Diario 5427 14.11.2018 | 04:23
Hosteltur: Noticias de turismo
Ampliación de capital a "precios populares"

Spanair busca pequeños inversores, desde 200 €, para ampliar su capital

18 febrero, 2009
El presidente de Turismo de Barcelona, Joan Gaspart, anunció ayer que los nuevos propietarios de la aerolínea Spanair realizarán en los próximos meses una emisión de obligaciones para ampliar capital a precios "populares", de entre 200 y 800 euros.
El objetivo, según ha explicado Gaspart en un coloquio organizado por la escuela de negocios Esade, es dar entrada al capital de la compañía "a todo aquél que lo desee", con pequeñas aportaciones de 200, 400 u 800 euros. Esta emisión, en cualquier caso, se llevaría a cabo en una segunda etapa, una vez que se aporte, antes del 31 de marzo, el capital inicial acordado por el empresariado catalán de 100 millones de euros que ya "está prácticamente cubierto", y permitirá en un futuro llevar a cabo acciones como invertir en la flota de aviones.

Más a largo plazo, consideran que Spanair tendrá más facilidades de salir a bolsa si tiene 5.000 accionistas en vez de los cinco actuales. El pasado 30 de enero, la nueva sociedad Iniciatives Empresarials Aeronàutiques, participada por instituciones y empresarios catalanes, compró al grupo escandinavo SAS el 80,1% del accionariado de Spanair.

Gaspart aseguró que la operación ha sido posible gracias a la suma de muchos empresarios "catalanes y españoles" que han apostado por esta compra, sin tener que realizar una gran inversión.

El presidente de Turismo de Barcelona, una de las entidades que ha liderado la compra de la aerolínea, reconoció ayer que se trata de una operación "de riesgo", teniendo en cuenta el contexto de crisis actual, aunque se ha mostrado convencido de que saldrá adelante. A este respecto, subrayó que la nueva Spanair estará enfocada a la rentabilidad, para obtener beneficios lo más pronto posible. "Ni los pilotos llevarán barretina ni sonará el himno de Els Segadors al entrar en el avión", comentó irónicamente Gaspart, quien espera que, en cualquier caso, la compañía sirva para favorecer la afluencia de pasajeros en otros aeropuertos catalanes.

Compra no política sino con apoyo político

Joan Gaspart afirmó que "está justificado el esfuerzo que se ha hecho" para adquirir la aerolínea, que se integrará en la alianza Star Alliance, impulsando el aeropuerto de El Prat de Barcelona como un hub o centro de distribución de vuelos intercontinentales.

Gaspart reconoció también que le molesta que se diga que la compra de Spanair ha estado "politizada", ya que asegura que se trata de una operación privada "que, eso sí, ha contado con el apoyo de las instituciones públicas de Catalunya, como la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona".

El máximo responsable de Turismo de Barcelona señaló, en este sentido, que Caja Madrid invirtió en Iberia "porque se lo pidió la Comunidad de Madrid, no porque fuera una buena inversión", en lo que ha definido como una operación "política, pero inteligente. En este caso, me molesta enormemente que se diga que la operación está politizada cuando lo único que han hecho los políticos es animar y acompañar en este proceso", remarcó.

Ampliación de vuelos domésticos en El Prat

Según explicó el profesor del Departamento de Política Económica de la Universidad de BarcelonaGermà Bel ayer, en un debate organizado por Esade Alumni, uno de los objetivos en la nueva etapa de Spanair debería ser la ampliación de su red de vuelos domésticos en el aeropuerto de El Prat. Bajo este planteamiento, apuntó Bel, Spanair no realizaría vuelos intercontinentales pero sí alimentaría los aviones de larga distancia de otras compañías miembros de Star Alliance -de la que forma parte- que volarían desde Barcelona hacia Asia o Latinoamérica.

A esta misma posibilidad también se refirió Carles Arsequell, director comercial para España y Portugal de Singapore Airlines. "Barcelona podría ser un hub que nos aportaría pasajeros de toda España e incluso de otros países europeos para nuestros vuelos de conexión a Asia".

Y según afirmó el presidente de Ucave, Rafael Serra, "no es bueno que el aeropuerto de Barcelona tenga un porcentaje tan alto de aerolíneas low cost que se limitan a volar punto a punto, pues ello implica menos conexiones y por tanto menos tráfico".

No obstante, el profesor Germà Bel advirtió que la nueva Terminal Sur o T1 del aeropuerto de Barcelona, cuya capacidad óptima es de 25 millones de pasajeros, "podría llegar pronto a la congestión" a raíz de la asignación de espacios aprobada por AENA. La T1, cuyas obras están a punto de finalizar, se inaugurará en los próximos meses.

Como se recordará, el organismo estatal de aeropuertos estableció que a la T1 se trasladarán las compañías que integran las tres alianzas aéreas (One World, Star Alliance, Sky Team), que ya el año pasado transportaron en Barcelona 24 millones de pasajeros, del total de 30 millones que pasaron por El Prat.

"Hasta ahora la prioridad de AENA a la hora de asignar espacios en Barcelona ha sido minimizar los tiempos de viaje a Madrid, donde está el hub de Iberia", concluyó Germà Bel, que reclamó una vez más que El Prat pase a tener una gestión local.

HOSTELTUR (transportes@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.