JAL cambia de dirección por los resultados de 2005 y los problemas de seguridad aérea

Japan Airlines (JAL) efectuará cambios radicales en la dirección de la empresa para apaciguar las fuertes `turbulencias´ internas causadas por los recientes nefastos resultados del año 2005 y la deficiente seguridad de sus vuelos que le ha ocasionado a la compañía serios problemas de imagen.

La junta directiva de la principal aerolínea nipona aprobó ayer en sesión extraordinaria la sustitución del presidente y director ejecutivo de operaciones del grupo, Toshiyuki Shinmachi, por el vicepresidente de finanzas y compras, Haruka Nishimatsu. También fueron apartados de la dirección de los tres brazos de JAL (Corporación, Internacional y Doméstico) el vicepresidente responsable de la seguridad, Katsuo Haneda, y el director ejecutivo, Takenori Matsumoto. Estos tres altos cargos, que figuran dentro de una purga que se ha llevado por delante a más de diez directivos, se hallaban en el ojo del huracán por la acelerada caída de beneficios de la compañía aérea, pareja a la de su reputación en materia de seguridad. Los cambios serán efectivos el 1 de abril y quedarán sujetos a la aprobación de la junta general de accionistas que se celebrará a finales de junio. "Pido sinceras disculpas por haber causado serios problemas y preocupación", afirmó en el destituido presidente Shinmachi, de 63 años, que permanecerá cercano a la presidencia pero sin poderes de representación. "JAL afronta una crisis", señaló y seguidamente prometió "unir a todos los ejecutivos y empleados para restablecer la confianza en la aerolínea". Tanto Shinmachi como Haneda y Matsumoto han sucumbido a la creciente presión que se creó en las últimas semanas en el interior del grupo, con críticas públicas contra su gestión. El pasado 10 de febrero, cuatro directores de JAL International se presentaron en la oficina de Shinmachi con una declaración firmada por 50 cargos de la compañía para pedir su dimisión, junto a la de Haneda y Matsumoto, considerados como sus colaboradores más cercanos. Desde ese día, el número de firmantes no ha dejado de aumentar y ya se acerca a los 400, según la agencia Kyodo. JAL prevé unas pérdidas netas consolidadas de 47.000 millones de yenes (unos 338 millones de euros). Este desplome de sus beneficios es atribuido por la compañía a la subida de los precios del combustible y a la caída de la demanda de sus billetes aéreos, en especial dentro de Japón. Pero los analistas añaden otro factor, el de los problemas de seguridad, después de que una serie de incidentes sufridos por algunos vuelos dañara seriamente su reputación. El último de ellos ocurrió el pasado diciembre. La compañía reconoció que uno de sus Boeing transportó pasajeros durante siete meses con dos motores colocados en el lado equivocado. La serie de reveses a la fiabilidad de la aerolínea llevó al anterior presidente, Isao Kaneko, a dimitir a mediados del año pasado, tras ser reprendido por las autoridades japonesas. En los últimos meses, JAL ha experimentado una disminución de ingresos de cerca de un 1,5% en los vuelos domésticos, mientras que en las rutas más populares, como a EE.UU. o Taiwá,n la confianza de los usuarios no parece haberse visto afectada. Para afrontar el complicado panorama financiero que se cierne sobre la aerolínea, la dirección negocia con los sindicatos medidas drásticas. En el caso de que fueran aprobadas, los 54.000 empleados de JAL se enfrentarían a partir de abril a una reducción de hasta el 10% de sus salarios, según un plan de reestructuración, cuyo objetivo principal será mejorar el servicio al cliente y revitalizar las operaciones de la firma. JAL también tiene previsto retirar sus jumbos más antiguos para reemplazarlos por aviones cuyo volumen refleje mejor la menor demanda y permita una mayor rentabilidad. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.