Comunidad Valenciana, la Playa Norte de Gandía ha sido la primera de España en recibir la bandera de "Playa Cardioprotegida" por cumplir ciertos requisitos para asistir a una persona en los primeros minutos tras una parada cardíaca.

En este sentido, los servicios de vigilancia y de dicha playa se han equipado con un desfibrilador, atendido por personal formado para su uso.

Playas especializadas

Dejando a un lado las innovaciones tecnológicas, las playas buscan también una especialización mayor con el fin de atraer determinados segmentos y nichos de mercado.

En 2012, la localidad francesa de Niza fue una de las primeras de Europa en convertir una de sus playas más conocidas, la del Centenaire, en un espacio sin humos donde se sanciona con hasta 38 euros de multa a quien se encienda un cigarrillo. Gracias a esta medida, ahora luce la etiqueta de “Playa sin tabaco”. O lo que es lo mismo, es la primera playa para no fumadores.

Por otra parte, en las playas de Sitges (provincia de Barcelona), el medio centenar de concesiones agrupadas en la Asociación Turística de Servicios de Playas han introducido este año nuevas propuestas de ocio y descanso, en función del público al que se dirige cada playa.

De este modo, la gastronomía de alto nivel, la coctelería o la música se han convertido en el eje central de varias playas de la localidad. “La idea es crear espacios más modernos o exclusivos, que se alejan del concepto unificador que se tenía anteriormente”, explica dicha asociación.

Otras posibilidades de especialización por públicos son apuntadas por la empresa Playea.es, un buscador de playas. Por ejemplo, esta web ha identificado un total de 40 playas españolas que permiten el baño de los perros. Cataluña es la comunidad que cuenta con más arenales que aceptan mascotas.

En Europa, el sello “Dog friendly” es la referencia sobre aquellos lugares adaptados o que permiten el acceso a los perros “bien educados con dueños responsables”.

Con legislaciones diferentes sobre las condiciones que deben respetar los dueños, Italia cuenta con 120 playas autorizadas y adaptadas para los perros. Francia tiene 190 playas. Gran Bretaña cuenta con 350 playas autorizadas a los perros, más 450 que permiten su acceso con ciertas restricciones.

Según advierte Playea, "España se sitúa a la cola de Europa en el número de playas en las que los perros pueden disfrutar con sus dueños del mar y carece de una uniformidad legislativa que permita a los dueños saber a qué atenerse".

Por otra parte, la práctica del nudismo es habitual en un total de 451 playas en España, según un recuento llevado a cabo por Playea. De este modo, la costa nacional cuenta con 399 declaradas nudistas y otras 52 que están identificadas como mixtas, es decir, arenales en los que conviven tanto naturistas como los que no lo son.

"Con estas consideraciones, las zonas ideales para la práctica del naturismo se encuentran en Canarias, País Vasco y Baleares", según explica el buscador. El archipiélago canario encabeza el ranking naturista con 175 playas nudistas, "una cifra que permite que en el 30% de los arenales canarios se pueda practicar el naturismo".

En segundo lugar encontramos al País Vasco, con casi un 30% de sus arenales en los que se puede disfrutar del baño sin ropa (20 playas en total). Cierra la terna Baleares con 83 playas nudistas, un 24% sobre el total de los arenales de las islas.

Este reportaje ha sido publicado en la revista Hosteltur de octubre y puede descargarse como pdf a través del siguiente enlace: El turismo español actualiza su recurso más estratégico.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.