La negociación del séptimo convenio colectivo comienza con tensiones y desencuentros entre el SEPLA e Iberia

La negociación del séptimo convenio colectivo que regulará las relaciones laborales entre los pilotos y la dirección de Iberia, cuyo comienzo estaba previsto para el pasado miércoles 27 de abril, se encuentra en estos momentos "paralizada" ya que, según el Sindicato Español de Líneas Aéreas (SEPLA), "Iberia tiene pánico a negociar de tú a tú, no sabe jugar limpio, oculta sus cartas, y lo que es aún más grave, pretende destrozar y romper los convenios colectivos de sus trabajadores, eliminando sus derechos y dejándoles desprotegidos".

La negociación del séptimo convenio colectivo que regulará las relaciones laborales entre los pilotos y la dirección de Iberia, cuyo comienzo estaba previsto para el pasado miércoles 27 de abril, se encuentra en estos momentos "paralizada" ya que, según el Sindicato Español de Líneas Aéreas (SEPLA), "Iberia tiene pánico a negociar de tú a tú, no sabe jugar limpio, oculta sus cartas, y lo que es aún más grave, pretende destrozar y romper los convenios colectivos de sus trabajadores, eliminando sus derechos y dejándoles desprotegidos". El jefe de la Sección Sindical de Iberia en el SEPLA, Bernardo Obrador, recordó que los pilotos de la línea aérea llevan desde el año 1999 sin convenio colectivo, por lo que sus relaciones laborales con la empresa se venían regulando por el laudo arbitral impuesto por el Gobierno en ese momento "para mantener un equilibrio entre dos partes que entonces no fueron capaces de entenderse", laudo cuya vigencia finalizó el 31 de diciembre de 2004. El 26 de enero de 2005, añadió Obrador, el sindicato recibió una carta del director de Relaciones Laborales de Iberia "en la que se nos comunicaba que el convenio había desaparecido y que en su opinión debería ser aplicable a los pilotos el Estatuto de los Trabajadores, pero es que ni siquiera pueden demostrar que es esto lo que se nos está aplicando". DOS ENCUENTROS FALLIDOS. En este sentido, el delegado sindical de Iberia explicó que se mantuvo un primer contacto la pasada semana entre el Sepla y la dirección de Iberia, en la que los responsables de la línea aérea "nos expusieron la situación financiera actual y futura de la compañía para el periodo 2006-2008, y a la que no dejaron entrar a tres de nuestros asesores, dos economistas y un abogado, bajo el pretexto de que no había nada que negociar porque sólo era una exposición de datos". Para el miércoles 27 de abril se había fijado una segunda reunión, esta vez con el objetivo de iniciar las negociaciones del séptimo convenio colectivo, "pero la tarde anterior nos llamaron diciendo que tampoco podíamos acudir con nuestros asesores, por lo que no estamos dispuestos a sentarnos en una mesa de negociación en la que nosotros partamos en una situación de desventaja y de presión por parte de la empresa". El SEPLA recordó que la asistencia de asesores a los procesos de negociación es un "derecho" reconocido en el artículo 88 del Estatuto de los Trabajadores, y ante la negativa de Iberia a este respecto el jefe de la Sección Sindical de Iberia anunció que "nuestro gabinete jurídico está estudiando incluso la posibilidad de entregar la negociación a un equipo de profesionales de un bufette de abogados, como sucede en compañías como British Airways o American Airlines". Bernardo Obrador insistió en que desde el SEPLA "no hablamos con nuestras reivindicaciones tanto de cesiones, salarios o productividades como de derechos laborales básicos", al tiempo que subrayó que los pilotos "estaríamos dispuestos a hacer un ejercicio de equilibrio, congelando nuestros sueldos si es preciso, como ya ocurrió en la situación de quiebra técnica de 1994, pero lo que no podemos permitir es que la empresa se encuentre en el cielo, partiendo de una situación brutal de ventaja, y el trabajador en el infierno sin ningún tipo de protección. Aquí tendríamos que hacer un esfuerzo todos, directivos de la empresa, accionistas y trabajadores". UN CONVENIO HISTÓRICO. El representante sindical añadió que "el séptimo convenio colectivo podría llegar a ser histórico porque sería el primero de la Iberia privada desde 1999 y porque somos un SEPLA nuevo en formas y en talante, pero lo que no vamos a permitir es que Iberia con sus triquiñuelas se cargue treinta años de negociación sindical y seis convenios colectivos, y tengamos que negociar partiendo de cero". El jefe de la Sección Sindical de Iberia estuvo acompañado en la rueda de prensa por representantes sindicales de otras compañías con Air Europa, Spanair o Air Nostrum, "porque en Iberia sólo somos la punta del iceberg pero lo que pretenden hacer con nosotros lo pueden hacer con los demás". (Laura Puebla/HOSTELTUR) (transporte@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.