Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

La OMT teme que el gravamen aéreo propuesto por Francia afecte al turismo

1 diciembre, 2005
El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Frangialli, vaticinó ayer que la tasa sobre los billetes de avión a favor de los países en desarrollo que pretende implantar el Gobierno francés a partir del 1 de julio de 2006 "tendrá un impacto negativo sensible" sobre el turismo.
El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Frangialli, vaticinó ayer que la tasa sobre los billetes de avión a favor de los países en desarrollo que pretende implantar el Gobierno francés a partir del 1 de julio de 2006 "tendrá un impacto negativo sensible" sobre el turismo. Según Frangialli, que asiste esta semana a la decimosexta Asamblea General de la OMT en Dakar, lo más inquietante es que el gravamen conlleva el riesgo de penalizar precisamente a los países en desarrollo, a los que se quiere ayudar. Las modalidades de la tasa previstas por Francia son inferiores para los viajes dentro del espacio económico europeo (EEE), que incluye los 25 países de la UE más Liechtenstein, Islandia y Noruega, y mucho más elevadas para destinos que se encuentran fuera del espacio de la Unión, por lo que su aplicación podría afectar a destinos en desarrollo, como el Africa subsahariana que dependen especialmente del turismo francés. No obstante, en su opinión, si se estableciera una modalidad especial para volar a países menos avanzados, sería un buen recurso para ayudarles en su desarrollo, ya que el Gobierno francés calcula que la tasa puede aportar un fondo de 200 millones de euros anuales. Frangialli defendió la tasa, ya que "sólo podemos estar de acuerdo con todos los mecanismos que permiten encontrar nuevos recursos fuera de los medios tradicionales de ayuda pública al desarrollo", sobre todo si afectan a países menos avanzados y van destinados a la lucha contra grandes pandemias. Frangialli explicó que la tasa sobre los billetes aéreos, ya penalizados por otros impuestos, a menudo confusos para el consumidor, es la más fácil y sencilla de aplicar, por lo que ha sido elegida de entre otras opciones. Por su parte, el ministro francés de Turismo, Leon Bertrand, destacó que el fondo de ayuda que se puede conseguir con esta nueva tasa será mucho más importante que el que pueda aportar el programa de "Turismo Sostenible-Eliminación de la Pobreza" (ST-EP), creado por la OMT para la puesta en marcha de proyectos turísticos en destinos en desarrollo. La llamada "contribución solidaria" oscilaría entre 1 y 40 euros y para vuelos internos y los del espacio económico europeo sería de un euro en la clase económico y de 10 en la de negocios, mientras que hacia destinos fuera de la EEE sería de 4 euros en la clase económica y de hasta 40 euros en clase primera o de negocios. Los viajeros que hagan escala en Francia no se verían afectados por este gravamen, en cambio, si el país de destino también lo aplicara, el viajero pagaría la tasa dos veces, a la ida y a la vuelta.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.