Diario 5407 21.10.2018 | 16:21
Hosteltur: Noticias de turismo

Las tecnologías biométricas irrumpen en el sector

1 octubre, 2008
El control de acceso mediante tecnologías biométricas es una de las fórmulas más novedosas que se están implantando en las instalaciones más modernas y algunos hoteleros empiezan a plantearse su introducción como método de acceso a sus establecimientos. Se trata de la aplicación de técnicas biométricas para conseguir la identificación automática de las personas en sistemas de seguridad.
Existen dos tipos de biometría: la estática, que mide la anatomía del usuario (huellas digitales, geometría de la mano o análisis del iris), y la dinámica, que mide el comportamiento del usuario (patrón de voz, dinámica de tecleo o análisis gestual). En el caso de su aplicación para el acceso a las instalaciones del hotel la más generalizada se hace a través de la huella dactilar. Esta herramienta presenta múltiples ventajas, tanto para el hotelero como para el cliente. Por un lado el usuario no tiene que estar pendiente de localizar la llave y se evita tener que pedir duplicados ante problemas de pérdida o de desmagnetización de la tarjeta. Además, a través de la huella dactilar puede acceder a las distintas instalaciones del establecimiento e incluso pagar sin necesidad de llevar encima la tarjeta de crédito, entre otras posibilidades. Por otro lado, el empresario evita problemas de identificación y puede reducir costes. Desde el punto de vista del hotelero, Josep M. Biarge Compte, director general del Silken Gran Hotel Havana de Barcelona, la principal ventaja reside en la seguridad, "ya que las únicas personas que tienen acceso son las que tú determinas". En este sentido, Javier Mendoza, director general y socio-fundador de IT Hotel, ha señalado que este sistema permite la identificación positiva de un individuo con un índice de acierto del 99.99% en un tiempo inferior a un segundo, independientemente del número de huéspedes por habitación. También ha apuntado otras ventajas: "con su implantación, los empresarios hoteleros apuestan por aplicar la tecnología al servicio de los clientes, con lo que éstos percibirán una imagen del establecimiento más moderna, profesional y avanzada frente a otros hoteles convencionales". Principal inconveniente: el precio Aunque son muchas las ventajas de la biometría, también presenta inconvenientes. Los costes para incorporar una tecnología de este tipo todavía son demasiado elevados, lo que provoca su lenta implantación, ya que pocos establecimientos pueden permitirse económicamente su instalación. Además, su puesta en práctica se ve también obstaculizada por la desconfianza que genera en un principio toda innovación tecnológica en el consumidor. No obstante la situación está cambiando. Los hoteleros comienzan a tomar consciencia de la importancia de la innovación como forma de aumentar su competitividad y los clientes cada vez son más exigentes, buscando un valor añadido en los establecimientos que se hospedan. Según indica la Sociedad Avanzada de Biometría (SAB), la inversión en los productos de tecnología biométrica se ha multiplicado por siete en los últimos años y las expectativas de crecimiento son aún mayores para los próximos años. Con estos resultados cabe esperar que tarde o temprano se convierta en una herramienta de control de acceso generalizada. Paula Pielfort Asquerino (hoteles@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.