Los atentados terroristas mantienen en jaque a la industria turística turca

La industria turística turca tendrá en 2006 un año negro si la tendencia actual a la baja no se invierte. La gripe aviar, que ya afecta a los humanos en ese país, y los frecuentes atentados terroristas están perjudicando notablemente la economía turca.

El último atentado terrorista tuvo lugar ayer en un salón de té de la ciudad turca de Catak, en el sureste del país, donde una bomba provocó la muerte de dos personas y heridas a otras diez, según informó la agencia estatal Anatolia. Ante este panorama, las autoridades turcas temen que 2006 sea un año de inflexión económica, motivada sobre todo por la situación que vive el turismo. La economía turca venía experimentando cierta bonanza en los últimos años, con crecimientos sostenidos. La tasa de crecimiento del PIB fue del 9,9% en 2004, del 7,6% en 2005 y para 2006 había unas previsiones del 6,2%. "Cifra que no será posible lograr mientras el turismo siga siendo víctima de atentados terroristas", afirmaron fuentes gubernamentales al diario francés Le Monde. El turismo representa el 5,5% del PIB. En 2004, 16,4 millones de turistas visitaron Turquía y generaron 9.400 millones de euros. En 2005 aumentaron a 20,5 millones de visitantes, que aportaron 14.500 millones de euros. Las previsiones para 2006 -26 millones de turistas y 16.000 millones de euros– no se lograrán. Después de dos años eufóricos, las visitas a Turquía bajaron el 6,4% en los siete primeros meses. Habitaciones de hotel gratuitas Desde enero, Turquía ha sido golpeada por la gripe aviar, que ha provocado la muerte a cuatro personas. Antes, la crisis de las caricaturas de Mahoma y como consecuencia las manifestaciones antioccidentales en varios países musulmanes agravaron el problema. En agosto de este año fue la odisea del regreso de 3.000 turistas franceses o franco-turcos, bloqueados en aeropuertos del país como consecuencia de un litigio entre su agencia de viajes Elegance y la compañía aérea turca Atlas. El golpe de gracia sobrevino con los atentados, cometidos el lunes, 28 de agosto, en las ciudades turísticas de Marmaris y Antalya, que provocaron tres muertos y decenas de heridos, entre ellos numerosos extranjeros. En los destinos turcos de sol y playa, los precios de los hoteles se negocian con descuentos del 30 al 50%. Incluso en Marmaris y Antalya, los hoteles propusieron habitaciones gratuitas. "Este verano comprobamos una caída del 20% en la ocupación con relación a 2005 ", afirma Alparslan Isik, hotelero de Bodrum, según recoge Le Monde en su edición de ayer. Ante esta situación, los empresarios turísticos turcos intentan seducir a los turistas de Oriente Medio y a los rusos. J.A.Tamargo (actualidad@hosteltur.com) 
El terrorismo se carga a Turquía dentro.jpgEl terrorismo se carga a Turquía dentro.jpg

El terrorismo se carga a Turquía dentro.jpgEl terrorismo se carga a Turquía dentro.jpg

El terrorismo se carga a Turquía fuera.jpgEl terrorismo se carga a Turquía fuera.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.