Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Una política menos restrictiva de EE UU con Cuba perjudicaría notablemente al turismo mexicano, según un estudio del FMI

30 julio, 2008
México sería unO de los grandes perdedores, turísticamente hablando, si EE UU decidiera levantar sus sanciones a los viajes a Cuba, tal y como ha prometido Barack Obama en caso de ocupar la Casa Blanca. Ésta es una de las conclusiones más destacadas de un informe elaborado por el economista Rafael Romeu para el FMI. Tesis, que a juicio de Andrés Oppenheimer, columnista del diario argentino La Nación, tendría mucho que decir en la vinculación que según algunos agentes existe entre el turismo y la política caribeños.
Según el estudio, México tendría mucho que perder en el caso de que EE UU abriera el turismo a Cuba, especialmente Cancún, que dejaría de recibir 614.000 turistas norteamericanos y ganaría tan sólo 93.000 provenientes de otros mercados. También Bahamas, cuya principal fuente de turismo es igualmente EE UU. Perderían 499.000 turistas y ganarían apenas 36.000 no estadounidenses. En cambio, prosigue el estudio, muchas islas del Caribe no sólo no se verían perjudicadas sino que mejorarían sus respectivas economías turísticas. Es el caso de República Dominicana, con un turismo más diversificado y un fuerte impacto en Europa. De acuerdo a las estimaciones del Romeu, perdería 318.000 turistas estadounidenses y ganaría casi 400.000 provenientes de otros destinos. Islas más pequeñas como Martinica, Montserrat, Antigua, Barbuda, Barbado y otros países con fuertes vínculos con Europa, también resultarían ganadoras con una política norteamericana menos restrictiva con Cuba. Barbados, por ejemplo, perdería 48.000 turistas estadounidenses pero ganaría 64.000 no estadounidenses. En su conjunto, el turismo internacional en el Caribe, sin contar México, podría aumentar hasta un 11% según Romeu. "Al producirse un aumento masivo en el turismo estadounidense en Cuba, excediendo la capacidad hotelera de la isla, el turismo canadiense y europeo que actualmente viaja a Cuba se vería obligado a desplazarse a los países vecinos, que en muchos casos tienen vínculos históricos con Europa", explica el economista. Y es que de darse la apertura, alrededor de 3,5 millones de turistas estadounidenses empezarían a visitar Cuba cada año. Viajar a Cuba sería una novedad y, además, sería sustancialmente más barato que hacerlo, por ejemplo, a Bahamas. A día de hoy, los destinos más importantes del Caribe, además de Puerto Rico, son República Dominicana, con 2,2 millones de visitantes extranjeros por año; Cancún, con casi dos millones de turistas; las Bahamas, con 1,4 millones de turistas; Cuba con 1,3 millones y Jamaica con 1,2 millones de visitantes anuales. "Todo esto es muy interesante. No podría asegurar que México, el mayor perdedor en caso de una apertura a Cuba, esté abandonando su política exterior de defensa de los Derechos Humanos y acercándose a la dictadura cubana par que ésta sobreviva el mayor tiempo posible y no se perjudique al turismo estadounidense en su país. Pero no me sorprendería que existiera un nexo entre el turismo y la política en el Caribe: eso ayudaría a explicar muchas cosas que son difíciles de entender", sentencia Oppenheimer. Guadalupe Revuelta HOSTELTUR (latinoamerica@hosteltur.com)
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.