Diario 5324 17.07.2018 | 02:35
Hosteltur: Noticias de turismo

Ruiz-Mateos, condenado a tres años de cárcel por alzamiento de bienes a través de la agencia de viajes Mundo Joven

22 octubre, 2005
La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al empresario José María Ruiz-Mateos a tres años de prisión por los delitos de insolvencia punible y alzamiento de bienes, a través de la compra de la agencia de viajes Mundo Joven.
La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al empresario José María Ruiz-Mateos a tres años de prisión por los delitos de insolvencia punible y alzamiento de bienes, a través de la compra de la agencia de viajes Mundo Joven. Así lo acuerda la sección decimosexta de la Audiencia madrileña en una sentencia, que, además, impone a Ruiz-Mateos el pago de una multa de 21.600 euros. El Tribunal también condena a dos años de prisión y una multa de 4.800 euros a otros tres acusados en este caso, Enrique Coca, Carlos Solana y Antonio Sánchez, por un delito de alzamiento de bienes y otro de insolvencia punible. En el juicio, que comenzara el pasado 4 de octubre como anunciara este mismo diario, el fiscal y las acusaciones pidieron dos años y seis meses de cárcel para cada uno de los procesados. El representante del Ministerio Público también reclamó una multa de 6.480 euros, así como que reintegren conjuntamente a la masa del activo de la empresa Mundo Joven la cantidad de 1.111.872 euros. Según el relato del fiscal, los acusados, "puestos de común acuerdo y con ánimo de beneficio ilícito, decidieron adquirir la empresa Mundo Joven", que tenía un pasivo superior a los 4,2 millones de euros. Mundo Joven era una mayorista–minorista, cuyo título había sido revocado unos años atrás y muchos de sus antiguos socios han formado otras empresas. Estaba especializada en viajes para gente joven, con precios económicos y que se salían de los circuitos tradicionales. PRESENTACIÓN DEL FISCAL La empresa tenía, además, pendientes varios juicios ejecutivos reclamando diversas deudas, "situación que la sociedad compradora, Promociones Bal-Kas, cuyo administrador único es el acusado Enrique Coca, conocía y asumía expresamente". Así, prosigue el fiscal, Coca adquirió la agencia de viajes el 4 de diciembre de 1998 "por el precio de una peseta por acción, haciendo un total de 600 pesetas". Del activo de la empresa formaba parte un inmueble en el número 22 de la calle de Alcalá, sobre el que pesaba una hipoteca de 390.657 euros. Seguidamente, según el fiscal, "y con el fin de hacer inútiles los derechos de los acreedores", el 7 de diciembre de 1998, Coca vendió dicha finca por el precio de la hipoteca a la empresa Promociones Bakony Mont, cuyo administrador único es el acusado Carlos Solana, "reservándose el comprador tal precio para cancelar la hipoteca, lo que no se realizó, inscribiéndose la compra el mismo día". "A su vez -añade el representante del Ministerio Público- el 12 de enero de 1999, vendió dicha finca por el mismo precio y con la misma salvedad a la sociedad Innovaciones Dusseldor". Finalmente, añade el escrito, "el 9 de junio de 2000, esta última sociedad, siendo en esta fecha su administrador único el acusado Antonio Sánchez, vendió la finca a la entidad Caja de Castilla-La Mancha por 1.111.872 euros, siendo este comprador el que canceló la hipoteca". En todas las gestiones actuó como propietario y, "recibiendo el precio", el acusado José María Ruiz-Mateos, según el fiscal. (Sección Agencias/ HOSTELTUR)(agencias@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.