Productores colombianos de cocaína intentan impulsar el "turismo de la coca"

A los productores colombianos de cocaína ya no les basta con producirla y pretenden ahora convertir su elaboración en un atractivo turístico, a juzgar por un amplio reportaje que publica en su edición del pasado sábado el diario local El Espectador dando cuenta de esta nueva "modalidad turística" clandestina.

Un redactor de dicho diario narra con lujo de detalles cómo acompañó a un grupo de turistas nacionales y extranjeros hasta una fábrica clandestina, a la que él identifica con el nombre ficticio de Factoría de Don Vicente, situada en el corazón de la Sierra Nevada de Santa Marta. Según el periodista, la excursión hacia la planta productora de cocaína se inicia en la ciudad de Santa Marta, que él describe como "un oasis de extranjeros", la mayoría de ellos mochileros provenientes de diferentes partes del mundo, que acuden a Santa Marta para subir a la Sierra Nevada, admirar su naturaleza, conocer el parque arqueológico de San Agustín, oculto en plena selva, visitar el Parque Tayrona o la ciudad de Cartagena. Pero existe otra motivación añadida que nada tiene que ver con el paisaje y la arqueología: "entre decenas de visitantes, aunque siempre lo callan, ya prolifera un chisme a voces: el viaje a la Sierra ofrece un insólito atractivo turístico, ni más ni menos que observar, paso a paso, los métodos y secretos de un laboratorio para el procesamiento de coca escondido en el monte", tal como relata el periodista en su crónica. "Antes de la excursión oficial a los lugares turísticos antes mencionados, ya ha corrido la voz de que quienes estén dispuestos a pagar veinte mil pesos adicionales (poco menos de ocho euros) podrán acceder hasta un campesino guía y observar, en vivo y en directo, el proceso de elaboración de la pasta de coca en una pequeña "factoría" mimetizada en la selva", continúa el periodista, quien relata, una vez llegado el grupo de turistas a la Factoría de Don Vicente, "una pequeña instalación en la mitad de la manigua de la Sierra Nevada de Santa Marta", cómo el tal "Don Vicente" enseña a los visitantes todo el proceso de elaboración de la cocaína, desde la recolección de la hoja de coca hasta que ésta se convierte en pasta básica. Según el periódico, la idea de utilizar el laboratorio como sitio turístico, surgió hace seis años, tras la visita de un grupo de turistas que contrataron un guía porque querían conocer "in situ" cómo se fabrica la cocaína. "Vicente" vio en ello un buen negocio y así fue como empezó a desarrollarlo, "tal como hacen otros campesinos de la zona", afirma El Espectador. Se trata, por supuesto, de una producción ilegal, como también es ilegal la visita turística a la planta, que no se vende oficialmente en ninguna agencia de viajes, pero que se ofrece al interesado en las calles de Santa Marta. Ilegal o no, a muchos turistas parece que les gusta visitar este tipo de fábricas clandestinas, hacen sus fotos y tienen una experiencia nueva que contar de su viaje a Colombia al regreso a sus respectivos países, tal como afirma el reportaje del diario El Espectador. El periódico no aclara si se trata de un laboratorio real de producción de cocaína o de un "montaje para turistas" realizado por avispados campesinos que, para sacar un sobresueldo, fingen poseer un laboratorio en el que reproducen, con más o menos fidelidad, el proceso de elaboración de la droga. José A. Tamargo (latinoamerica@hosteltur.com) 
turismo de cocaína dentro.bmpturismo de cocaína dentro.bmp

turismo de cocaína dentro.bmpturismo de cocaína dentro.bmp

Turismo de cocaina fuera.bmpTurismo de cocaina fuera.bmp

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.