México trabaja contrarreloj para reabrir zonas hoteleras dañadas

La industria turística de México trabaja contrarreloj para restaurar la infraestructura dañada por el paso del huracán Wilma, con intención de que esté prácticamente a pleno funcionamiento en febrero del próximo año. Así lo aseguró ayer en Nuea York el secretario de Turismo de México, Rodolfo Elizondo, quien realiza una gira internacional para promocionar el relanzamiento de los destinos de Cancún, Cozumel y la Riviera Maya, dañados por el reciente temporal.

La industria turística de México trabaja contrarreloj para restaurar la infraestructura dañada por el paso del huracán Wilma, con intención de que esté prácticamente a pleno funcionamiento en febrero del próximo año. Así lo aseguró ayer en Nuea York el secretario de Turismo de México, Rodolfo Elizondo, quien realiza una gira internacional para promocionar el relanzamiento de los destinos de Cancún, Cozumel y la Riviera Maya, dañados por el reciente temporal. Como medida promocional del ecoturismo y las playas de México, en los próximos días recorrerá las calles de Nueva York un camión acristalado, con modelos y bailarinas bailando al son de la música, en medio de un decorado que simula la playa caribeña. Según se informó ayer, la Secretaria de Turismo destinará 16 millones de dólares a la reconstrucción de las playas de Cancún y 10 millones de dólares, por medio del Consejo de Promoción Turística de México, para una campaña extraordinaria de Promoción y Relaciones Públicas. Además, se invertirán otros 10 millones de dólares en mejoras de la infraestructura. Elizondo explicó en Nueva York que, para el 15 de diciembre, Cancún funcionará al 65% de su capacidad hotelera, en tanto que la Riviera Maya estará al 100%. Se espera que Cancún alcance el 90% de su capacidad en febrero del próximo año, en tanto que Cozumel, considerado como el primer destino del mundo en cruceros, ha comenzado ya a operar con este tipo de turismo. "Con todas estas inversiones, tendremos un Cancún nuevo, totalmente renovado, pues los hoteleros han aprovechado las circunstancias del huracán para reemplazar parte de las infraestructuras", dijo el secretario. Elizondo explicó que el paso del Wilma provocó un total de 9.400 siniestros, con unos daños en bienes asegurados de unos 1.546 millones de dólares. Las compañías aseguradoras, dijo, han abonado hasta ahora una parte pequeña, 124 millones, si bien el Gobierno emitió el pasado viernes un decreto que permitirá a estas empresas abonar el 33% de los daños reclamados con cargo a un fondo establecido por la industria. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.