Una manguera rompe el motor de un avión de Air Madrid, provocando retrasos de más de 12 horas

Los retrasos de más de doce horas registrados en varios vuelos de Air Madrid en los últimos días en el aeropuerto de Barajas fueron generados por la "rotura del motor de un Airbus 330 tras succionar la manguera de aire acondicionado del finger", informaron fuentes de la aerolínea.

Según esas fuentes, el citado avión llegó al aeropuerto madrileño el pasado viernes procedente de Bogotá y tuvo que dirigirse al finger (pasarela de embarque) guiado por pantallas porque no había señales disponibles. Al acercarse con los motores en marcha, una de las mangueras de aire acondicionado de esta pasarela, que tienen que estar enrolladas y guardadas, estaba suelta y fue succionada por las turbinas del motor causando graves daños, dijeron las fuentes a Efe. Air Madrid indicó que el avión quedó inoperativo y se tuvo que cambiar el motor por un nuevo, que llegó a Barajas por carretera el pasado martes. Las fuentes indicaron que para efectuar los vuelos programados con el avión averiado se utilizó una de las aeronaves de reserva de la compañía que se encontraba en Barcelona, en este caso un Airbus 310. La llegada de este avión a Madrid desde la Ciudad Condal provocó una demora en la primera salida de la ruta programada con la aeronave averiada. Además, el Airbus 310 tiene menos autonomía y ha de realizar escalas para repostar combustible, lo que contribuyó a aumentar los retrasos en las rotaciones, señalaron las fuentes. Asimismo manifestaron que Air Madrid presentó una reclamación ante AENA, organismo que se encarga del mantenimiento de los fingers del aeropuerto de Barajas, por los "daños y perjuicios que esta avería provocó a la aerolínea". Las demoras afectaron principalmente a los pasajeros de un vuelo a Buenos Aires del pasado lunes, que tenían previsto despegar de Barajas a las 10:00 horas y que tuvieron que esperar hasta primeras horas de la madrugada del martes. También se vio perjudicado un vuelo a Quito del martes, que salió de Madrid con más de 14 horas de retraso sobre su horario previsto. Los viajeros del vuelo a Buenos Aires reclamaron ante la compañía y ante AENA, mientras que los de la ruta a Quito presentaron una denuncia colectiva ante la Guardia Civil después de protagonizar una protesta que obligó a personarse a los agentes de la Benemérita y a vigilantes de seguridad del aeropuerto. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.