España apoya un impuesto en los pasajes de avión que se destine a la lucha contra la pobreza

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apoyA el proyecto piloto ya asumido por Alemania, Brasil, Chile y Francia de introducir un impuesto en los pasajes de avión que se destinaría a la lucha contra la pobreza dentro de las ayudas que se otorguen a los países en vías de desarrollo, según se indica en la declaración final acordada En la mañana de ayer por el grupo de países que forman la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apoyA el proyecto piloto ya asumido por Alemania, Brasil, Chile y Francia de introducir un impuesto en los pasajes de avión que se destinaría a la lucha contra la pobreza dentro de las ayudas que se otorguen a los países en vías de desarrollo, según se indica en la declaración final acordada En la mañana de ayer por el grupo de países que forman la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza. Este grupo lo forman, en su núcleo duro, España, Chile, Francia, Alemania y Argelia. En la reunión de ayer se comprometieron a trabajar y desarrollar este proyecto de contribución solidaria en los pasajes de avión a favor de un desarrollo global y sostenible. "El objetivo de este proyecto consiste en luchar contra el hambre y la pobreza, y en financiar el desarrollo sostenible a escala mundial, en especial en lo que se refiere a la lucha contra el VIH/Sida y otras pandemias", se subraya en el texto de la declaración. Este impuesto se fundamentaría "en una contribución de solidaridad poco costosa que se deduciría de pasajes de avión expedidos a los pasajeros que despeguen del territorio de los países participantes". Para ello, cada uno de estos países --caso de España-- tendría la facultad de establecer, en función de sus prioridades nacionales y tomando en cuenta si es necesario criterios económicos, sociales y ecológicos, "una diferenciación entre pasajes de primera clase o de clase preferente y los de clase económica", así como entre los vuelos nacionales y los internacionales. "Sería conveniente considerar la diferencia de capacidades entre países desarrollados y países en desarrollo. El monto de esta contribución deberá fijarse de manera que afecte lo menos posible a las compañías aéreas, a la industria turística y a los viajeros", prosigue el texto. Desde el punto de vista jurídico, este mecanismo "combinaría la recaudación de las contribuciones a nivel de cada uno de los países y su coordinación a nivel internacional". Los países participantes definirían, por su parte, las modalidades de su cooperación de acuerdo con su legislación interna. Los países de la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza acordaron hoy buscar la participación del mayor número posible de países en dicho mecanismo para formar así una masa crítica que permita "reducir cualquier posible efecto residual sobre la competencia y aumentar la eficacia del mecanismo". Por las mismas razones, se hace hincapié en que los pasajeros en tránsito deberían estar exentos de esta contribución solidaria. "Nos comprometemos a seguir trabajando juntos para profundizar y hacer que avancen los proyectos de contribución solidaria, entre los cuales se sitúa, en primer lugar, la contribución sobre los pasajes aéreos", afirman España y sus socios de esta iniciativa. En este sentido, dan la bienvenida al ofrecimiento de Francia de organizar en febrero de 2006 una reunión de alto nivel dedicada a la misma, así como el compromiso adquirido por algunos países de preparar el terreno instituyendo esta contribución sobre los pasajes de avión "a más tardar en 2006". 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.