¿Hacia una redefinición del concepto de valor?

Como pasa con otras categorías morales, económicas y sociales, la red está relativizando tal vez no la esencia, sino la manifestación social del concepto de "valor". No se trata de que el término deje de tener el contenido y significado que ha venido teniendo, sino que su uso se ha relativizado hasta el punto de que en ocasiones distintos sectores lo enfocan desde perspectivas completamente distintas.

Hemos de partir de la premisa de que “valor” es un término neutro. A pesar del uso que le podemos y solemos dar como sinónimo de algo bueno, deseable y apetecible, el sustantivo necesitaría un adjetivo que lo completara para que obtuviera el contenido adecuado. Sin embargo, como decimos, es cierto que utilizamos el término para designar algo buscado y pretendido. Ahora bien, conviene empezar a posicionar ese “valor” en el entorno de la Red para comprender que el relativismo conceptual se acentúa.
 
Para algunos estudiosos el valor es un atributo inherente al objeto analizado, sin embargo vemos que en ocasiones los entornos condicionan la interpretación de ese valor. Vallamos al grano. Cuando en los entornos económicos y de marketing y promoción offline se habla de valor, el concepto se llena de contenido principalmente desde la perspectiva del productor, del generador de servicios. Es cierto que se trata de partir de un conocimiento de los deseos del cliente, pero es en última instancia el productor el que define los valores que van a primar en su producto o servicio. Así se aplican estrategias de marketing push para, una vez creado el producto, introducirlo en el mercado tratando de convencer al posible cliente del valor que le va a aportar ese producto o servicio, es decir, creando la necesidad.
 
A esto hemos de añadir el doble concepto de valor que utiliza el productor. Por un lado maneja el valor para el cliente, que como hemos dicho, crea y trata de transmitir. Pero por otro lado también maneja el propio concepto de valor, es decir, lo que el propio productor encuentra de valioso no ya sólo en el propio producto, sino en la relación con el cliente, valor que por lo general se define desde una perspectiva meramente económica e inmediata.
 
El valor lo define el usuario
 
Por el contrario, en los entornos online el poder de decisión está en los usuarios, y por tanto también la definición de valor. Lo que para un productor es valioso ya no lo es para el usuario. Así, este usuario busca en la red otras formas de relación y conexión entre él y el productor o la empresa. Lo que para ésta es fundamental, sobre todo como decimos el tema monetario, para aquel es accesorio. Esto no tendría mayor importancia si los usuarios no se hubieran posicionado masivamente en los medios sociales y las empresas no estuvieran fracasando estrepitosamente en su presencia en ellos. De este modo siguen desarrollando estrategias propias de los medios tradicionales, sin comprender el nuevo entorno en el que se encuentran. Las estrategias de marketing siguen siendo mayoritariamente push, en lugar de utilizar estrategias pull que permitan partir de un conocimiento profundo del cliente para desarrollar así el tipo de producto y servicio por éste esperado.
 
Lo que un usuario busca en la red depende mucho de su configuración sociológica, de sus gustos personales y del momento. No es lo mismo un joven profesional que navega en sus momentos de ocio que ese mismo joven utilizando la Red para trabajar. Evidentemente es muy complicado segmentar hasta ese extremo el mensaje, pero sí es posible conocer la generalidad etológica y sociológica de la Red. De este modo veríamos que es fundamental la conversación, la transparencia, la sinceridad y el aporte de valor a nuestra presencia en Internet, pero el valor que desee y espere el cliente, no el que decida la empresa. Tratar de dar una información meramente comercial es un error a no ser que se haga por un canal muy específico. Sin embargo hacerlo por canales generalistas como Twitter o Facebook sólo va a conseguir el efecto contrario.
 
Y si no, pregunten a sus clientes. Están deseando que lo hagan.
 
Juan Sobejano  (juan.sobejano@hosteltur.com)
 
valor.jpgvalor.jpg

valo destacadar.jpgvalo destacadar.jpg

valo destacadar.jpgvalo destacadar.jpg

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

K4rib4/09/2009 12:09:00

Bueno, ser o no ser, he ahí la cuestión.

Ser una empresa obsoleta o ser una empresa "moderna". Ser una empresa que piensa con el estomago o una que utiliza el cerebro. Ser una empresa que cree que el cliente es un estúpido al que hay que sacarle el dinero o una empresa que está el "servicio" de las personas. Ser una empresa que está "dedicada" a hacer ganancias para los holgazanes o una empresa que está dedicada a aportar "valor" para la sociedad. Ser una empresa compuesta de cosas o una empresa compuesta por seres "humanos".

Generalmente, las cosas de valor son gratis; la vida, el amor, la mistad, la sinceridad, la honestidad, la solidaridad... frente a lo que vale, nadie discute, todos estamos de acuerdo ¿verdad?

Por eso, si su empresa no aporta valor, su empresa no vale nada. Matemática simple, sencilla. Si lo que trata de dar es lo menos posible, lo menos posible es lo que la gente va a querer darle.

Y es que ese esquema, ahora, sólo funciona para un sólo tipo de "empresas"; las de los miles de millones en activos, los grandes consorcios internacionales, de los que la historia se encargará.

Para el resto de mortales, para los que estamos "excluidos del sistema" la realidad es totalmente diferente, es la contraria; eso también es matemática simple: tienes o no tienes, esa es la cuestión. Y tener no es cualquier cosa, tener es tener: creer que se tiene porque hay unos cuantos "cientos" de milloncitos es una ilusión mediocre: ¡imagínese si ni siquiera se tienen esos míseros "cientos"!

Así las cosas, la cuestión es simple; te transformas o desapareces. Si optas por ser inteligente, no te preocupes, el mundo está ansioso por propuestas que tengan valor, el vacío es enorme, el camino es amplio y venturoso, porque el mundo está lleno de "cosas" que no "valen" la pena.

APROVECHA!!!!

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.