Diario 5431 17.11.2018 | 18:58
Hosteltur: Noticias de turismo
Un análisis de José Manuel de la Rosa

El bipartidismo tampoco funciona entre los grupos turísticos

20 febrero, 2015

Análisis/ El panorama político español está asistiendo al final del bipartidismo que protagonizan PP y PSOE, con la fulgurante aparición de otras alternativas como Podemos. Salvando las distancias y permitiéndome la licencia de usar el gancho político como arranque de este análisis, creo que el sector español de los grandes grupos turísticos lleva el mismo camino. Tras la aparente bipolaridad Globalia-Barceló que creó las quiebras de Marsans y Orizonia, parece que el mercado español no es cosas de dos como lo demuestra la aparición de otros actores como Gowaii y Wamos.

En los grandes mercados turísticos europeos hace años que se vivió un proceso de concentración que ha dejado el grueso del negocio en manos de unos pocos. Hace siete años a la absorción de First Choice por parte de TUI le sucedió la de My Travel por parte de Thomas Cook quedando Europa concentrado en estos dos grandes megagrupos.

Pero España es diferente. Para empezar, ninguno de esos megagrupos paneuropeos tienen una significativa presencia en el emisor nacional. TUI lo intentó hace año con la red de agencias Tui Centro de Viajes que no llegó a cuajar. Y First Choice acabó revendiendo Viajes Barceló a sus fundadores. La conclusión es que la idiosincrasia del sector español es incomprensible e indigerible para los grandes grupos internacionales.

Así las cosas, hace menos de dos años todo indicaba que el sector español se dirigía a una situación de nacional bipolaridad en torno a los dos grupos (Globalia y Barceló) que habían sobrevivido a la debacle. Un sector en el que convivieron cuatro grandes grupos durante décadas (Marsans, Barceló, Iberostar –cuya escisión dio lugar a Orizonia- y Globalia).

De esos cuatro grandes grupos el primer movimiento se producía en 2006 cuando Iberortar decidió dejar de ser un grupo vertical para concentrarse en la actividad hotelera, y vendió a Carlyle su actividad emisora que dio origen al grupo Orizonia (Viajes Iberia, Iberojet e Iberworld).

Aunque, en puridad, habría que remontarse al año 2000, cuando el grupo Barceló vendió a First Choice su agencia Viajes Barceló y su turoperador Turavia a cambio de un importante paquete de acciones que, de hecho, convirtió a los mallorquines en accionistas de referencia del grupo británico. El objetivo de Barceló, al igual que años después el de Iberorstar, era concentrarse en la actividad hotelera, mucho más rentable que la turoperación y las agencias. Pero tres años después Barceló recuperó la agencia ejerciendo su derecho de adqusición preferente, cuando Marsans estaba a punto de comprársela a First Choice.

De modo que el primer paso a la concentración en el mercado español se produjo de manera traumática, cuando en 2010 quebró el grupo Marsans. Y traumático fue también el segundo paso, cuando tres años después quebró Orizonia, dejando en el sector a sólo dos grupos: Globalia y Barceló. El primero, superviviente nato y líder indiscutible después de treinta años de que lo fundara Juan José Hidalgo. El segundo, aprovechando la quiebra de Orizonia para hacer crecer su agencia y su turoperación.

Y cuando todo parecía indicar que el mercado de los grandes grupos turísticos en España estaba en manos de dos actores, han surgido dos nuevos candidatos que aspiran a su trozo de cuota, Wamos y Gowaii. Aunque todavía están muy lejos de hacer sombra a Globalia y Barceló, y su futuro no está del todo claro.

Se trata de dos nuevos grupos que, en principio, aparecieron como uno sólo, cogidos de la mano. Era a primeros de 2014 cuando el dueño de Gowaii, Javier Díaz, se presentaba como socio y máximo gestor del grupo que había formado con el apoyo financiero del fondo Springwater, mediante la compra a Royal Caribbean del negocio no de cruceros de Pullmantur, formado por Nautalia, Pullmantur Air y la turoperación.

Pero dos meses después quedó clara la falta de sintonía entre ambos socios y cada uno ha seguido caminos diferentes. Springwater ha bautizado como Wamos a su grupo, mientras que Gowaii (que de momento mantiene un 20% de Wamos, aunque asegura que lo ha puesto en venta) está creciendo sin el fondo. Ha creado una cadena hotelera y se plantea entrar en el sector aéreo.

De momento, Wamos y Gowaii son dos nuevos actores que tienen todo por demostrar. Veremos como se desarrolla este verano.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.