En abril se adjudicarán las obras del complejo hotelero y turístico de Barú

Los inversionistas interesados en construir el complejo hotelero de Barú, cerca de Cartagena, podrán presentar sus propuestas en abril, ya que en este mes estará lista la convocatoria y el plan maestro de la zona de descanso y turística que promete ser la más exclusiva del país. Así lo dio a conocer Luis Fernando Sanz, director de Fonade, entidad que forma parte de la Sociedad Playa Blanca-Barú, gestora del proyecto: "En este momento se están dando los últimos detalles al plan maestro y a los términos. Una vez lo tengamos listo, la idea es salir a buscar inversionistas internacionales que se vinculen al proyecto". Hasta el momento no hay un valor estimado del costo de la construcción y operación del hotel de 5 estrellas en el sector de Playa Blanca, sin embargo ya hay interesados y están a la espera de conocer los lineamientos del complejo. Fuentes cercanas al proceso señalaron que el área dispuesta mide cerca de 115 hectáreas y contaría con una cancha de golf, cuatro lagos y ciclorutas. Mientras que el hotel se localizaría en 5,5 hectáreas con un frente de 140 metros lineales de playa. Se espera que en esta ocasión el Gobierno tenga éxito a la hora de convocar a los inversionistas, y no como en dos ocasiones anteriores, que las convocatorias públicas fueron declaradas desiertas, al no presentarse ninguna propuesta para desarrollar los planes hoteleros que se proyectan para esa zona. Un problema judicial que desde hace muchos años enfrenta al Estado y a grupos de nativos de Barú está influyendo para que empresarios privados no se decidan por invertir en un área que tiene todo el potencial para convertirse en uno de los principales destinos turísticos del continente y que estaría en la mira de inversores como el magnate de la industria inmobiliaria de los Estados Unidos, Donald Trump. "Hay incertidumbre en torno a la legalidad de la tierra y los constructores no quieren meterse en predios con líos jurídicos", indicó el presidente de la Sociedad de Arquitectos de Bolívar, Flavio Romero, quien explicó que el problema radica en que varias de las áreas en las que el Ministerio de Turismo proyecta desarrollar las villas hoteleras, para albergar a turistas de clase A, se encuentran en posesión de nativos que las reclaman como suyas. Con documentos oficiales de finales del siglo XIX, apoderados de los pobladores alegan que ninguno de ellos ha negociado con la Nación esos predios, y que por lo tanto los títulos que presenta el gobierno carecen de validez. Lo que hoy en día enfrenta al Estado colombiano con los nativos es una franja de terreno de 300 hectáreas que el gobierno adquirió a mediados del siglo pasado, a través de la liquidada Corporación Nacional de Turismo. Barú tiene una extensión aproximada de 1.000 hectáreas, de las cuales 570 serán destinadas para el levantamiento del proyecto turístico y, de éstas, unas 300 pertenecerían al Estado. Para agilizar la ejecución de estos planes, hacia mediados de 1990, el Gobierno Nacional emprendió acciones judiciales para tratar de recuperar los terrenos que permanecen bajo el poder los nativos. Desde entonces, la nación ha recuperado 12 predios de 17 que tiene previstos en la zona conocida como Playa Blanca, los cinco restantes volverán a sus manos en menos de tres meses. HOSTELTUR (latinoamerica@hosteltur.com) 
Barú.jpgBarú.jpg

Barú.jpgBarú.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.