Diario 5324 17.07.2018 | 00:39
Hosteltur: Noticias de turismo

El presidente Lula muestra su satisfacción por la tranquilidad en los aeropuertos tras seis meses de crisis

10 abril, 2007
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó ayer su satisfacción por la tranquilidad que se ha registrado en los aeropuertos del país durante Semana Santa tras una crisis que perdura desde hace seis meses y que a finales de marzo paralizó la aviación brasileña durante un día. "Finalmente nuestros aeropuertos están tranquilos en una demostración que una relación honesta y sincera entre el Gobierno, la sociedad brasileña y los controladores permitió que el sentido común reinara en nuestro medio. Estoy feliz con eso", afirmó ayer el jefe de Estado en su programa semanal de radio. Hace exactamente una semana, en el mismo programa, el gobernante tildó de "irresponsables" a los controladores aéreos por haber promovido el 30 de marzo pasado una huelga que colapsó los aeropuertos brasileños, dejó en tierra a cerca de 20.000 pasajeros y obligó a desviar vuelos internacionales a otros países. La paralización sólo fue suspendida a raíz de que, en una rápida negociación, el Gobierno aceptara todas las reivindicaciones de los controladores aéreos, entre ellas aumentos salariales, mejores condiciones de trabajo y la desmilitarización de este sector. La semana pasada, sin embargo, el Gobierno desconoció el acuerdo ante el temor de una crisis militar provocada por la aceptación de exigencias que habían sido hechas por los controladores aéreos, que son suboficiales que se sublevaron y desacataron a sus superiores. Los controladores aéreos también suavizaron sus posiciones y, en un comunicado, pidieron disculpas a la sociedad por el caos que provocaron. Las negociaciones con los controladores quedaron en manos de la Fuerza Aérea, que presiona para aplicar a los huelguistas el código de justicia militar bajo la acusación de "rebelión". "Creo que todos los que viajaron en la Pascua deben haber visto en los aeropuertos que las cosas están tranquilas y es así que tiene que ser", aseguró Lula en su programa de radio. "Quiero agradecer, por lo tanto, a todos los que contribuyeron para que tuviésemos una Pascua de tranquilidad", agregó. Según la Infraero, el organismo estatal que administra los aeropuertos de Brasil, los retrasos de más de una hora apenas afectaron al 5% de todos los vuelos operados en el país el domingo, un índice considerado normal. La Semana Santa fue la primera festividad que no se caracterizó por una crisis aeroportuaria en Brasil desde que en octubre pasado comenzaron a registrarse problemas con retrasos y cancelaciones de vuelos. Además de las presiones de los controladores, la crisis también ha sido atribuida a la falta de personal para atender el aumento de la demanda del transporte aéreo, a los obsoletos equipos para el control aéreo y a fallos administrativos. HOSTELTUR (latinoamerica@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.