Diario 5324 16.07.2018 | 15:02
Hosteltur: Noticias de turismo

Sólo el 20% de la planta hotelera mallorquina se encuentra abierta

9 diciembre, 2003
Con tan sólo el 20% de la planta hotelera abierta en la Isla, los mallorquines han sido los únicos que han podido salvar la ocupación de los establecimientos turísticos de la Isla. «Han faltado alemanes y peninsulares. La única demanda que ha funcionado ha sido la del mercado interno», reconoció a este periódico el vicepresidente de la Federación Empresarial de Hoteles de Mallorca, Ignasi Esteve.
Con tan sólo el 20% de la planta hotelera abierta en la Isla, los mallorquines han sido los únicos que han podido salvar la ocupación de los establecimientos turísticos de la Isla. «Han faltado alemanes y peninsulares. La única demanda que ha funcionado ha sido la del mercado interno», reconoció a este periódico el vicepresidente de la Federación Empresarial de Hoteles de Mallorca, Ignasi Esteve. Por su parte, el presidente de este mismo organismo, Pere Cañellas, confesó que el pasado Puente de la Constitución y de la Inmaculada no había despertado «una gran atención» por parte de los turistas españoles. Y explicó: «La gente se está reservando para viajar en Navidad». Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el sector hotelero mallorquín es el del mantener abiertos los establecimientos turísticos cuando llega temporada baja. Para solucionar este entuerto el Plan Territorial de Mallorca prevé que ante una posible baja definitiva podrán ser demolidos y la empresa propietaria tendrá que ceder el solar al Ayuntamiento para que pueda convertirlo en una zona verde o incorporarlo a los espacios de equipamientos públicos. El Plan Territorial de Mallorca, que el Consell aprobó el próximo día 1 de diciembre, impone esta medida como condición indispensable para abrir nuevos establecimientos mediante el canje de plazas turísticas obsoletas. Ningún ayuntamiento podrá dar licencia de obras para construir un hotel de nueva planta si el promotor no acredita que el antiguo ha sido pasto de las excavadoras y, en el plazo máximo de dos meses, los terrenos cedidos a favor del municipio en el que se ubicaba. Sólo se salvarán de la orden de derribo los edificios que formen parte del patrimonio histórico o los que estén ocupados, al menos en un 50%, por viviendas. Aunque la cesión al Ayuntamiento será gratuita, el promotor tendrá como contraprestación permiso para construir un nuevo hotel o se beneficiará de la venta a otra empresa turística de las plazas obsoletas dadas de baja. Este es el mecanismo que el Consell de Mallorca y el Govern de Baleares iniciará en las operaciones de esponjamiento en Llucmajor, Sóller y Pollença. (Diario El Mundo-El Día de Baleares, 09/12/03)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.