El valor de los contenidos en internet

Internet sin contenidos no es nada. Actualmente la creciente importancia que está teniendo la red en la industria turística se debe en gran medida a los contenidos que están generando no sólo las empresas, sino sobre todo los usuarios y clientes. Sin embargo este aumento de fuentes puede producir un efecto inesperado: la pérdida de valor de esos contenidos.

[link="http://www.jesusencinar.com/2008/12/el-valor-de-los-contenidos-tiende-a-cero.html#comments"]Jesús Encinar[/link] lo dice claramente en su blog: el valor de los contenidos tiende a cero. Para Encinar el problema viene por el enorme volumen de oferta que se está generando en la red y la dificultad para atender y procesar tanto contenido. Menciona Encinar cuatro causas para esta situación: La globalización, que ha permitido el acceso a una gran cantidad de contenidos, no sólo digitales. Como dice Encinar, "aunque los contenidos fuesen los mismos que antes, el efecto de la globalización ya multiplica su disponibilidad localmente". El contenido generado por el usuario, que es posiblemente el factor que genera mayor impacto, puesto que tiende a multiplicarse exponencialmente. Además, fruto de la cantidad viene la calidad, lo que aporta un valor intrínseco a ese contenido. La digitalización gracias a la cual se están subiendo a internet gran cantidad de información y de recursos que ya han tenido una vida offline, como películas, libros o canciones. Fin del monopolio de la distribución. Ya no hace falta prácticamente ningún tipo de infraestructura para crear, editar y publicar los propios contenidos. Esto hace que los orígenes de esos contenidos aumenten y se diversifiquen. En realidad esta situación necesita una cierta matización. Cuando hablamos de valor debemos distinguirlo del precio. Si tenemos en cuenta este último factor parece claro que la profusión de contenidos sí lo va a alterar. Internet se ha identificado desde su nacimiento con la gratuidad, y tratar ahora de cobrar por los contenidos no parece tener mucho sentido. Si el usuario encuentra la barrera del precio es muy posible que busque otros contenidos gratuitos. Éste es uno de los problemas que han de superar muchos proyectos con un alto valor innovador, pero circunscritos exclusivamente a la red: cómo traducir el valor que aportan al beneficio económico. Hoy en día tratar de sacar un beneficio económico a las comunidades o redes sociales actuando sobre los miembros de las mismas no parece posible. Por tanto se ha de buscar otro valor más allá del económico. Las empresas turísticas que están desarrollando estrategias de posicionamiento en los medios sociales lo están haciendo en muchos casos sin un objetivo claro. No existe una previsión económica realista si esta incluye beneficios económicos, y tampoco parece haber una estrategia concreta que aporte beneficios medibles. Nos encontramos en un momento de abundancia y de indecisión por parte de las empresas. ¿Cómo afecta esto al usuario? Supuestamente ese aumento de los contenidos va a generar periodos de confusión e incluso de estrés tecnológico. El tiempo es el que es y la información abunda cada vez más. La utilización de buscadores se va a hacer clave, y un buen posicionamiento en los mismos va a ser una oportunidad de venta para las empresas. El turista que quiere encontrar información para sus viajes tiene infinidad de páginas donde buscar. ¿Va a ser este turista selectivo? Sin duda, lo será en cuanto a sus fuentes de información. Éstas ya forman parte del mercado y su competencia va a ser cada vez mayor. Para el turista el valor de la información es subjetivo. La captación de su atención va a ser uno de los principales objetivos del marketing próximo. Será fundamental conocer nuestro target para saber qué estrategias de captación van a tener éxito y cuales debemos desechar. Recordemos que los contenidos son generados tanto por las empresas como por los usuarios. El éxito de los contenidos de las empresas depende del valor que sean capaces de aportar, de lo que aporte al turista dejar de atender unos contenidos para atender los nuestros. Y para generar ese valor va a ser fundamental que nuestros contenidos sean cada vez menos corporativos y oficiales y se acerquen más al espíritu amateur de los usuarios. Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com) 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Manuel Colmenero22/12/2008 10:12:00

Hace algunos dias nuestro amigo y comañero Edu Williams hizo una ponencia fantastica en el foro de NegoServicios donde hablaba de la abundancia y la necesidad de que un intermediario pudiera ordenar tant información poniendola en valor de cara a un posible usuario.
Con las comunidades creo que pasa lo mismo, es curioso ver como en los blogs personales han dismuido obstensiblemente el numero de comentarios y como en las comunidades tambien. Algunas se mantienen por el empecinamiento de unos pocos, pero no se observa un ruido natural... solicitado por los usuarios que acuden avidos de buscar "afines" de alimetnar el intelecto
Estamos ante una crisis tambien de las comunidades? O es que realmente el 2.0 era solo otra patraña para hacer dinero rapido?
No se pero como dice Joan Gou, tal vez hay que volver a los orígenes. Soy de los que creen que hay que sumar, las opiniones de nada sirven si bi paportan valor a otros, o bien porque son rebatias o porque son discutidas, ahi esta el autentico valor de las comunidades, mientras no consigamos todos ser 2.0 de verdad y de manera decidida dificilmente llegaremos a ninguna parte, ya sea intelectualmente o monetariamente.
Felices Regalos

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.