Diario 5324 16.07.2018 | 12:54
Hosteltur: Noticias de turismo

Agencias independientes ven abuso de posición de dominio en las campañas de 'mejor precio garantizado'

5 agosto, 2009
El sector está asistiendo este verano a la mayor guerra de precios entre las grandes redes de agencias de viajes y a la generalización de campañas del "mejor precio garantizado". Esta última estrategia comercial de igualar los precios de la competencia es cuestionada por varios pequeños agentes de viajes, que ven indicios de prácticas ilegales contra la libre competencia.
Tal es el sentido del post publicado en la Comunidad HOSTELTUR por la directora general de Viajes Gala, Yolanda Alfonso, en el que bajo el título '¿Mejor precio garantizado" o competencia desleal?', se pregunta si “¿no se está igualando mediante estas prácticas el precio por todas las grandes redes y, por tanto, fijando precios de venta de los servicios a terceros? ¿No se podría estar incurriendo en prácticas restrictivas de la competencia con políticas comerciales semejantes material y temporalmente? Una pregunta que se hace ante eslóganes como  “…si usted encuentra un precio menor en cualquier otra página web, igualamos el precio de su reserva”, o “si encuentras un precio mejor lo igualamos”.
 
Alfonso argumenta que “la existencia de una competencia efectiva entre las empresas constituye uno de los elementos definitorios de la economía de mercado”, según el artículo 38 de nuestra Constitución. Y pregunta a sus colegas de las pequeñas agencias si  “¿Habéis sentido vosotros que las agencias que no podemos caer en esta ‘guerra de precios" hemos estado (estamos) fuera de mercado?”.

Esta agente de viajes esgrime el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia de 2007 (Ley 15/2007, de 3 de julio), en el que se indica que son conductas colusorias “…todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, que tenga por objeto, produzca o pueda producir el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia en todo o parte del mercado nacional y, en particular, los que consistan en: la fijación, de forma directa o indirecta, de precios o de otras condiciones comerciales o de servicio; la aplicación, en las relaciones comerciales o de servicio, de condiciones desiguales para prestaciones equivalentes que coloquen a unos competidores en situación desventajosa frente a otros (esto también sería aplicable al uso de números telefónicos de tarificación adicional (807) para algunas agencias y no para otras)”.

Y se refiere a las posibles sanciones que podría conllevar: “El procedimiento sancionador (art. 25), se inicia siempre de oficio, por iniciativa propia, tras haber tenido conocimiento directo o indirecto de las conductas susceptibles de constituir infracción, a iniciativa del Consejo de la Comisión Nacional de la Competencia, o por la denuncia directa”.

Perjuicio para las agencias independientes
 
La directora de Viajes Gala estima que “los únicos perjudicados de estas prácticas somos las agencias de viajes independientes, los únicos que quedamos en situaciones de desventaja somos las agencias de viajes independientes, y por tanto, los que deberíamos actuar en contra de estas prácticas, de forma individual o a través de ‘nuestras" asociaciones, pero ¿existe alguna asociación que sea capaz de denunciar algo que favorece a unas y perjudica a otras?, ¿existe alguna asociación que cuente entre sus asociados sólo con agencias de viajes independientes y que no estén condicionadas por los grandes intereses de unas pocas?”.

Esta agente de viajes teme que “cuando se elimine la competencia, pasaremos de un ‘Mejor precio garantizado" a un ‘precio máximo monopolizado" en beneficio de las cuatro grandes agencias que queden y no del consumidor. Este es un patrón que se repite en otros mercados”.
 
El post ha generado un debate entre agentes de viajes y profesionales del sector en general, en el que Manuel Colmenero, director de la agencia Ocio Vital, señala que “la posición de dominio de algunas marcas les permiten entre otras cosas aventurarse a publicar un precio más alto y luego decir que lo igualan si encuentras algo mejor tú mismo. Entiendo que es una posición de dominio. La competencia es buena, pero debe ser ética y justa”. Otro agente de viajes considera que “la guerra es para quitar el 50% de las agencias, y a muchos les interesa”.
 
¿Calidad o precio?
 
Por su parte, Diego López-Salazar, director de portal de viajes Mirayvuela, estima que “aparte de toda la cuestión legal, este tipo de campañas son simplemente una herramienta más de marketing que además creo que por el abuso que se está haciendo la misma va a dejar de ser efectiva en breve”.
 
Mientras que Carmen López Verdegay, de Góngora Viajes, asegura que estas campañas son “competencia desleal pura y dura. Es más, están entrando en una guerra sin límite, del todo por el todo, vendiendo en neto, pero vender”, y reconocer que “he perdido ventas por no poder asumir, sin pérdidas, unos precios de risa”. No obstante, esta agente piensa que “los clientes saben sobradamente dónde y cuándo están pagando calidad o simplemente un precio. Espero, sinceramente, que todo esto, al final, no nos salpique en demasía y nos ponga en nuestro sitio a cada uno”.
 
José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.