Diario 5515 24.02.2019 | 02:16
Hosteltur: Noticias de turismo

Una base de datos digital europea centralizará la información sobre visados para reforzar el control

10 enero, 2005
La Comisión Europea presentó este viernes un Reglamento para desarrollar una base europea de datos sobre visados, conectada con los sistemas nacionales, que permitirá a los consulados y autoridades competentes de los Estados miembros tener información sobre el solicitante y evitar el fraude en la expedición de estos permisos de entrada al territorio Schengen.
La Comisión Europea presentó este viernes un Reglamento para desarrollar una base europea de datos sobre visados, conectada con los sistemas nacionales, que permitirá a los consulados y autoridades competentes de los Estados miembros tener información sobre el solicitante y evitar el fraude en la expedición de estos permisos de entrada al territorio Schengen. El comisario de Justicia e Interior, Franco Frattini, apuntó que este 'Sistema de Información de Visados' (VIS, en inglés), contribuirá a la seguridad interior y permitirá luchar contra la inmigración clandestina, a la vez que facilitará la circulación de viajeros de buena fe en el espacio comunitario donde las fronteras interiores están abolidas (los 15 menos Reino Unido e Irlanda, más Islandia y Noruega). La información que se tratará en el VIS serán el nombre y demás datos personales, la fotografía digital, pero también las huellas digitales de los demandantes, con el fin de asegurar una verificación y una identificación exactas del portador. La incorporación de datos biométricos supondrá un elemento determinante de la seguridad de este sistema, que pretende poner fin a la presentación de solicitudes de forma reiterada en diferentes países para entrar en el territorio europeo. En este sentido, el VIS recogerá las razones por las que visados anteriores fueron rechazados por algún país de la Unión Europea o si el solicitante aparece en las listas de personas peligrosas que no deben entrar en el territorio comunitario. Así, el solicitante de un visado que se dirija a un consulado de un Estado miembro, deberá entregar sus datos (incluídas huellas y fotografía), los cuales pasarán de forma inmediata a la central nacional, que estará interconectada con el VIS. En caso de ser expedido el visado, el viajero será sometido a un control digital en la frontera o aeropuerto para comprobar que efectivamente es la persona a la que se le concedió el permiso. Con todo ello, según los expertos, el proceso tanto de comprobación, como de entrada a la UE, se verá agilizado. UN COSTE DE CASI 200 MILLONES DE EUROS. Este ambicioso proyecto tendrá un coste evaluado en su primera fase --hasta 2007-- de 30 millones de euros, y de 153 millones de euros hasta 2013. En 2001, los Estados miembros de Schengen emitieron 12 millones de visados y se estima que esta cifra alcance en 2007 los 20 millones, procedentes de 3.500 consulados en 134 países. De ello, se deduce que el VIS podrá tener almacenada información sobre unos 70 millones de visados. Hasta ahora, un 25 por ciento de los permisos de entrada solicitados son rechazados y un 20 por ciento renovados. Actualmente, el proyecto se encuentra en la fase de concepción técnica, pero los trabajos de desarrollo deberán comenzar en 2006, así como su conexión con los sistemas nacionales. Los datos biométricos serán incorporados a lo largo del próximo año, para poder a funcionar, en principio, en 2007. Por otra parte, el sistema centralizado de visados viene a completar el puzzle formado por la elaboración de una lista europea de países terceros sometidos a visado y considerados "seguros", cuyos ciudadanos están exentos de visado. Antes de su puesta en marcha, la Comisión presentará propuestas para armonizar los procedimientos de concesión de visados para evitar juicios contradictorios entre los Estados miembros. Asimismo, se desarrollarán Centros comunes de visados, similares a un proyecto piloto llevado a cabo por Francia, que mejora el actual protocolo de cooperación consular que se ha demostrado poco eficaz. Los representantes europeos reconocen que esta iniciativa tiene un elemento represivo que puede contribuir a la idea de la "Europa fortaleza", pero subrayan que los Estados miembros serán quienes tengan la última palabra sobre el rechazo o aceptación de un visado. "Las malas lenguas dicen que se gestó en el pánico tras el 11 de septiembre, pero puedo decir que esa decisión ya estaba prevista en el desarrollo del espacio de libertad, seguridad y justicia", señaló además un responsable de la Comisión. Por otra parte, la Comisión pretende alentar la expedición de visados de entrada múltiple para un cierto periodo de tiempo, que actualmente no se dan prácticamente por falta de información sobre el solicitante. Este Reglamento deberá ser sometido al procedimiento de codecisión, y por tanto a la revisión del Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros de la UE, a comienzos del año 2005.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.